null: nullpx

La batalla legal que Donald Trump ganó en Florida solo por ser presidente electo

Trump retiró voluntariamente una demanda por 100 millones de dólares contra el Aeropuerto Internacional de Palm Beach. Le contamos por qué.
18 Nov 2016 – 1:28 PM EST

Los abogados del presidente electo Donald Trump están retirando una demanda que pedía una compensación de 100 millones de dólares al Aeropuerto Internacional de Palm Beach por el ruido que causan los aviones al pasar sobre su residencia en el complejo hotelero Mar-a-Lago, donde el magnate vive por temporadas.

La batalla legal se inició en 2015 luego de las repetidas quejas de Trump por más de dos décadas debido a la contaminación sónica que producen los aviones, una pelea que al parecer está llegando a su fin luego de conocerse un correo electrónico donde la fiscal del condado, Denise Nieman, indicó que el retiro de la demanda era voluntario.

¿La razón? El Servicio Secreto de Estados Unidos ordenó al aeropuerto que cambie la ruta de aproximación y despegue de los aviones sobre el resort, porque el ahora presidente electo utilizará esa residencia durante su mandato y por cuestiones de seguridad ya no podrán transitar por el espacio aéreo justo encima de la propiedad.

En efecto, la Administración Federal de Aviación (FAA por sus siglas en inglés) creó ya una zona de exclusión de vuelos temporal sobre la Torre Trump en Nueva York y está trabajando con el Servicio Secreto para establecer un área restringida de vuelos cuando Trump esté en Mar-a-Lago.

Aterrizajes y despegues

Esto significa que si el avión presidencial -el Air Force One- aterriza en el Aeropuerto Internacional de Palm Beach, el tráfico aéreo en la zona será temporalmente paralizado. Además, mientras Trump esté en su residencia de Mar-a-Lago, existirá una zona de exclusión de vuelos.

Se espera que esto ocurra con bastante frecuencia durante los próximos cuatro años debido a que es muy probable que Trump utilice esa residencia para el descanso.

El complejo residencial y hotelero de Mar-a-Lago consta de 18 acres que se extienden desde la Laguna Worth hasta el Océano Atlántico. Trump lo compró en 1985 y luego lo restauró hasta convertirlo en un club.

Diez años después de comprarlo comenzó a quejarse del ruido de los aviones que aterrizan o despegan a casi tres millas de distancia, donde está la terminal aérea que presta servicios a la ciudad de West Palm Beach y suburbios vecinos.

Mar-a-Lago tiene un estilo mediterráneo y su edificación principal de 75 pies de altura -según la demanda- sufrió daños a consecuencia de las vibraciones causadas por la cercanía de los aviones.

Pero además, Trump se quejó por el constante ruido que los aviones de pasajeros generan al pasar a poca altura tanto en sus maniobras de aterrizaje como de despegue.


La Torre Trump: así es el cuartel general del presidente electo

Loading
Cargando galería


RELACIONADOS:PolíticaDonald TrumpDemandasFlorida

Más contenido de tu interés