null: nullpx
Medios de Comunicación

Qué tan seguros pueden sentirse los periodistas cuando cubren eventos de campaña de Trump

El presidente ataca a los medios como los "enemigos del pueblo". Algunos de sus seguidores piensan que su líder es maltratado por los periodistas. Esta semana se produjo una primera agresión contra un medio que cubría un evento del mandatario.
17 Feb 2019 – 7:18 PM EST

Un ataque esta semana a un camarógrafo de la BBC, ha reavivado el debate sobre la seguridad de los medios de comunicación en los eventos del presidente Donald Trump. Con dos años de cobertura electoral por delante, la posibilidad de emboscadas graves en contra de periodistas parece inminente.

El camarógrafo Ron Skeans de BBC, quien usualmente cubre los eventos del presidente fue atacado físicamente durante el rally realizado por el magnate en El Paso, Texas.

Aunque salió el ileso, el suceso motivó un reclamo formal a la Casa Blanca y una serie de declaraciones de la administración donde “condenaron la violencia” y recordaron que cualquier persona que participa en un acto de MAGA lo debe hacer de manera “pacífica y respetuosa”.

Pero lo cierto es que esa retórica no es coherente con las palabras que salen de la boca del presidente, quien usualmente ataca directamente a la prensa durante sus eventos públicos y los acusa de publicar noticias falsas, ser deshonestos y enemigos de su gobierno.


“Cada vez que tiene la oportunidad el presidente se refiere a los medios como deshonestos y alienta al público creando locura emocional. Una y otra vez vemos a gente gritándole a los periodistas, haciendo gestos. El presidente alimenta esa emoción y les dice a sus seguidores que la prensa es el enemigo”, explicó a Univisión Noticias Al Tompkins escritor experto en medios y profesor de Poynter Institute.

Y es que la relación entre Trump -quien es en extremo sensible a la crítica- y los medios de comunicación nunca ha sido buena. Los altercados y problemas con corresponsales en la Casa Blanca son comunes.

Pero ahora el conflicto va más allá de las palabras, sobre todo con la campaña por la reelección en pleno camino, donde los eventos del presidente se harán cada vez más comunes.

Problema de fondo

Asociaciones de periodistas criticaron de inmediato lo que ocurrió a Skeans y aprovecharon la oportunidad para destacar lo que ven como un problema de fondo para el trabajo periodístico en el clima social y político estadounidense.

“Al igual que las experiencias de nuestros colegas en el extranjero a través de muchos años, en Estados Unidos estamos viendo un fuerte descenso en la libertad de prensa y es una amenaza realista. Los ataques verbales y físicos están creciendo bajo la administración de Trump”, dijo a Univisión Noticias Hugo Balta, presidente de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos.

“El mandatario no ha hecho ni lo más mínimo para hablar en contra del reciente ataque físico al camarógrafo de la BBC. Es él quien debe salir y condenar claramente cualquier hostigamiento y asalto a miembros de la prensa”, agregó.


Pero las posibilidades de que Trump de ese paso son bajas. Después del ataque a Skeans el mandatario preguntó brevemente desde el escenario si todo estaba bien y luego continuó hablando.

Las palabras en contra de los ataques hacia los medios de comunicación han salido de la voz de la secretaria de prensa Sarah Sanders, pero nunca por parte del magnate.

“La solución comienza con el presidente diciendo: dejen que esta gente haga su trabajo. No tienes que estar de acuerdo con ellos, yo no lo estoy, pero déjenlos hacer su trabajo. Háganlos responsables por lo que reportan, pero este no es el lugar ni la circunstancia para atacarlos. El debe comunicar ese tipo de mensaje al público.

¿Pienso que ocurrirá? No, pero es lo único que pudiera aliviar la situación actual”, comentó Tompkins.

Efecto global

El año pasado el periodista Jim Acosta de CNN publicó un video en Twitter que mostró a una multitud hostil en un mitin de Trump en Tampa, Florida.

"Estoy muy preocupado de que la hostilidad provocada por Trump y algunos en los medios de comunicación conservadores provoque que alguien resulte herido", escribió Acosta.


Es una advertencia que diversos periodistas, editores y directores de medios de comunicación han hecho hasta el cansancio desde que Trump comenzó su gobierno.

Este mes el presidente se reunión con el editor general de he New York Times A. G. Sulzberger quien le dijo que “su retórica está creando un clima en el que los dictadores y tiranos pueden emplear sus palabras para reprimir una prensa libre” y le preguntó si estaba al tanto de las consecuencias que está generando.

Sulzberger incluso mencionó el asesinato de Jamal Khashoggi de The Washington Post como un ejemplo de la impunidad hacia los medios de comunicación.

La respuesta de Trump fue enfática: “la cobertura que recibo de los medios es mala, nadie ha sido tratado tan mal por la prensa”.

Por el lado del público la confianza en los medios de comunicación ha mejorado. Una encuesta Gallup realizada en 2018 mostró que 45% de los estadounidenses confían en lo que los medios reportan es “completo, preciso y justo”; una recuperación importante desde el punto más bajo en 2016 donde lograron sólo un 32% de confianza.


La pregunta clave ahora es ¿qué tiene que pasar para que el presidente condene de forma clara los ataques a la prensa?

“No habíamos visto este tipo de violencia contra los medios de comunicación desde el tiempo de la lucha por los derechos civiles. Los periodistas me dicen todo el tiempo que se sienten físicamente amenazados”, comentó Tompkins.

Desde el ataque a Skeans se ha debatido la idea de reforzar la seguridad de la prensa en los eventos del mandatario, pero Tompkins y diversos expertos insisten en que el personal de seguridad está y las personas son revisadas al ingresar a los lugares donde habla Trump.

La solución insiste, está en las manos del presidente y su capacidad de bajar el tono de su retórica en contra de la prensa.

Su respuesta: “me encantaría ser tratado con justicia. Partamos por ahí”.

Todos los que recibieron paquetes sospechosos con explosivos han sido criticados por Trump (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés