null: nullpx
Sueño

¿Eres mujer y duermes con la tele o la luz encendida? Un estudio sostiene que este hábito puede hacerte engordar

Las mujeres acostumbradas a dormir con la luz o la televisión encendida en el dormitorio tienen más riesgo de padecer obesidad, de acuerdo con un nuevo estudio del Instituto Nacional de la Salud que reveló que este hábito se asoció con un incremento de 11 libras a lo largo de cinco años.
11 Jun 2019 – 1:06 PM EDT

Las mujeres que dijeron dormir con la luz prendida tuvieron hasta un 33% más probabilidades de convertirse en obesas, de acuerdo con el estudio publicado esta semana en el diario médico JAMA Internal Medicine.

"Evolutivamente, estamos predispuestos a dormir de noche y en un lugar oscuro", dijo Dale Sandler, científico del Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental, una división del Instituto Nacional de la Salud, y coautor del estudio. "Es mucho más importante de lo que la gente cree por una gran variedad de razones de salud".

La exposición a la luz y a la oscuridad resulta clave para mantener el ritmo circadiano, el reloj del cuerpo que regula el metabolismo, la segregación de hormonas del sueño, la presión arterial y otras funciones en ciclos de 24 horas. Romper ese ciclo puede contribuir a problemas de salud como diabetes, depresión y obesidad, según mostraron investigaciones anteriores.

En el estudio participaron cerca de 44,000 mujeres de EEUU de edades comprendidas entre los 35 y 74 años. Los datos que analizaron los investigadores proceden de un gran sondeo llamado Sister Study que se llevó a cabo entre 2003 y 2009. El sondeo, diseñado para investigar sobre el cáncer de mama, incluía información sobre los hábitos de sueño, incluyendo preguntas sobre si la encuestada dormía con una luz o con la televisión encendidas, y también otras preguntas sobre su peso.


Las respuestas en torno al sueño se ordenaron con arreglo a cuatro categorías: mujeres que dormían en la oscuridad; con una pequeña luz en la habitación; con una luz fuera de la habitación; con luz o televisión en el dormitorio. Los investigadores examinaron estos datos y los vincularon con el peso y la tendencia a la obesidad durante un periodo de cinco años.

Los expertos encontraron que dormir con una televisión o una luz en la habitación se asociaba con una ganancia de 11 o más libras, un incremento del Índice de Masa Corporal (BMI, por sus siglas en inglés, la razón matemática que asocia la masa y la talla de un individuo) de al menos un 10% y un riesgo más alto de padecer sobrepeso u obesidad comparado con aquellas mujeres que dormían en la oscuridad. Cuanta mayor exposición a la luz, mayor ganancia de peso, señalaron los investigadores.


La investigación tiene importantes limitaciones. Para empezar, se trata de un estudio observacional, lo que quiere decir que se trata de un tipo de análisis que puede sugerir una relación de causa y efecto entre dos factores, pero no demostrarla. Otra limitación importante es que solo incluye mujeres y que se basa en las respuestas que dieron las propias mujeres, quienes no explicaron la razón por la cual mantenían la luz encendida al dormir.

A pesar de estas limitaciones, las conclusiones parecen ir en línea con las de investigaciones anteriores. Un estudio publicado en el Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism en 2016 encontró un vínculo entre la exposición a la luz por la noche y un incremento del 10% del BMI durante un periodo de diez años en adultos mayores.

Malcolm von Schantz, profesor de cronobiología en la Universidad de Surrey, en Reino Unido, señaló en declaraciones a Science Media Centre que el estudio habría sido más consistente si se hubieran utilizado instrumentos para monitorizar el sueño y la exposición a luz. A pesar de ello, von Schantz cree que las conclusiones tienen sentido. "Sabíamos que la exposición a la luz por la noche retrasa nuestro reloj nocturno y afecta a nuestro metabolismo", dijo.

Una de las recomendaciones clásicas para mantener la higiene del sueño es evitar la luz y las distracciones electrónicas en el dormitorio, incluida la televisión. Ahora podemos sumar razones de peso para tomarse esta recomendación en serio.

Los diez mandamientos para dormir mejor

Estas diez pautas difundidas por el movimiento Día Mundial del Sueño son la base para constuir una higiene del sueño saludable:


  • Establece una hora fija para acostarte y levantarte.
  • Si te echas la siesta, que no supere los 45 minutos.
  • Evita la ingesta excesiva de alcohol cuatro horas antes de irte a la cama y no fumes.
  • Evita la cafeína seis horas antes de acostarte. Esto incluye café, té, muchos refrescos y también chocolate.
  • Evita comidas pesadas, picantes o dulces cuatro horas antes de acostarte. Un aperitivo ligero antes de irte a la cama es aceptable.
  • Haz ejercicio regularmente, pero no justo antes de irte a la cama.
  • Usa sábanas y mantas cómodas.
  • Encuentra una temperatura apropiada y mantén la habitación bien ventilada.
  • Bloquea el ruido molesto y tanta luz como sea posible.
  • Reserva la cama para el sueño y actividades sexuales y evita usarla para trabajo o actividades recreativas.

Para vivir más y mejor, sigue estos consejos

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:SueñoObesidad
Publicidad