Órgano de fiscalización afirma que el gobierno ignoró ley constitucional que prohíbe hacer negocios con hoteles de Trump

En un informe publicado este miércoles, la oficina de inspección general de la GSA ha manifestado que se ignoraron las cláusulas anticorrupción cuando se mantuvo el contrato de arrendamiento del hotel de la cadena Trump que opera en un edificio federal, a pesar de que su dueño se convirtió en presidente.
17 Ene 2019 – 9:39 PM EST

Funcionarios de la Administración de Servicios Generales (GSA, por sus siglas en inglés), que rentaban el viejo edificio de la oficina postal en Washington DC a la cadena hotelera Trump International Hotel habrían ignorado las cláusulas anticorrupción cuando mantuvieron el contrato de arrendamiento de la propiedad -de carácter estatal- a Donald Trump, después de que se hubiera convertido en presidente de la nación, según ha alertado un informe presentado por el ente de inspección general este miércoles.

El informe concluye que la GSA a través de su Oficina del Asesor Jurídico General (OGC) y su Servicio de Edificios Públicos reconoció que el interés comercial del presidente en el arrendamiento planteaba problemas en virtud de dos cláusulas contempladas en la Constitución pero aún así decidió ignorar esas cuestiones.

“Hoy se confirmó lo que todos bien sabíamos: que la administración Trump está en violación de las cláusulas de emolumentos de la Constitución de los Estados Unidos”, dijo el congresista demócrata por Virginia Gerry Connolly en un comunicado. “ La decisión de la GSA de no considerar si el interés comercial del presidente en el viejo edificio postal podría ser inconstitucional la ha permitido al presidente llenarse los bolsillos de dinero”.

La llamada Cláusula de Emolumentos es una antigua provisión constitucional que prohíbe a los funcionarios estadounidenses aceptar “emolumentos de reyes, príncipes o estados extranjeros” para evitar que sean económicamente manipulados. Cuando la Constitución de EEUU fue escrita, la palabra emolumento era un término flexible que generalmente significaba "ganancia", "ventaja" o "beneficio". Ahora se aplica a los funcionarios públicos a los que se les prohíbe recibir "emolumentos", es decir, beneficios, ganancias o ventajas de gobiernos extranjeros.

Justamente, en el caso del Trump International Hotel de Washington DC la embajada de Kuwait y Filipinas han realizado banquetes. De la misma forma, líderes de Malasia y Rumania han estado alojados en sus habitaciones. Como ese hotel es propiedad del presidente Trump y si se aplica de manera restringida que estos funcionarios extranjeros le pagaron al hotel, la Organización Trump se benefició y por lo tanto el jefe de Estado.

En el informe revelado este miércoles, sin embargo, el inspector general de la GSA recomienda una revisión legal del contrato de arrendamiento, pero no llega a sugerir que se cancele.

Fotos: Proyectan sobre la entrada del Hotel Trump de Washington DC palabras vulgares usadas por el presidente

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:PolíticaDonald Trump

Más contenido de tu interés