null: nullpx

Walmart condena la respuesta de Trump a la violencia supremacista, pero se mantiene en el consejo empresarial

El director ejecutivo de la tienda aseguró que Trump perdió una "oportunidad crítica" para unir al país. Su comunicado ocurre luego de que cinco empresarios renunciaran al consejo asesor creado por la Casa Blanca.
15 Ago 2017 – 7:57 PM EDT

El CEO de Walmart, Doug McMillon, criticó duramente este martes la postura tibia que ha asumido el presidente Donald Trump sobre la violencia que generaron grupos supremacistas en una protesta en Charlottesville el fin de semana, que terminó con tres personas muertas y una veintena de heridos. Sin embargo, al sentar su postura no anunció su salida del consejo empresarial, creado por la Casa Blanca, como sí lo hicieron otros cinco empresarios.

"Al ver los sucesos y la respuesta del presidente Trump durante el fin de semana, también sentimos que perdió una oportunidad crítica para ayudar a unir al país al rechazar inequívocamente las terribles acciones de los supremacistas", aseguró McMillon en un comunicado publicado en la web de la tienda por departamentos.


"Nuestro país está encarando algunas asuntos difíciles que exigen que nuestros funcionarios electos, los líderes empresariales y las organizaciones comunitarias trabajen juntos (...) creemos que debemos mantener el compromiso de tratar de influenciar las decisiones en forma positiva y ayudar a mantener a la gente unida", continúa el director de Walmart.

Durante el fin de semana, Trump aseguró que la violencia que se generó en Charlottesville provino "de muchos lados", sin condenar a los grupos supremacistas. La postura devino en fuertes críricas de demócratas y republicanos, así como de organizaciones que le exigieron dirigir sus palabras directamente a los grupos racistas y nacionalistas que se enfrentaron a sus opositores a los golpes en Virginia.


Desde el mismo lunes, cuatro líderes empresariales se retiraron del consejo de asesores en rechazo a esa floja respuesta de Trump ante lo ocurrido. El último en hacerlo fue el presidente de la Alianza de Fabricantes de Estados Unidos, Scott Paul, al alegar que su retiro del grupo era la decisión "correcta".

Ya lo habían hecho Brian Krzanich, director ejecutivo del fabricante de chips electrónicos Intel; Kevin Plank, director de la fábricante de ropa deportiva Under Armour; y Kevin Frazier, de la farmaceútica Merck.

"La fortaleza de nuestro país se debe a su diversidad y a las contribuciones hechas por hombres y mujeres de diferentes creencias, razas, orientaciones sexuales y creencias políticas", dijo Frazier en un comunicado.

"Renuncié para llamar la atención sobre el grave daño que nuestro clima político dividido está causando a los asuntos críticos, incluida la seria necesidad de hacer frente a la decadencia de la manufactura estadounidense", dijo Krzanich en un blog de la compañía Intel.

"Me uní al Consejo de Manufacturas Estadounidense porque creía que era importante que Under Armour tuviera un asiento activo en la mesa y representara a nuestra industria", dijo Kevin Plank en un comunicado. "Sin embargo, Under Armour se dedica a la innovación y el deporte, no a la política (...) Amo a nuestro país y a nuestra compañía y seguiré enfocando mis esfuerzos en inspirar a cada persona que ellos puedan hacer algo a través del poder del deporte que promueve la unidad, la diversidad y la inclusión", agregó.

Desde que fue creada en febrero, la Iniciativa de Trabajos Manufactureros ha perdido siete de sus integrantes. El primero en renunciar fue el entonces director ejecutivo de Uber, Travis Kalanick, quien dejó el grupo a raíz de la orden ejecutivo para limitar la inmigración de un grupo de países musulmanes, que las cortes consideraron racista.

Luego, Elon Musk, de Tesla y Bob Iger, de Disney, se retiraron en junio, luego de que la presidencia anunciara el retiro del Acuerdo de París contra el cambio climático.

Todavía permanecen en el grupo una treintena de ejecutivos y líderes empresariales. La cifra exacta no es conocida porque la Casa Blanca no mantiene un listado oficial de integrantes.

A pesar de que el lunes el presidente salió ante la prensa y reencaminó su condena a la violencia generada por los supremacistas, este martes dio marcha atrás y reiteró que todos fueron culpables de lo ocurrido, tanto los nacionalistas como quienes protestaron contra las posturas radicales. Un aluvión de críticas siguieron, nuevamente tanto de demócratas como de republicanos.

En fotos: Así fue el violento atropello durante una marcha de supremacistas blancos en Charlottesville

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés