null: nullpx

Prueba: DBS Superleggera 2019, el primer verdadero superauto de Aston Martin

Esta vez viajé a Alemania para ser uno de los primeros en manejar el nuevo Aston Martin DBS Superleggera 2019. Una máquina que materializa todo lo que la marca inglesa representa después de más de 100 años de vida.
7 Ago 2018 – 7:20 PM EDT

En el 2017 Aston Martin dio en el clavo con el lanzamiento del nuevo DB11. La gran aceptación en el mercado permitió a la marca alcanzar por primera vez niveles financieros rentables después de atravesar por un periodo oscuro con 6 años de pérdidas consecutivas.

La marca lo merece, porque sus productos no solo son buenos, pero ofrecen una combinación de sofisticación, lujo y desempeño deportivo que ninguna otra marca ha podido igualar (y muchos trataron).

Los buenos resultados no fueron solo suerte, pero también el resultado de la visión y liderazgo de Andy Palmer (presidente y CEO de Aston Martin). Él se unió a la casa de Gaydon en el 2014 anunciando un ambicioso proyecto donde se contemplaba el lanzamiento de 7 autos nuevos en un periodo de solo 7 años.

Este es un plan sin precedentes para la marca inglesa que ha atravesado 7 bancarrotas en sus 100 años de historia. La implementación de este plan generó mucha emoción dentro de la empresa, motivando a sus empleados para entregar cuerpo y alma para alcanzar las ambiciosas metas y objetivos.

Después de haber quedado gratamente impresionado por el DB11, mis expectativas frente al DBS Superleggera no podían ser conservadoras.

Su nombre (Superleggera = Superligero) sirvió como preámbulo para mi experiencia A Bordo de esta máquina de 3,732 lbs (1,693 kg). Su masa ha sido cuidadosamente distribuida, consiguiendo el 51% al frente y 49% en su parte posterior.

El motor V12 twin-turbo de 5.2 litros es el gran contribuyente de peso al frente y la ubicación estratégica de su transmisión automática de 8 velocidades sobre el eje posterior y el tanque de combustible son contraparte.

Aston Martin DBS Superleggra 2019 en las montañas de los Alpes de Bavaria

Loading
Cargando galería


Este carro puede acelerar de 0 hasta 60 millas por hora en 3.3 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 211 mph (337.6 km/h). Esto gracias a los 715 caballos de potencia y 664 lb-pie dirigidas exclusivamente hacia las ruedas posteriores.

Para maximizar la seguridad del vehículo y la de sus ocupantes, Aston Martin incluyo una gran variedad de sistemas electrónicos preventivos de accidentes, incluyendo un sistema de control vectorial de tracción. Este ajusta la velocidad a la que giran las ruedas internas al tomar una curva para optimizar el desempeño del vehículo.

Uno de los mayores retos para los ingenieros fue la transferencia efectiva de los enormes niveles de torsión entre la transmisión y el pavimento. Por ello, se enfocaron -en gran parte- en el desempeño aerodinámico del carro, trabajando muy de cerca con los diseñadores implementaron detalles en la carrocería para aprovechar la fuerza generada por el flujo de aire a través de la curva de aceleración.

El uso extensivo de fibra de carbono fue uno de los grandes colaboradores para poder esculpir su exterior, además de minimizar el peso total de la máquina.

Por otro lado, otro factor importante para la trasferencia de fuerza y seguridad son los neumáticos. En este caso, el DBS Superleggera calza Pirelli’s de 21” desarrollados con componentes especiales para este vehículo. Estos no son demasiado rígidos, permitiendo mantener un viaje relativamente suave sobre el asfalto.

Para asegurarse que los ocupantes puedan disfrutar de un viaje cómodo, Aston Martin instaló un sistema de modos de manejo y suspensión variable independientes ente ellos. Estos son los mismos que encontramos en el DB11 y que asumo fueron cómplices de su éxito.

El precio inicial del Aston Martin Superleggera es $310,000 en EE. UU. pero esta cifra puede aumentar significativamente para personalizar la unidad. Los ingleses conocen muy bien este campo, por ello han asignado recursos para crear un departamento especializado para consentir los pedidos más exóticos.

En mi corta experiencia A Bordo del Aston Martin DBS Superleggera, solo les puedo decir que ofrece una sensación de manejo muy diversa. Este puede acomodar las necesidades típicas en el día-a-día y puede adaptarse, pudiendo mantener entretenido a un piloto dentro y fuera de una pista de competencias.

En la parte superior de esta página pueden encontrar un video donde les ofrezco la experiencia en primera persona montarse, encender y acelerar a este carro. Por otro lado, en el video c continuación, pueden observar todos los detalles de esta espectacular máquina.

Más contenido de tu interés