null: nullpx

Steve Bannon fuera de la Casa Blanca: Trump se deshace de su polémico estratega jefe

Esta decisión llega luego de las presiones ejercidas sobre el presidente para que sacara al exeditor de Breitbart de la Casa Blanca por su supuesta cercanía a ideas racistas.
18 Ago 2017 – 12:50 PM EDT

El presidente Donald Trump ha decidido despedir a Steve Bannon, su polémico estratega jefe. Esta decisión se produce en medio de las presiones ejercidas sobre el presidente para que sacara de la Casa Blanca al exeditor del sitio de noticias de ultraderecha Breitbart por su supuesta cercanía con ideas racistas.

La salida de Bannon se produce días después de que ofreciera unas declaraciones que, según él mismo dijo, creía que eran off the record, en las que criticaba a colegas de la Casa Blanca y mostraba diferencias con Trump, sobre todo en sus posiciones beligerantes respecto a Corea del Norte.

Según la cadena CNN, que cita fuentes de la Presidencia, Trump estaba "furioso" con esa entrevista.

La salida de Bannon era cuestión de tiempo, según fuentes citadas por The New York Times, que dicen que el presidente y altos funcionarios del gobierno estaban debatiendo cuándo y cómo despedirlo.

Horas después de la noticia, el jefe de redacción de Breitbart News, Alex Marlow, anunció que Bannon será "el presidente ejecutivo" del sitio "llevándole el pulso a la agenda de Trump". En palabras del propio Bannon en entrevista con Bloomberg: "Permítanme que aclare: estoy dejando la Casa Blanca y voy a la guerra por Trump contra sus oponentes, en el Capitolio, en los medios de comunicación y en los EEUU corporativos".

Algunas fuentes indican que Bannon habría presentado su renuncia el 7 de agosto pasado, pero que el anuncio de su salida había sido pospuesto por los incidentes violentos del viernes y sábado en Chalottesville en los que supremacistas blancos y manifestantes contra el racismo se enfrentaron y una mujer, Heather Heyer, resultó muerta.

Precisamente los eventos en Virginia acrecentaron las voces desde el Congreso o grupos de derechos humanos que pedían la presidente deshacerse de su estratega jefe, a quien muchos ven como un promotor de las ideas de extrema derecha.

Sin embargo, en la entrevista que ofreció esta semana, Bannon, quien se define como “nacionalista”, aseguró que los supremacistas blancos eran unos “payasos” a los que había que neutralizar.

Algunos análisis coinciden en ver a Bannon detrás de la tibia y ambigua respuesta que dio el presidente dio a la violencia promovida por grupos neonazis y supremacistas blancos, argumentando que una condena directa Trump se arriesgaba a perder el apoyo de grupos nacionalistas que votaron por él en 2016.


Desde que empezó el gobierno de Trump, fuentes de la Casa Blanca habían dicho a periodistas que Bannon tenía frecuentes choques con otros miembros del equipo, sobre todo con la hija del presidente Ivanka Trump y su esposo Jared Jushner, quienes eran identificados como del bando de “globalistas” enfrentados a los “nacionalistas”.

Casa Blanca caótica

“El jefe de gabinete John Kelly y Steve Bannon han acordado mutuamente que hoy sería el último día de Steve. Estamos muy agradecidos por su servicio y le deseamos lo mejor”, es el escueto comunicado que difundió la secretaria de prensa, Sarah Huckabee.

Bannon parece haber sufrido la misma suerte de Anthony Scaramucci, quien brevemente ejerció como jefe de comunicaciones de la Presidencia y fue despedido el 31 de julio pasado luego de que diera una entrevista en la que cuestionó a asesores de la presidencia, incluyendo a Bannon, usando un lenguaje grosero.

Los acomodos dentro del equipo de asesores presidenciales se han acelerado después de que el general John Kelly asumiera el cargo de jefe de gabinete de Trump, en sustitución de Reince Priebus, quien dejó el puesto durante los vertiginosos diez días en los que Scaramucci pasó en la Casa Blanca.


Una de las primeras decisiones de Kelly fue sacar a Scaramucci del equipo, en parte porque le molestó el tono de la entrevista que dio a The New Yorker y en parte porque consideraba que era un elemento díscolo que complicaría el manejo de una Casa Blanca que desde el principio ha sido percibida como caótica.

Quién es Bannon

Antes de aterrizar en la campaña republicana, Bannon de 62 años fue oficial naval, banquero y productor de Hollywood. En agosto de 2016 tomó las riendas de la turbulenta campaña de Trump luego de la salida del veterano operador político Paul Manafort. Con la llegada de Trump a la Casa Blanca fue nombrado por el presidente como su “estratega jefe”.

El ahora ex asesor presidencial era el presidente de Breitbart News, web considerada como el brazo mediático de la Alt-Right, o derecha alternativa, un movimiento difuso de internautas ultranacionalistas que, según algunos expertos, encarnan la nueva generación de supremacistas blancos.

Breibart ha sido muy virulenta no solo contra los liberales, sino contra republicanos y conservadores que consideran “moderados”, como el presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan.

Se cree que Bannon seguía en contacto con la plana editorial, gracias a una dispensa que le permitía no observar la norma que indica que el personal del gobierno no puede vincularse con sus antiguos empleadores.

Aunque desde la Casa Blanca Bannon cultivó el perfil bajo, muchos aseguran que ejercía gran influencia en la manera como el presidente manejó sus asuntos de gobierno.

Las críticas a los políticos y medios de comunicación “tradicionales” que frecuentemente expresa Trump son consideradas por algunos como ecos de las ideas de Bannon.

Las renuncias y despidos más sonados del gobierno de Donald Trump (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés