null: nullpx

La sorpresiva 'no rueda de prensa' con la que Trump robó protagonismo a los demócratas

En el día de Nancy Pelosi en el Congreso, el presidente apareció por primera vez en la sala de prensa de la Casa Blanca. Llegó con tres miembros del Sindicato Nacional de la Patrulla Fronteriza para hablar de seguridad en la frontera y recordar que no rebajará su exigencia de más de $5,000 millones para construir el muro.
3 Ene 2019 – 6:35 PM EST

Justo el día en que el Congreso iniciaba una nueva sesión en la que entregaron el control de la Cámara de Representantes a la demócrata Nancy Pelosi y juramentaron a una nueva clase de legisladores del mismo partido, el presidente Donald Trump no aguantó las ganas de intentar robarles el protagonismo y decidió hacer una sorpresiva aparición en la sala de prensa de la Casa Blanca.

Se trata de la primera vez que el mandatario pisa ese recinto y lo hace precisamente en medio de una situación crítica: van 13 días desde que el cierre de gobierno parcial tiene a unos 800,000 funcionarios sin pago, parques nacionales cerrados acumulando desechos y actividades federales como los juicios de inmigración frenados. Pero aún así, Trump no respondió ni una sola pregunta de los reporteros en lo que se suponía era una rueda de prensa.

"Es un bello lugar, no lo había visto", dijo el mandatario al entrar al salón, ubicado en el ala oeste de la residencia presidencial.

Lo primero que hizo sí fue felicitar a Pelosi por haber asumido como presidenta de la Cámara Baja horas antes: "Es un logro muy, muy grandioso, y espero que podamos trabajar juntos, podamos lograr una gran cantidad de cosas. (...) creo que va a funcionar y va a ser muy diferente a lo que muchas personas están pensando. Así que felicito a Nancy. Tremendo logro".

Sin embargo, acto seguido presentó a sus invitados a esta inesperada aparición pública: tres miembros del Sindicato Nacional de la Patrulla Fronteriza (NBPC), a quienes llevó para hablar de su mayor preocupación actual, la seguridad fronteriza (la razón del cierre administrativo de gobierno al no lograr ponerse de acuerdo con el Congreso sobre los millonarios fondos que el mandatario exige para construir el muro en la frontera con México).

Trump invitó a tres exagentes fronterizos que pudieran hacer eco de su retórica de la necesidad de tener un muro divisorio para detener la inmigración indocumentada.

"Aprecio simplemente que estén aquí. Vamos a ver a la prensa: les pueden contar acerca de la importancia del muro. Ellos básicamente dijeron y creo que puedo decirlo aquí afuera: 'Sin un muro no se puede tener seguridad fronteriza'. Sin una forma de barrera muy fuerte, llámenla como quiera, pero sin un muro no puedes tener seguridad fronteriza, no funcionará", los introdujo el presidente.

Uno por uno, cada uno de ellos pasó al podio para presentarse y decir cuántos años había trabajado con la Patrulla Fronteriza, en qué sector y por qué era imperativa la construcción del muro. "Es una necesidad absoluta para los agentes fronterizos", explicó el presidente del NBPC, Brandon Judd, quien agregó que "donde quiera que hemos construido muros, han funcionado".

Art Del Cueto, vicepresidente del sindicato de agentes fronterizos, recalcó que todos están siendo afectados por el cierre de gobierno y que todo se reduce al tema de la seguridad fronteriza. "Esto no tiene nada qué ver con partidos políticos. Todos se tienen que hacer esta pregunta: si vengo a tu casa, ¿quieres que toque en la puerta o escale por la ventana?"

Por su parte, Héctor Garza, quien trabajó como agente en Texas, añadió que "muchos criminales que han sido deportados vuelven a Esados Unidos" y que la única manera de detenerlos es teniendo una "barrera física".

Trump agradeció la presencia de los oficiales en la sala, pero se negó a responder cualquier pregunta tras su intervención, al igual que la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders. El presidente se limitó a insistir que entre mejor le va al país económicamente, más personas quieren venir y no se puede permitir que sea de manera ilegal.

De inmediato los reporteros empezaron a lanzar preguntas al aire y a preguntar si iban a regresar para concluir con la rueda de prensa de manera habitual, pero esto no sucedió.

Medios como la cadena CNN llamaron esta una "no rueda de prensa" por la falta de apego al protocolo de lo que suelen ser estos eventos, siempre al final con oportunidad de preguntas de los periodistas .

"No estoy segura si el secretario de prensa (o la) han salido alguna vez a la sala de prensa y no han respondido ni una pregunta de un reportero. Sí, hemos tenido ruedas de prensa cortas, pero típicamente siempre toman preguntas", explicó la corresponsal de este medio en la Casa Blanca, Brianna Keilar.

También destacaron que cuando el expresidente Barack Obama hizo lo propio, en las ocasiones que no respondía preguntas tras aparecer en este mismo recinto, no llamaban a su intervención una rueda de prensa y cuando este dejaba el podio, su secretario de prensa generalmente se quedaba a responder un par de preguntas.

Museos cerrados y parques repletos de basura: las consecuencias del cierre parcial del gobierno en imágenes

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés