null: nullpx
Coronavirus

Una adolescente de alto riesgo que murió de covid-19 había acudido a una celebración masiva en una iglesia

El caso de Carsyn Leigh Davis provocó críticas de varios profesionales médicos. Censuran las acciones tomadas por la familia de la adolescente en las semanas previas a su muerte. Le recetaron azitromicina e hidroxicloroquina, un medicamento contra la malaria promocionado por el presidente Donald Trump.
7 Jul 2020 – 07:33 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Carsyn Leigh Davis tenía apenas 17 años cuando murió el 23 de junio. Ella había acudido a una “fiesta de liberación” organizada por First Youth Church en Florida y falleció por complicaciones de salud a causa del coronavirus.

Desde los 2 años, Carsyn luchó contra una serie de problemas de salud, incluido el cáncer, obesidad mórbida y un raro trastorno autoinmune. Pero ni una sola vez Carsyn se doblegó ante la adversidad.

La estudiante de la secundaria de Fort Myers, Florida, murió después de contraer el nuevo coronavirus. En ese momento se convirtió en la víctima mortal del virus más joven del condado Lee.

La adolescente había acudido a un evento de su iglesia donde no se respetaron las normas de distanciamiento social, ni usaron mascarillas para el rostro, según el reporte oficial del médico forense.

El evento había sido anunciado para el 10 de junio como la “fiesta de liberación” con juegos, comida gratis y el comienzo de una nueva serie de sermones, según dio a conocer a través de una serie de tuits la doctora Rebekah Jones, quien hizo público el fallecimiento de Carsyn.


La madre y el padrastro le recetaron hidroxicloroquina

De acuerdo con el reporte del médico forense fechado el 23 de junio, Carsyn también padecía de insuficiencia respiratoria.

“La madre y el padre (padrastro) son enfermera y asistente de médicos, respectivamente”, indica el informe. "El 10 de junio, la difunta asistió a una función de la iglesia con otros 100 niños. Ella no llevaba una máscara. No se siguió el distanciamiento social". Los padres la trataron con azitromicina” del día 10 al 15 de junio.

El 13 de junio, Carsyn desarrolló dolor de cabeza, presión sinusal y tos leve.


“La familia pensó que sus síntomas se debían a una infección sinusal. Los síntomas persistieron. El 19 de junio, la madre notó que se veía ‘gris’ mientras dormía”, indica el reporte. “Los padres le dieron una dosis de hidroxicloroquina”.

A pesar de que Carsyn fue llevada al Gulf Coast Medical Center, en Fort Myers, y la trasladaron después a la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos del Hospital Golisano, el 19 de junio se descubrió que la adolescente era positiva al covid-19. En dicho hospital se agravó su salud y los padres rechazaron la intubación.

Carsin Leigh recibió terapia de plasma el 20 y 21 de junio. Su condición no mejoró y se requería intubación, y aunque se hizo el procedimiento su estado cardiorrespiratorio continuó disminuyendo.

“La madre solicitó esfuerzos heroicos a pesar de saber que tenía pocas posibilidades de sobrevivir”, indica el reporte. Carsyn murió a la 1:06 pm del 23 de junio.

"El cielo ganó un ángel"

“Estamos increíblemente tristes por su fallecimiento a esta temprana edad, pero nos consuela que está libre del dolor”, dijo Carole Brunton Davis en la cuenta de GoFundMe que abrió Ashley Walters, una amiga de Carsyn, para ayudar la familia con los gastos funerarios.

“El cielo ganó un ángel. Carsyn no tuvo una vida fácil. Ella luchó contra los problemas de salud desde la edad de 2 años, incluido el cáncer y un trastorno autoinmune muy raro. Ella soportó años de tratamiento, visitas al médico, especialistas y los efectos de esos tratamientos", dijo la madre. "Perdió a su padre a la edad de 10 años. Sin embargo, sobrevivió a todo, nunca se quejó y nunca se concentró en sí misma. Incluso cuando atravesaba los estragos del covid, luchando por respirar, nunca derramó una lágrima, se quejó o expresó miedo”.


Críticas a los progenitores

Sin embargo, los padres han sido criticados por expertos en medicina, por haberle prescrito azitromicina a Carsyn, un antibiótico empleado en la práctica clínica para tratar infecciones causadas por bacterias, como infecciones de la piel, sinusitis, rinitis y neumonía.

Según el médico forense, también le aplicaron hidroxicloroquina, un medicamento contra la malaria sobre el que la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) ha emitido advertencias sobre su uso y que podría causar problemas de ritmo cardíaco potencialmente mortales.

“Hasta ahora no hay vacuna ni nada efectivo para el coronavirus e incluso hay peligros con algunas medicinas que se están probando”, dijo a Univision Noticias el doctor Daniel Welburn, asistente médico en Montebello, California. “Por lo que hemos visto, hay peligro de muerte de vez en cuando entre los jóvenes, pero los factores de riesgo se multiplican si hay enfermedades de por medio; esta chica nunca debió haber ido a ese evento, tampoco debieron haberle suministrado esos medicamentos y tampoco debió haber estado abierta esa iglesia”.

El doctor Ilan Shapiro, director médico de educación para la salud y el bienestar en AltaMed Health Services de Los Ángeles, declaro a Univision Noticias que “lo más preocupante es saber que las personas esperan a protegerse hasta que a alguien cercano a su familia le toca sufrir la enfermedad o la muerte”.

“Tenemos que entender dónde estamos parados, el reto al que nos estamos enfrentando con esta pandemia y limitar el distanciamiento social, usar una mascarilla y lavarse las manos con frecuencia, porque todos podemos limitar el sufrimiento de los demás si actuamos con responsabilidad, y no esperar a vivir eventos trágicos como el de esta adolescente”.

"Hasta las rodillas" por la pandemia: autoridades locales ponen pausa a las reaperturas ante el aumento de casos

Loading
Cargando galería


¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés