null: nullpx
Muerte de George Floyd

"¡No estoy a cargo!": a gritos un general le explicó a Trump que los militares no controlan manifestaciones

Trump quería invocar la ‘Ley Contra la Insurrección’ para sacar a los militares a controlar la ola de protestas callejeras. El jefe del Alto Mando Militar terminó gritándole al presidente para que entendiera que eso no se podía hacer, se afirma en un libro que está por publicarse.
28 Jun 2021 – 12:23 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Ha sido ampliamente reportado cómo a mediados de 2020 Donald Trump quería invocar la ‘Ley Contra la Insurrección’ para poner a los militares a controlar las protestas (algunas violentas) que se estaban dando en varias partes del país tras la muerte de George Floyd a manos de un policía en Minneapolis.

Y muchos en el círculo presidencial estaban de acuerdo, excepto Mark Milley, el jefe del Alto Mando Militar, quien terminó gritándole al presidente para que entendiera que eso no se podía hacer.

En un libro que será publicado en agosto, el periodista de The Wall Street Journal Michal Bender, relata el episodio en la Sala Situacional de la Casa Blanca en el que Trump se dirigió al general Mark Milley para decirle que lo pondría a cargo de controlar las protestas, a lo que este respondió que él era un asesor y que no podía estar al comando de la respuesta federal a la coyuntura.

“¡Dije que estabas cargo, carajo!”, respondió el presidente, lo que generó la respuesta del general, también en un tono de voz elevado, de acuerdo con los testigos del intercambio en los que se basa Bender en su libro.

“¡Bueno, pero no estoy a cargo!”, replicó Milley

“¡No puedes hablarme así, carajo!”, sentenció Trump.

En ese momento Milley se dirigió a otros presentes en el salón:

“¡Maldita sea! Hay una habitación llena de abogados acá. ¿Alguno le informará (al presidente) sobre mis responsabilidades legales?”.

Fue cuando el fiscal general William Barr, considerado uno de los más fieles funcionarios de Trump, le dijo a su jefe:

- “Él tiene razón, señor presidente. El general tiene razón”.

"Fake news"

El pasaje contado en el libro ‘Francamente, nosotros si ganamos esta elección: la historia interna de cómo Trump perdió’ ha sido desmentido por un portavoz de la oficina del expresidente como ‘fake news’, argumentando que si el general le hubiera alzado la voz, habría sido despedido.

En el momento álgido de las protestas por el asesinato de Floyd, Trump reforzó su discurso de ‘ley y orden’ y asomó varias veces la posibilidad de establecer un mecanismo militarizado para controlar las manifestaciones, sobre todo en ciudades o estados donde él pensaba que sus autoridades demócratas no estaban haciendo lo suficiente.

La mayor parte de las movilizaciones contra el racismo estructural de la policía que evidenció el caso de Floyd fueron pacíficas, aunque algunas terminaron con acciones violentas por parte de pequeños grupos.

En ciudades como Portland, Oregon, los manifestantes se ensañaron cotidianamente contra un edifico federal y mantuvieron por semanas una zona del centro de la ciudad bajo su control.

Pero Milley y el secretario de Defensa, Mark Esper, rechazaban la idea de sacar a los militares a manejar un problema de orden público en cuya evaluación no coincidían con el presidente o varios de sus principales asesores.

La Ley contra Insurrección nunca fue activada, pero The New York Times reportó que un boceto fue preparado para que el presidente lo firmara cuando decidiera hacerlo. Trump envió un comunicado al diario asegurando que eso no es cierto y que si hubiera querido lo habría hecho.

El 1 de junio de 2020, cuando Trump realizó la sorpresiva y polémica caminata desde la Casa Blanca hasta la iglesia Saint John donde posó con una Biblia en la mano, para lo cual previamente fuerzas policiales realizaron un violento desalojo de decenas de personas que se manifestaban ante la residencia presidencial Milley estuvo entre quienes acompañaron al presidente.

Pero poco después, el jefe del Estado Mayor Conjunto ofreció una disculpa ante un grupo de estudiantes de la Universidad Nacional de Defensa en Washington DC.

“No debi haber estado allí. Mi presencia en ese momento y en ese ambiente, creó la percepción de que los militares estaban involucrados en política interna”, dijo Milley, cuya presencia efectivamente desató críticas de parte de civiles y militares retirados que lamentaban que Milley estuviera presente en lo que consideraron un acto político.

"Como comandante, oficial uniformado, fue un error del que he aprendido. Y yo sinceramente espero que todos podamos aprender de él”, añadió el militar de más alto rango.

En agosto, el general Milley aseguró al Congreso que los militares no tendrían intervención alguna en las elecciones del 2020, después de que el entonces candidato demócrata Joe Biden dijera que si Trump no entregaba el poder los militares lo “escoltarían” fuera de la Casa Blanca.

El episodio que se relata en el libro de Bender con seguridad aumentará la antipatía que ciertos sectores conservadores están expresando hacia Milley, quien la semana pasada chocó con el representante republicano Dan Gaetz, cuando este le cuestionó que los militares estén recibiendo información sobre la llamada 'teoría crítica racial'.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés