null: nullpx
Salud Dental

¿Por qué siento que mis dientes no están fijos como antes?

Dos especialistas del NYU College of Dentistry explican las razones por las que los dientes se mueven y cambian de posición.
24 Sep 2016 – 1:23 PM EDT

Si tus dientes cambian de posición es importante ir al dentista para que diagnostique cuál es la causa, pues un diagnóstico tardío de este tipo de problemas suele provocar la pérdida total o parcial de la dentadura.

La movilidad dentaria no solo se presenta en pacientes de edad avanzada, ni tampoco un signo de envejecimiento: los adolescentes y adultos jóvenes también pueden experimentarlo, lo que resalta la importancia de visitar a su dentista regularmente.

A continuación, explicamos algunas de las posibles causas:

  • Enfermedad periodontal

La razón número uno —y la más común— es la enfermedad avanzada de las encías, conocida como periodontitis o enfermedad periodontal, que no ha sido diagnosticada a tiempo.
La movilidad de los dientes por enfermedad periodontal es un reflejo de la destrucción de los tejidos que sostienen a los dientes en su lugar: eso incluye el hueso y todos los tejidos que ayudan a mantener los dientes en su posición.

El movimiento puede ser mínimo, moderado o muy severo y ese es un signo importante de la severidad del problema. También lo son la inflamación y el sangrado de las encías durante el cepillado, producto de la inflamación que crean las bacterias que se depositan dentro (recuerden: las encías sanas no sangran). Con el tiempo, el sangrado puede ser más intenso y espontáneo.


El mal aliento que no desaparece después de la higiene oral es otra característica de la enfermedad.

Y como no siempre se asocia con dolor, sobre todo en los primeros estadios, es importante que visite a su dentista para que evalúe clínicamente y con radiografías el estado de su boca: sus dientes, encías y los tejidos que los sostienen.

  • Trauma oclusal

Es el daño que se manifiesta en el tejido que sostiene a los dientes. No es causado por bacterias, sino por la fuerza excesiva sobre los dientes y las estructuras de soporte. La consecuencia de esa fuerza anormal se manifiesta con movilidad de los dientes afectados, desgaste y en algunas ocasiones dolor.

La causa es distinta y puede ser atribuida a bruxismo (rechinar los dientes), restauraciones inadecuadas, traumatismo oral, pérdida de muchos dientes (los restantes se mueven a otra posición) e incluso a algunos hábitos que se han visto en pacientes con piercings en la lengua, que tienen la costumbre de jugar con el pendiente con la lengua y sus dientes, en especial los de adelante.

  • Enfermedades generales (sistémicas)

Algunas enfermedades sistémicas pueden ocasionar movilidad dental. Aunque no son muy comunes, el “mieloma múltiple”, algunos linfomas y la esclerodermia pueden manifestarse con movilidad de los dientes.

Otras enfermedades sistémicas —como la diabetes sin control— pueden acelerar la enfermedad periodontal y con eso la movilidad dental.

En cualquiera de los casos, es muy importante que la movilidad de los dientes y sus causas sean detectadas a tiempo para prevenir consecuencias. Su dentista es la mejor persona que lo puede asesorar.


*La Dra. Analia Veitz-Keenan es profesora asociada de patología oral y maxilofacial, radiología y medicina en NYU Dentistry. El Dr. Richard Niederman es profesor y presidente de Epidemiología y Promoción de Salud en NYU Dentistry. Para más información, visite la página web del New York University College of Dentistry.

Publicidad