null: nullpx
Nutrición

El tabaco es nocivo, pero la mala alimentación es aún peor: esto es lo que denuncia un nuevo estudio

Una de cada cinco muertes está relacionada con comer mal, de acuerdo con la investigación más ambiciosa hasta la fecha en lo que se refiere al impacto de la alimentación en la mortalidad. El estudio encontró que el principal problema no está tanto en los alimentos nocivos que comemos como en los productos saludables que dejamos de comer: verduras, frutas, pescado o cereales integrales.
4 Abr 2019 – 12:24 PM EDT

El bajo consumo de cereales integrales y frutas y el exceso de sal son los principales factores de riesgo para el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y la diabetes, concluye el estudio, publicado el miércoles en la revista médica The Lancet.

El estudio, en el que han participado más de 130 científicos de 40 países, confirma el cambio de tendencia entre las principales causas de mortalidad en el mundo. Mientras que las infecciones o los problemas congénitos cada vez tienen menos peso, aumentan las enfermedades cardiovasculares, el cáncer o la diabetes.

Las dietas desequilibradas, apunta el estudio, tuvieron la culpa en 2017 de casi 11 millones de muertes (esto es, cerca de un 22% de todos los fallecimientos de adultos). El tabaco, mientras tanto, una de las amenazas para la salud más notables y mejor conocidas, se asocia con cerca de 8 millones de muertes, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El informe se centró en factores relacionados con la alimentación y no tuvo en cuenta aspectos como la obesidad o el sedentarismo. También destaca que los tres factores dietéticos más nocivos son el alto consumo de sodio (demasiada sal, cuyo consumo se relaciona con alta presión arterial y problemas del corazón) y la baja ingesta de cereales integrales y frutas. Otros productos nocivos son el consumo excesivo de carnes rojas y procesadas , bebidas azucaradas y grasas trans. El estudio también indica que hay una deficiencia global en la ingesta de nueces, semillas y leche.

EEUU ocupa el lugar número 43

El trabajo, financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates, se basa en la recogida de datos de la ingesta de 15 nutrientes (algunos buenos para la salud y otros no tanto) en 195 países a lo largo de casi 20 años. A partir de ahí, ofrece una clasificación de los 195 países que ha estudiado. Israel, Francia y España son los tres países a la cabeza (cuyos hábitos alimenticios menos muertes causan). Estados Unidos ocupa el número 43 y México el 57.

Un aspecto llamativo del estudio es que, más que prescribir menos grasas y azúcares, los autores señalan que añadir alimentos más saludables a la dieta es una manera más efectiva de reducir la mortalidad. "No nos fijemos en las cosas que deberíamos reducir en nuestra dieta porque, para ser honestos, ya lo hemos probado durante mucho tiempo", escribe Nita Gandhi, una epidemióloga de la Escuela de Medicina Clínica de la Universidad de Cambridge en el comentario que acompaña el estudio.


Ashfan Afshin, profesor del Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington y coautor del estudio, señaló en esta misma línea que el mayor problema es la baja ingesta de comida saludable (cereales integrales, grutos secos, frutas, verduras o legumbres). Algo muy relevante de cara a las políticas públicas de salud ya que estas suelen girar en torno a la reducción de la comida basura más que enfatizar la necesidad de incrementar aquello que sí debemos comer.

Una limitación de esta investigación es que es observacional, lo que significa que puede detectar tendencias pero no establecer una relación causa-efecto. Otra limitación es que los investigadores contaron con más datos de algunos países que de otros.

11 alimentos con grasas trans que harías bien en eliminar de tu dieta

Loading
Cargando galería
Publicidad