null: nullpx

La tumba de Jesucristo sigue rodeada de misterio tras su restauración

Los primeros resultados de la investigación, de un grupo de arqueólogos griegos en el lugar donde la tradición cristiana sitúa que fue enterrado Jesucristo, muestran una cruz esculpida en una superficie que no había sido abierta en más de 500 años.
1 Nov 2016 – 5:55 PM EDT

Un grupo de expertos griegos estudió durante 60 horas continuas el lugar donde la tradición cristiana sitúa que fue enterrado Jesucristo y los primeros resultados sugieren que restos de una tumba que datan del tiempo de su muerte siguen presentes en el lugar, sobreviviendo a siglos de cambios que ha sufrido la ciudad.

Esta es la primera vez en 500 años que la cubierta de mármol situada en la Ciudad Vieja de Jerusalén fue retirada para revelar el sarcófago original.

Uno de los arqueólogos que conforma el equipo de restauración dijo que las pruebas del radar de sondeo terrestre arrojaron que las paredes de la caverna están erguidas, es decir, que bajo las diversas capas de piedra instaladas con el paso de los siglos hallaron un lecho fúnebre conservado casi en su forma original.

La revista National Geographic, que se asoció con el grupo de restauradores para documentar las labores, publicó que cuando la losa de la tumba fue retirada, descubrieron una segunda baldosa de mármol con una cruz esculpida en su superficie.

"Para la noche del 28 de octubre, horas antes de que la tumba tuviera que ser cerrada de nuevo, apareció intacto el lecho fúnebre original de piedra caliza", dice la publicación.

El descubrimiento de esta semana forma parte de los trabajos de renovación que están en marcha desde junio pasado en el Santo Sepulcro en Jerusalén, a cargo de Antonia Moropoulou, profesora de la Universidad Nacional Técnica de Atenas.

La última vez que se pudo ver la losa original de la tumba de Jesucristo fue en 1555, durante unas obras ordenadas por el entonces custodio, Bonifacio de Ragusa.

Al terminar las investigaciones la tumba fue cerrada de nuevo y se concluyó que aunque la tecnología arqueológica no puede demostrar si se trata del sarcófago de Jesucristo, tampoco tienen evidencias para rechazar la autenticidad del lugar.


Lea también:

RELACIONADOS:ReligiónIsraelDescubrimientos
Publicidad