null: nullpx

Trump aclara que sí reconoce la política de 'una sola China'

En una esperada llamada con su homólogo chino, el mandatario estadounidense despejó la posición de Estados Unidos, después del incidente que causó la conversación que mantuvo en diciembre con la presidenta de Taiwan, una isla autogobernada que China considera una provincia más, con la que Washington rompió lazos diplomáticos en 1979.
10 Feb 2017 – 1:22 AM EST

El presidente Donald Trump aseguró a su homólogo chino, Xi Jinping, que respetará la política de 'una sola China', según informó la Casa Blanca, durante su primera conversación telefónica desde que Trump asumió el poder el pasado 20 de enero.

"El presidente Trump acordó, a pedido del presidente Xi, resperar nuestra política de 'una sola China'", indicó en un comunicado la Casa Blanca, que informó que ambos mandatarios "se extendieron invitaciones para reunirse en sus respectivos países".

El mandatario chino se congratuló de que Estados Unidos mantenga su tradicional postura dimplomática, después de la tensión que generó que Trump hablara con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, líder de una isla autogobernada –que China considera una provincia más- con la que Washington rompió relaciones diplomáticas en 1979 al reconocer a Pekín como único gobierno.


"Xi Jinping saluda la reafirmación por Trump de la adhesión del Gobierno norteamericano al principio de la China única", indicó la televisión estatal CCTV en su sitio en internet, según recoge la agencia AFP.

Ante el enfado de China por la conversación con la presidenta taiwanesa en diciembre, Trump cuestionó si mantendría esa posición. "Comprendo cabalmente la política de 'una sola China', pero no veo por qué tengamos que estar atados por la política de 'una sola China' a menos que lleguemos a un acuerdo que tiene que ver con otras cosas, incluyendo el comercio", dijo Trump entonces en una entrevista con la cadena Fox News. Pero esas discrepancias parecen haber quedado atrás.

Cordialidad y resultados

La Casa Blanca describió la llamada - que se produjo horas antes de que Trump reciba al primer ministro de Japón, Shinzo Abe,- como "muy cordial" e indicó que los mandatarios discutieron sobre "numerosos temas". Ambos expresaron además su su deseo de que haya "más conversaciones que concluyan con un resultado exitoso".

Este fue un primer paso en la relación entre ambos gobiernos y ahora "representantes de Estados Unidos y China mantendrán negociaciones y discusiones sobre varios temas de interés mutuo", indicó la Casa Blanca.

Desde que asumió su cargo Trump ha mantenido más de una docena de llamadas con líderes extranjeros pero el contacto con China era uno de los más esperados.


Trump acusó a China durante la campaña electoral de ser la causa de la destrucción de empleos en EEUU y manipular su moneda, y amenazó con gravar los productos de las compañías estadounidenses que produzcan en el país asiático. Ahora el tono parece otro.

Horas antes de la llamada la Casa Blanca informó que Trump había enviado una carta a Xi en la que manifestó su deseo de desarrollar "una relación constructiva que beneficie tanto a Estados Unidos como a China".

En respuesta a la misiva, el portavoz de la cancillería china Lu Kang consideró que “la cooperación es la única y mejor opción para ambos países".


Más contenido de tu interés