null: nullpx

Estos son los temas más espinosos que pueden discutir Trump y los líderes de la industria tecnológica

El presidente electo recibe el miércoles a ejecutivos de Apple, Facebook, Microsoft e IBM, luego que la mayoría de la industria se opuso a su elección.
12 Dic 2016 – 4:54 PM EST

Varios de los principales ejecutivos de la industria tecnológica se sumarán este miércoles a la peregrinación que pasa por el lobby y los elevadores dorados de la Trump Tower en Manhattan camino a una reunión con el presidente electo Donald Trump.

Pero, luego de una campaña en que la mayoría de ellos apoyó a su rival Hillary Clinton, ¿debatirán los temas más espinosos, en que sus posturas están enfrentadas con las del nuevo inquilino de la Casa Blanca?

Casi ninguno de los invitados ha hecho declaraciones sobre lo que espera de la reunión y las empresas tampoco han publicado comunicados al respecto. De hecho, los medios especializados confirmaron la asistencia de varios ejecutivos en base a conversaciones con fuentes anónimas.

Por lo tanto, no está claro si el encuentro terminará por ser una repetición del regaño de Trump a los representantes de las principales cadenas de televisión y otros comunicadores en noviembre o si servirá para fijar una agenda de temas comunes a trabajar en los próximos cuatro años.


La única que dijo qué espera de la reunión es Safra Catz, codirectora de Oracle, quien ya visitó a Trump en su torre en noviembre, lo que desató especulaciones de que se podría sumar al nuevo gabinete.

"Pienso decirle al presidente electo que estamos con él y que lo ayudaremos en cualquier forma en que podamos", dijo Catz, según el sitio Recode. "Si él puede reformar el código impositivo, reducir las regulaciones y negociar mejores acuerdos de comercio internacional, la industria de la tecnología de Estados Unidos será más fuerte y competitiva que nunca antes".

1) La agenda de Silicon Valley
Hay una lista de áreas en que las empresas de tecnología vienen presionando por cambios legales: quieren contratar más profesionales extranjeros, defienden la privacidad de sus usuarios en internet ante las agencias de seguridad y piden mantener la neutralidad del tráfico de datos en la red.


La difícil relación entre Trump y los gurús de Silicon Valley

Loading
Cargando galería

Pero, en las tres, Trump está en contra. Dijo que quiere cancelar las visas H-1B para profesionales inmigrantes. Criticó a Apple cuando ésta se negó a desbloquear un iPhone usado por los autores del ataque terrorista de San Bernardino. Y también se opuso a las reglas de neutralidad de la red que el gobierno de Barack Obama aprobó en 2015: éstas impiden que empresas de cable y telefonía den prioridad en sus 'cañerías' a algún contenido de internet por sobre otros.

2) Los ataques de Trump
Además, hay temas en que estas compañías se ven amenazadas por las posturas de Trump.

El presidente electo ha criticado a Amazon por el dominio que tiene del comercio electrónico y a Apple y a IBM por crear empleos en otros países como China e India. También atacó a Google por supuestamente suprimir información que beneficiaba a su campaña.

3) ¿Posible consenso?
Hay una posible zona de entendimiento para la reunión del miércoles.

Empresas como Apple, Facebook y Google generan miles de millones de dólares en ganancias en el extranjero. Muchas no quieren traer esos fondos a Estados Unidos hasta que cambie el impuesto que tienen que pagar sobre ellos (la tasa corporativa es de 35%).

Trump prometió una tasa impositiva de 10% por única vez para repatriar las ganancias acumuladas en el extranjero.

4) Dos elefantes en la habitación
Dado que Facebook y Google estarán sentados a la mesa, flotará en el aire el incómodo tema de las noticias falsas que circularon en sus plataformas durante la campaña, muchas de las cuales beneficiaron a la campaña de Trump. El propio Trump retuiteó y validó algunas de esas informaciones, por lo que es dudoso que le interese sacar el tema.

Por ahora, parece que los ejecutivos de Twitter, la plataforma preferida de Trump, no están invitados a la reunión. En los últimos días, medios como Buzzfeed han señalado que, basado en el efecto de sus tuits, el presidente electo debería ser suspendido de la red social por violar sus reglas de conducta.

Estas señalan que una cuenta puede ser cerrada por "incitar a otros a acosar a otro usuario". Un líder sindical de Carrier al que Trump criticó duramente en Twitter recibió después numerosas llamadas amenazantes, según el Washington Post.

Una cultura opuesta a la de Trump
La mera composición del grupo que se sentará a dialogar con Trump este miércoles es una muestra de lo diferentes que son sus visiones respecto de un político que ha mostrado poca sensibilidad hacia las minorías.

Estará uno de los más importantes directores de empresa en haber hecho pública su homosexualidad, el líder de Apple, Tim Cook. Llegarán inmigrantes como el indio Satya Nadella, CEO de Microsoft, y el sudafricano Elon Musk, líder de Tesla y SpaceX. Y, ante un presidente electo que habló de abusar de las mujeres, también estará una de las ejecutivas más prominentes de Silicon Valley, la jefa de operaciones de Facebook Sheryl Sandberg.

El choque cultural entre Trump y Silicon Valley va más allá. El presidente electo ha mostrado poco entendimiento de cómo funciona la tecnología actual, como cuando llamó a que el fundador de Microsoft y hoy filántropo Bill Gates ayude a "cerrar internet" o este mismo lunes, cuando tuiteó que las autoridades solo pueden descubrir a un hacker si lo agarran con las manos en la masa. (Tampoco ayuda que Trump niegue datos ya confirmados por el consenso científico, como el cambio climático).






El CEO de Amazon, Jeff Bezos, también asistirá, según reportes. Esto a pesar de que es uno de los que ha tenido cruces más fuertes con Trump. Éste, luego de investigaciones del Washington Post (propiedad de Bezos) que lo perjudicaron, dijo que había que investigar a Amazon.

Bezos respondió por Twitter con una oferta de mandar a Trump al espacio en uno de los cohetes de su empresa Blue Origin.


Pero, luego de la elección, Bezos mandó un mensaje conciliatorio en que dijo que mantenía la "mente abierta" ante la llegada de Trump al poder. (Su tuit generó reacciones encendidas de usuarios que dijeron que iban a cancelar su membresía Amazon Prime).


Entre los que no se espera que asistan están Meg Whitman, directora de HP, quien llamó a Trump "un demagogo deshonesto" durante la campaña, y Reid Hoffman, fundador de LinkedIn e inversionista, que llegó a prometer que donaría cinco millones de dólares si Trump revelaba sus declaraciones de impuestos antes de la elección.

Uno de los principales organizadores del encuentro es el inversionista Peter Thiel, miembro de la junta directiva de Facebook y prácticamente la única figura de relieve en Silicon Valley que apoyó a Trump, con lo que se ganó un puesto en su equipo de transición.

Igual que cuando invirtió medio millón de dólares en Facebook cuando era apenas un grupo de programadores en una casa de Palo Alto, Thiel emergió como el claro ganador en la relación entre Silicon Valley y la política por haber apostado a Trump. Sin embargo, sus esfuerzos por sumar a otros líderes tech al equipo de transición de Trump no han tenido mucho éxito: los únicos que lo han hecho son dos excolaboradores del propio Thiel.

Mark Woolway, ejecutivo de la startup Zenefits y exempleado de PayPal (que fundó Thiel), está en el equipo de transición del Tesoro, y Kevin Harrington, ejecutivo de Thiel Capital, en el del Departamento de Comercio, según el Wall Street Journal.

Publicidad