Rusia espera una "estrategia constructiva" tras el nombramiento de Pompeo como secretario de Estado

El portavoz del Kremlin afirmó que al gobierno de Putin no le preocupa la salida de Rex Tillerson del Departamento de Estado, si bien dijo que las relaciones entre Washington y Moscú “difícilmente puede caer más allá del suelo”.

Dmitry Peskov, vocero del Kremlin, dijo este lunes que Rusia confía en que haya una “estrategia constructiva y sobria en las relaciones conjuntas” con Mike Pompeo, recién elegido por Donald Trump como su nuevo secretario de Estado. “Esta esperanza siempre permanece”, añadió.

Sin embargo, añadió que la relación diplomática entre Rusia y Estados Unidos no puede empeorar más de lo que ya está. En palabras textuales de Peskov, dicha relación “difícilmente puede caer más allá del suelo”.

Así lo ha dicho al ser consultado este miércoles en Moscú por el nombramiento de un nuevo secretario de Estado, tras el abrupto y fulminante despido de Rex Tillerson al frente de ese despacho.

Peskov aseguró que al gobierno de Vladimir Putin no le preocupa que los lazos bilaterales empeoren tras la salida de Tillerson, quien será sustituido por el director de la CIA Mike Pompeo.

Pompeo aún debe ser confirmado en una vista en el Senado, donde se espera que se le pregunte sobre su postura hacia Rusia. El recambio en el Departamento de Estado, según indicó el diario The New York Times, obedece a la intención de conformar un nuevo equipo que lidere y dirija las conversaciones con Corea del Norte, anunciadas la pasada semana.

Según CNN, Tillerson no ha hablado con el presidente y desconoce los motivos por los que ha sido removido. Aparentemente se enteró de su despido por el tuit de Trump anunciando el cambio, aunque ya John Kelly, jefe de gabinete, le había comunicado que sería reemplazado.

Este mismo martes, Tillerson advirtió a periodistas que las “preocupantes acciones” de Moscú en el plano internacional solo le depararán más “aislamiento”, y recomendó también al gobierno de Trump que desarrolle una “idea clara” de cuál debe ser su relación con China en el próximo medio siglo.

“Queda mucho trabajo por hacer para responder al preocupante comportamiento y acciones del Gobierno ruso”, aseveró Tillerson.


La relación entre los dos países ha empeorado en los últimos años por los conflictos en Ucrania y Siria y la supuesta interferencia rusa en la campaña presidencial de Estados Unidos, también llamada 'Rusiagate'.
Sin embargo, el fiscal especial Robert Mueller está investigando si hubo algún tipo de coordinación entre el equipo de Trump y Moscú para beneficiar al candidato republicano en las elecciones presidenciales.

Precisamente, Legisladores demócratas del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes anunciaron que publicarán un informe de 22 páginas sobre el 'Rusiagate', en la que se investigan los supuestos lazos entre el Kremlin y la campaña del presidente Trump.

Adam Schiff, el demócrata de mayor rango del Comité de Inteligencia de la Cámara Baja, adelantó el martes que publicarán su informe para que el público pueda ver la cantidad de obstáculos que los republicanos, mayoría en la comisión, pusieron para impedir el avance de la investigación.

En concreto, según Schiff, los republicanos impidieron que se procesaran diferentes requerimientos para obtener documentos y, además, rechazaron entrevistar a testigos claves como Michael Flynn, primer asesor de Seguridad Nacional del presidente, se declaró culpable de haber mentido al FBI en el curso de esta investigación.

"Este trabajo es demasiado importante para dejarlo sin hacer. El pueblo estadounidense merece saber si Rusia tiene algo que pueda usar contra el presidente", dijo Schiff.