null: nullpx

Por qué los demócratas quieren evitar que Trump tenga poder para ordenar un ataque preventivo contra Corea del Norte

En medio de amenazas de uno y otro lado, Washington y Pyongyang están en un momento de tensiones sin precedentes. Las fuerzas armadas de ambos países han activado protocolos que no se veían desde los tiempos de la Guerra Fría, lo que acerca más la posibilidad de un incidente militar peligroso para la seguridad mundial.
26 Oct 2017 – 2:03 PM EDT

El senador demócrata por Connecticut Chris Murphy indicó esta semana que introducirá junto a otros dos colegas un proyecto de ley que busca evitar que el presidente Donald Trump ordene un ataque preventivo contra Corea del Norte sin el consentimiento del Congreso, algo que es completamente legal en estos momentos.

El anuncio lo hizo vía Twitter y su iniciativa busca limitar el poder del presidente, independientemente de que se trate de un ataque convencional o nuclear.

"Las amenazas de Trump a Corea del Norte son reales. Voy a introducir un proyecto de ley con Brian Chatz y Cory Booker para prohibir cualquier acción preventiva sin el voto del Congreso", se puede leer en el tuit publicado tarde en la noche del miércoles por el político demócrata.

Murphy explicó que un ataque así "podría matar a cientos de miles" de personas en la Península de Corea, por lo que urgió a sus colegas republicanos apoyar su iniciativa que restrinja el poder de Trump en ese supuesto.

La situación de tensión entre Estados Unidos y el régimen de Kim Jong Un se ha complicado en las últimas semanas luego de que el presidente Trump indicara ante la Asamblea General de la ONU el mes pasado que ese país asiático se enfrenta a su total destrucción si sigue con su programa bélico de desarrollo de misiles balísticos y bombas atómicas, acercándose cada vez más a la posibilidad de que esos misiles puedan llegar a territorio continental de Estados Unidos.

Hasta ahora, Corea del Norte ha llevado a cabo seis pruebas nucleares y está muy cerca de tener disponible un misil balístico intercontinental capaz de llegar a la Costa Oeste de EEUU.

Esta misma semana en declaraciones a la cadena de noticias CNN, un alto funcionario norcoreano indicó que el mundo debe tomar de forma literal los planes de su gobierno de llevar a cabo una prueba nuclear artmosférica con una bomba de hidrógeno, algo que no ocurre desde la Segunda Guerra Mundial.

Trump viajará el próximo mes a China donde insistirá al presidente Xi Jinping que siga aplicando presión sobre el régimen de Pyongyang con el fin de que ponga fin a su programa nuclear.

El gobierno de Kim Jong Un ha dejado por sentado que la comunidad internacional debería acostumbrarse a que el país ya es una potencia nuclear y que cualquier negociación debe hacerse sobre la base de que no desmantelarán su programa.

Bajo las actuales circunstancias un presidente en funciones, en este caso Trump, puede ordenar un ataque convencional o nuclear en cualquier momento si existe una amenaza inminente a Estados Unidos.

El secretario de Defensa puede oponerse a cumplir con la orden del mandatario, pero el secretario, en este caso James Mattis, puede ser rápidamente despedido y reemplazado por Trump.

El contexto de tensiones bilaterales ha ido en aumento no solo por las declaraciones de Trump. A principios de octubre el embajador en funciones de Corea del Norte ante la ONU, Kim In Ryong, dijo que una guerra nuclear "podría ocurrir en cualquier momento".



La semana pasada Trump dijo en una entrevista a Fox Business que la gente no se imagina lo "preparados que estamos" para una acción militar contra Pyongyang.

En más de una ocasión los observadores y expertos en la realidad norcoreana han insistido en la mala idea que significa atacar al régimen de Kim Jong Un.

En ese contexto se perderían miles de vidas humanas si se parte del hecho de que la capital de Corea del Sur, Seúl, está a pocas millas de distancia de la frontera con su vecino del norte. Allí viven más de 10 millones de personas y además hay miles de soldados estadounidenses estacionados.

Los expertos coinciden en que el poder de artillería norcoreano es considerable y ningún ataque estadounidense, por más robusto y preciso que sea, puede evitar no solo una respuesta contra Corea del Sur, sino que además estaría en peligro el archipiélago de Japón. Esto sin contar con un potencial ataque norcoreano con bombas nucleares.

En fotos: El desfile que rechaza la amenaza de EEUU de “fuego y furia” en la capital de Corea del Norte

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés