Pence anuncia que la embajada estadounidense en Jerusalén abrirá en 2019

El vicepresidente, que se encuentra en Israel de visita, sostuvo que "crearemos una oportunidad de avanzar en las negociaciones de buena fe entre Israel y la Autoridad Nacional Palestina".

Mike Pence, vicepresidente estadounidense, anunció este lunes en Israel que la polémica decisión impulsada por Donald Trump de trasladar la embajada a Jerusalén se realizará a finales del próximo año, antes de lo que el gobierno había dejado entrever que era su intención.

La controversial decisión provocó el enfado de los líderes palestinos y de un gran número de países de mayoría musulmana, así como el rechazo de gran parte de la comunidad internacional. Pence realizó el anuncio desde el parlamento israelí donde proclamó que "en las próximas semanas, nuestra administración avanzará en su plan para abrir la embajada de Estados Unidos En Jerusalén, y la embajada abrirá el próximo año", confirmó. "Nuestro presidente tomó su decisión en el mejor interés de Estados Unidos, pero también dejó en claro que creemos que esta decisión es lo mejor para la paz", continuó.

Pence había sostenido anteriormente, durante un encuentro con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, que "crearemos una oportunidad de avanzar en las negociaciones de buena fe entre Israel y la Autoridad Nacional Palestina", según informó un comunicado oficial.


El vicepresidente está en Israel en una visita oficial de menos de 48 horas, donde concluirá su primera gira por la región, que no incluirá reuniones con los palestinos. Al comenzar su discurso, diputados de la coalición de partidos árabes que habían prometido boicotear su discurso, empezaron a gritar y a esgrimir carteles de protesta, hasta que fueron expulsados del hemiciclo.

Israel considera a Jerusalén como su capital, a pesar de las protestas de la comunidad internacional, mientras que los palestinos aspiran a instalar en Jerusalén Este, ocupada y anexionada por Israel, la capital del Estado al que aspiran.

En su discurso, Pence subrayó que Estados Unidos insta a los dirigentes palestinos a regresar a la mesa de negociaciones. "Instamos a la dirigencia palestina a regresar a la mesa" de negociaciones, dijo. "La paz sólo puede llegar con el diálogo", añadió.

En el mes de diciembre, Trump dio el paso que ningún presidente estadounidense se había atrevido a hacer: reconocer a Jerusalén como la capital de Israel aun a riesgo de frustrar el avance del estancado proceso de paz y enemistarse con importantes aliados regionales.

Desde que en 1995 el Congreso aprobó por abrumadora mayoría una ley instruyendo al poder ejecutivo a establecer la embajada estadounidense en Jerusalén, todos los presidentes (Bill Clinton, George W. Bush, Barack Obama) habían ofrecido cumplir con ese mandato, pese a que el propio Departamento de Justicia considera que se trata de una intromisión del legislativo en el manejo de la policía exterior.

Pero ninguno de los antecesores de Trump había cumplido con lo que había indicado en campaña y cada seis meses renovaban la suspensión de los efectos de la ley que el mismo texto permitía al dejar en manos de la presidencia la evaluación de la conveniencia de cumplir con ese mandato. Y 22 veces determinaron que no era aconsejable, hasta ahora.

"Después de más de dos décadas de postergación, no estamos más cerca de un acuerdo de paz duradera entre Israel y los palestinos. Sería tonto pensar que repetir exactamente la misma fórmula produciría ahora resultados diferentes o mejores", fue el argumento básico que presentó Trump al hacer el anuncio desde la Casa Blanca.

RELACIONADOS:IsraelPalestinaDonald TrumpMike Pence