null: nullpx

"Nos ahorraremos mucho": Trump amenaza con cortar ayuda a países que voten en contra de su decisión sobre Jerusalén

En una declaración calificada como bullying por algunos diplomáticos, el presidente de EEUU aseguró: "Esto no es como era antes, que podían votar contra ti y luego tú les pagas cientos de millones de dólares".
20 Dic 2017 – 3:13 PM EST

El presidente Donald Trump amenazó con retener "miles de millones" de dólares de ayuda estadounidense a aquellos países que voten a favor de la resolución de Naciones Unidas que rechaza el reconocimiento de EEUU de Jerusalén como capital de Israel.

Sus comentarios se produjeron luego de que la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, advirtiera a los estados miembros que "tomaremos nota de los nombres" de los países que voten a favor de la resolución.

"Dejemos que voten contra nosotros. Nos ahorraremos mucho. No nos importa. Esto no es como era antes, que podían votar contra ti y luego tú les pagas cientos de millones de dólares", aseguró Trump. "No dejaremos que tomen ventaja por más tiempo".

Los más vulnerables a esta amenaza son decenas de países en África y Asia que se benefician de ayuda humanitaria para hacer funcionar programas que incluso son básicos en asuntos de salud y educación.

Egipto, uno de los patrocinadores de la resolución contra Estados Unidos, recibió 1,200 millones de dólares en 2016.

El pasado 6 de diciembre Trump anunció el reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel y el traslado de la embajada de EEUU de Tel Aviv a esa ciudad, lo que podría desatar nuevas tensiones en la región, tal como han previsto numerosos líderes mundiales debido a que se trata del primer país que toma una resolución de ese tipo sobre una ciudad cuyo estatus ha estado dependiendo de un acuerdo de paz definitivo entre palestinos e israelíes.

"Israel es una nación soberana (...) con el derecho de determinar su propia capital", dijo Trump al hacer el anuncio desde la Casa Blanca. "Es la casa del Parlamento de Israel", agregó al justificar que siendo además la sede de la residencia del primer ministro, Benjamin Netanyahu, es el momento de que EEUU dé este reconocimiento.

Las declaraciones de Trump este miércoles ya están siendo consideradas extraordinarias y marcan un proceso de escalada diplomática en diferentes frentes, alejándose más de su papel de liderazgo internacional y acercándose más a una posición aislacionista.

Pero la carta escrita por Haley es aún más reveladora sobre la nueva política de Washington DC en el seno de la ONU al asegurar que reportará al presidente Trump con los nombres de los países que apoyen la resolución y que el propio mandatario tomará cartas en el asunto personalmente. "Me gusta el mensaje que Nikki envió ayer en Naciones Unidas", fue la reacción este miércoles del presidente.

Pese a la decisión de EEUU de reconocer Jerusalén como capital de Israel, Trump indicó en su momento que seguirá trabajando con Israel y Palestina en la búsqueda de la paz y de la existencia definitiva de dos estados que convivan uno a lado del otro. Sin embargo, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abas, dijo que Washington perdía automáticamente ese papel al fijar posición a favor de Israel.

Los palestinos han insistido durante décadas que cualquier acuerdo de paz y solución definitiva desde el punto de vista territorial con los israelíes pasa por la declaración de Jerusalén Oriental como su capital.

Justamente Jerusalén Oriental fue ocupada por fuerzas israelíes durante la guerra árabe-israelí en 1967. El estatus permanente de la ciudad como un todo fue pospuesto tras los Acuerdos de Oslo, a pesar de que el gobierno israelí extendió las fronteras municipales de la ciudad hacia zonas predominantemente árabes, con la consiguiente expulsión progresiva de muchos de sus habitantes, mayoritariamente de origen palestino.


En fotos: Trump, el primer presidente de EEUU en el cargo que visita el Muro de los Lamentos de Jerusalén

Loading
Cargando galería
Publicidad