null: nullpx

¿Es Melania Trump la principal crítica de su esposo dentro de la Casa Blanca?

La primera dama insiste en su campaña contra el bullying, a pesar de que su esposo no para de ofender a sus detractores en redes e incluso muestre apoyo y solidaridad con esos que Trump ofende. Melania también ve CNN en el avión presidencial, aunque el mandatario prefiere que se vea Fox News. Ahora quiere que se cocine comida saludable en la Casa Blanca a pesar del gusto por la comida chatarra del presidente. ¿Acaso vive Donald Trump con su más acérrima crítica? ¿A qué juega ella?
20 Ago 2018 – 03:28 PM EDT
Comparte
1/17
Comparte
Una verdadera avalancha de críticas se desata cada vez que Melania Trump hace una aparición pública alrededor de su campaña para evitar el bullying cibernético, 'Be Best'. A pesar de los señalamientos, ella insiste en su objetivo. Este lunes ha hecho parte de una conferencia federal en la que ha llamado la atención a las compañías tecnológicas “para que provean a los niños con información y herramientas para tener hábitos sanos en las redes sociales”.
Crédito: Getty Images
2/17
Comparte
Imposible no notar que mientras la primera dama oía con cuidado los voceros de varias compañías digitales, grupos de jóvenes y organizaciones para la defensa de los niños, justamente en Twitter su esposo, el presidente Donald Trump, arremetía contra John Brennan llamándolo “el peor director de la CIA en la historia del país” y un “truco político”.
Crédito: Getty Images
3/17
Comparte
La divergencia entre esposa y esposo, entre las causas sociales de una primera dama y las acciones de su presidente, han sido explicadas por la vocera de Melania Trump no como un problema, sino como una ventaja a ser resaltada: “Espero que la mayoría de las personas en este país estén orgullosas de tener una primera dama fuerte e independiente que solo tenga en mente los mejores intereses de los niños”, ha dicho Stephanie Grisham. Crédito: Getty Images
4/17
Comparte
Pero, entonces ¿estamos hablando verdaderamente de una primera dama independiente? ¿Es, efectivamente, Melania Trump la menos Trump de la Casa Blanca? Crédito: Getty Images
5/17
Comparte
Según un reciente artículo publicado por el New York Times, el mismo presidente Trump habría persuadido a la primera dama para que eligiera una causa menos polémica que el ciberbuylling, una que sobre todo la expusiera a menos críticas. Crédito: Getty Images
6/17
Comparte
La respuesta de Melania fue, por el contrario, y en concordancia con su ‘supuesta independencia’, que ella iba a abrazar la causa que le hacía sentido y que era suficientemente fuerte como para lidiar con la polémica. Getty Images
7/17
Comparte
Esos atisbos de independencia –no sabemos a ciencia cierta si se puedan llamar disidencia– se hicieron notar también hace unas semanas cuando después de que Donald Trump arremetiera de forma grosera y desafiante contra el jugador de básquet LeBron James al que llamo poco inteligente, ella de inmediato sacara un comunicado defendiendo todo el trabajo que el jugador ha hecho con las escuelas para niños. Crédito: Getty Images
8/17
Comparte
“Parece que LeBron James está trabajando para hacer cosas buenas en nombre de nuestra próxima generación y, como siempre lo ha hecho, la primera dama alienta a todos a tener un diálogo abierto sobre los problemas que enfrentan los niños hoy en día”, dijo en su momento en un comunicado. Crédito: Getty Images
9/17
Comparte
La reserva en la que se ha movido la primera dama desde que asumió su rol ha hecho que incluso para los corresponsales que cubren a diario los avatares que ocurren al interior de la Casa Blanca sea realmente difícil entender cuál es su rol y su postura.

Crédito: Getty Images
10/17
Comparte
Cuando, por ejemplo, el 21 de junio Melania Trump decidió ser la primera y única de la Casa Blanca en ponerle la cara a la crisis que se había desatado en la frontera entre Estados Unidos y México a raíz de la aplicación de la política de ‘tolerancia cero’ que había traído consigo la separación de familias, el letrero estampado en su chaqueta que decía: “A mí no me importa, ¿a ti sí?”, dejó desconcertados a todos.
Crédito: Getty Images
11/17
Comparte
La lectura más obvia que más se expandió en los medios, fue que ese mensaje era enviado a todos aquellos que estaban clamando por el dolor que estaban viviendo las familias de inmigrantes. Melania estaba haciendo un acto protocolario y no un verdadero gesto político de tratar de entender la crisis. Crédito: Getty Images
12/17
Comparte
Sin embargo, el presidente Trump se apresuró a decir que en realidad esa era una contundente misiva contra los medios. Pero unas semanas después, según el New York Times, fuentes cercanas a la primera dama explicaron que el verdadero objetivo que buscaba Melania era mandarle un mensaje a los propios miembros de la Casa Blanca que se habían opuesto a su intención de visitar en un centro de detención en la frontera.
Crédito: Getty Images
13/17
Comparte
De ser cierta esa lectura, de nuevo, la primera dama habría marcado una postura distante entre el ala este de la Casa Blanca y el ala oeste dominada por Donald Trump y sus representantes de gobierno. Crédito: Getty Images
14/17
Comparte
La distancia física entre el presidente Trump y la primera dama existe y ha sido reportada por varios testigos cercanos que incluso aseguran que duermen en cuartos separados no solo en la Casa Blanca sino cuando viajan y se quedan en suites distintas. ¿Pero podría esa distancia ser eco además de una verdadera divergencia de posturas y de miradas? Crédito: Getty Images
15/17
Comparte
Melania Trump es ella misma una inmigrante, se ha confirmado que sus padres se hicieron ciudadanos estadounidenses justamente a través de la tan vilipendiada por el presidente “inmigración en cadena” y además las noticias han registrado que a pesar de que le indigne a su marido, a ella le gusta ver CNN en el avión presidencial, un desafío a las órdenes de solo sintonizar Fox que ha hecho Trump. Crédito: Getty Images
16/17
Comparte
La duda permanece. Para los seguidores conservadores del presidente, la reserva de la primera dama no es evidencia de nada más que de una fiel y leal compañera. Para los críticos del gobierno, por el contrario, su silencio sería una especie de delator de que ella es una víctima encerrada a la que no se le permite expresar su postura. Crédito: Getty Images
17/17
Comparte
Recientemente, también se ha informado que Melania Trump ha dado una clara instrucción a los chefs de la cocina de la Casa Blanca: tendrán que cocinarle menús más sanos al presidente que insiste en comer dos porciones de helado en sus comidas. Pero ese acto de marcar distancia con los malos hábitos alimenticios de su esposo, puede ser leído también como un acto de cuidado y de amor. Así que no queda más que lanzar la pregunta: ¿A qué juega Melania Trump? Crédito: Getty Images
Comparte
En alianza conCivic Science

Más contenido de tu interés