Relaciones Internacionales

EEUU llama a consultas al agregado de negocios de Filipinas tras insultos de su presidente

Rodrigo Duterte, conocido por sus comentarios fuera de tono, llamó al diplomático Philip Goldberg "homosexual" e "hijo de puta" durante un programa en la televisión.
10 Ago 2016 – 10:11 AM EDT

Rodrigo Duterte, presidente de Filipinas, calificó a Philip Goldberg, embajador de Estados Unidos en el país asiático, de "homosexual" e "hijo de puta". Duterte, que es conocido por su lenguaje ordinario y sus comentarios soeces, utilizó estas palabras para referirse al diplomático estadounidense el pasado viernes.

Durante una intervención televisada, Duterte comentó sobre los encuentros que ha tenido con Goldberg: "Como usted sabe, me peleo con el embajador [de EEUU]. Su embajador homosexual, hijo de puta. Me jode", afirmó en tagalo, un dialecto filipino.

Tras conocer estas declaraciones, Estados Unidos convocó este lunes al agregado de negocios de Filipinas en Washington, Patrick Chuasoto, para "aclarar esos comentarios", según sostuvo Elizabeth Trudeau, directora de la oficina de prensa del Departamento de Estado en una conferencia.

"Tuvimos una conversación", declaró la portavoz del departamento, Elizabeth Trudeau. "Queríamos entender la razón por la cual esta declaración fue hecha", agregó.

El enfrentamiento con el diplomático estadounidense viene de atrás. Durante su época como embajador en Australia, Goldberg reprochó públicamente que Duterte llamara al papa Francisco "hijo de puta" por los problemas de tráfico que había creado durante su visita al archipiélago en 2015.

Duterte, que en ese momento era el alcalde de la ciudad de Davao (en el sur), rectificó después y anunció que viajaría al Vaticano para pedirle perdón.

Sin embargo, no tuvo la misma reacción ante las críticas del diplomático estadounidense. Cuando ya se disponía a luchar por la presidencia de su país, anunció que si llegaba al poder en las elecciones de mayo de este año rompería las relaciones diplomáticas con Washington y hasta con Canberra.

El "Donald Trump" filipino

Los insultos vertidos por Duterte son, hasta ahora, el mayor enfrentamiento diplomático entre Estados Unidos y Filipinas, un país que Washington considera aliado en la zona especialmente en el conflicto con Pekín por la aguas del mar de China Meridional.

Esta no es la primera vez que "Digong", como es conocido popularmente Duterte en Filipinas, genera una fuerte polémica. El político, de 71 años, ha sido calificado en numerosas ocasiones como el "Donald Trump" filipino por la incorrección de sus comentarios.

Entre los más famosos, está el llamado que hizo a matar a los narcotraficantes dijo durante su campaña presidencial: "No tengo paciencia, ni término medio. O me matan a mí o los mato a todos, idiotas", sostuvo Duarte en su último mitin en Manila. Sus palabras iban dirigidas a los que "andan con drogas, a ustedes, hijos del diablo, de verdad los voy a matar”. Además de sus palabras, organizaciones de derechos humanos lo han señalado directamente de haber promocionado sicarios para asesinar.

Pero entre las más recordadas, están sus palabras tras una violación grupal de una misionera y su asesinato en 1989: "¿Estaba cabreado porque la hubieran violado? Sí. ¡Pero el alcalde debió haber sido el primero (en violarla)! Era tan guapa...".

Lea también:

Más contenido de tu interés