null: nullpx
Coronavirus

Familias de tres trabajadores de Tyson fallecidos por covid-19 demandan a la empacadora de carnes, dos eran hispanos

La demanda fue presentada esta semana por las familias de Reberiano García, José Ayala, Jr. y Sedika Buljic, tres de los cinco trabajadores que fallecieron en la planta de Tyson Foods en Waterloo, Iowa después de contraer covid-19.
26 Jun 2020 – 02:12 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Las familias de tres trabajadores, dos de ellos hispanos, que murieron después de contraer el coronavirus en un brote de una planta de carne en Iowa, demandaron a Tyson Foods y a sus principales ejecutivos, por haber puesto sus vidas en riesgo para mantener la planta en operacion.

La demanda alega que la compañía engañó deliberadamente a los empleados sobre el brote para inducirlos a seguir trabajando a pesar del riesgo, y de ese modo poner "ganancias sobre la salud, seguridad y bienestar" de los trabajadores en su planta de procesamiento de carne de cerdo en Waterloo, Iowa.

El caso fue presentado el jueves por las familias de Reberiano García, de 60 años, quien murió el 23 de abril; José Ayala, Jr., de 44 años, muerto el 25 de mayo; y Sedika Buljic, de 58 años, fallecido el 18 de abril. Al menos otros dos trabajadores de Waterloo murieron después de contraer el virus, que infectó a más de 1,000 de los 2,800 trabajadores de la planta.

"Tyson pretendía con estas falsas representaciones engañar a los trabajadores en las instalaciones de Waterloo ... e inducirlos a seguir trabajando a pesar del brote incontrolado de covid-19 en la planta y los riesgos para la salud asociados con el trabajo", según la demanda, que fue presentado en la corte de distrito del condado de Black Hawk.

La demanda alega que los funcionarios de Tyson sabían que el virus se estaba propagando en la planta a fines de marzo o principios de abril, pero no lo informaron a los empleados y el público. A medida que el brote creció, la compañía no implementó medidas de seguridad, permitió que algunos empleados enfermos y expuestos permanecieran en la línea de producción y aseguró falsamente a los trabajadores y al público que la planta estaba segura, alega la demanda.

También alega que los supervisores de la planta les dijeron a los empleados que sus compañeros de trabajo enfermos tenían gripe y les advirtieron que no discutieran el coronavirus en el trabajo.

La planta es la instalación de carne de cerdo más grande de Tyson y cerró el 22 de abril antes de reabrir con nuevas medidas de seguridad a principios de mayo.

Tyson afirmó que tenía que mantener la planta abierta porque la cadena de suministro de alimentos de la nación estaba en peligro de colapsar debido al cierre de las plantas y advirtió de un posible escasez de carne en los supermercados.

La demanda alega que esas advertencias fueron exageradas y señala que las exportaciones de carne de cerdo de Tyson a China, incluidas algunas de la planta de Waterloo, aumentaron significativamente en abril.

El portavoz de Tyson, Gary Mickelson, dijo a Associated Press que la compañía sentía tristeza por las muertes y que su "máxima prioridad es la salud y seguridad de nuestros trabajadores". Dijo que Tyson ha implementado medidas de seguridad que cumplen o exceden las pautas federales.

Ayala empezo a mostrar síntomas a principios de abril y murio despues de semanas de tratamiento con una respiradora artificial. Un nativo de Laredo, Texas, Ayala se mudó a Waterloo hace unos 12 años para trabajar para Tyson.

Brotes masivos en empacadoras

Las plantas empacadoras de carne han sido puntos de masivos brotes del coronavirus debido a sus condiciones de hacinamiento, lo que ha llevado a varios a cerrar temporalmente.


Fuentes sindicales que representan a los trabajadores dicen que más de 14,000 empleados en plantas de empacadoras de carnes han sido infectados con coronavirus y 65 han muerto.

Un análisis de datos recopilados por la Red de Informes de Alimentos y Medio Ambiente (FERN) desde mediados de abril, encontró un número mayor, con más de 32,000 casos de covid-19 y 109 muertes entre los trabajadores del sistema alimentario.

Agregó que "el recuento real es probablemente mucho mayor, ya que las irregularidades en los datos, incluida la reticencia de la industria a compartir datos sobre enfermedades de los trabajadores y la disponibilidad inconsistente de las cifras estatales, hacen imposible saber exactamente cuántos trabajadores han contraído el virus".

El número de casos se ha desacelerado en las últimas semanas después de que compañías como Tyson implementaron una serie de medidas de seguridad, tales como divisores de estaciones de trabajo hecho con plexiglás, distanciamiento social en comedores, mejor equipo de protección personal para trabajadores y numerosas estaciones de desinfección de manos.

Las compañías de carne, incluidas Smithfield Foods y JBS USA, han sido demandadas por las familias de varios trabajadores que murieron por coronavirus, según informes de prensa.

La batalla contra la pandemia no ha terminado: estas fotografías muestran una enfermedad todavía en ascenso en EEUU y el mundo

Loading
Cargando galería
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés