Omarosa no se deja intimidar y desafía a Trump: "No me van a hacer callar"

La exasesora del presidente sostuvo que va a continuar revelando intimidades de la Casa Blanca pese a las presiones y luego que la campaña del mandatario presentara un recurso de arbitraje para impedir que siga dando información de lo que vio en el gobierno.
15 Ago 2018 – 9:13 AM EDT

La 'guerra' abierta entre el presidente Donald Trump y su exasesora Omarosa Manigault Newman no deja de escalar. El martes el mandatario la llamó "perra" y "escoria" a la vez que se anunciaban acciones legales contra ella por revelar grabaciones realizadas en la Casa Blanca.

Pero si la intención desde el gobierno era intimidarla y así frenar las futuras grabaciones que ha prometido seguir sacando, parece que no ha logrado su objetivo. "No me van a callar", indicó en una entrevista con la agencia AP.

La exconcursante del reality show 'The Apprentice' -donde precisamente conoció a Trump- está de gira promocionando su libro. En los últimos días ha revelado varias conversaciones - una con John Kelly, cuando la estaba despidiendo, y otra con Trump, cuando la llamó tras su salida de la Casa Blanca- y ha indicado que seguirá dando más información sobre lo que ha denominado la "cultura de la corrupción" que domina en el interior de la administración.

“No me intimidarán”, dijo a AP. “Donald Trump no me va a intimidar”, insistió.


En todo caso, y pese a estas palabras, la exasesora se negó a responder a varias preguntas durante la entrevista. ¿La razón? Un recurso de arbitraje interpuesto desde la campaña de Trump. Y tampoco ofreció detalles sobre la entrevista que tuvo con el equipo de Robert Mueller, el fiscal especial que dirige la investigación de la trama rusa.

Sarah Sanders, portavoz de la Casa Blanca, trató este martes de presentar a Manigault como una exempleada molesta luego de que fuera expulsada el pasado mes de diciembre. "Trabajó aquí por un año y no dijo nada de esto”, indicó.

¿Quién es Omarosa Manigault Newman? La exfuncionaria favorita que ahora insulta Donald Trump (fotos)

Loading
Cargando galería


Con esta polémica también ha salido a la luz las medidas con las que la administración de Trump trata de evitar que los empleados del gobierno no ofrezcan detalles de lo que pasa en la Casa Blanca: acuerdos de confidencialidad, una medida cuya legalidad está en duda.

La propia Manigault reconoció que firmó dicho documento cuando comenzó a trabajar en la Casa Blanca, pero sostiene que el libro lo escribió una vez que fue despedida. En ese momento, según sostiene, la campaña para la reelección de Trump le ofreció 15,000 dólares al mes si suscribía un nuevo acuerdo, algo que ella se negó.

Este tipo de contratos eran frecuentemente utilizados por Trump en sus negocios, pero su extensión a la administración pública es ilegal y hasta inconstitucional, de acuerdo con conocedores de la materia.

Manigault, sin embargo, ha justificado sus revelaciones porque se sintió "amenazada" durante su reunión con Kelly y porque afirma desea denunciar el modo de operar de la administración.


RELACIONADOS:PolíticaDonald TrumpCasa Blanca

Más contenido de tu interés