null: nullpx

El despido de Comey aumenta la presión para nombrar un fiscal independiente para el 'Rusiagate'

Destacados demócratas han solicitado una figura alejada de la Casa Blanca para continuar la investigación sobre los lazos entre la campaña de Trump y Moscú, mientras que algunos republicanos han criticado la decisión del presidente.
10 May 2017 – 10:11 PM EDT

Tras el despido de James Comey, director del FBI, el Partido Demócrata, a través de su líder de la minoría en el Senado, solicitó un fiscal especial independiente para investigar los lazos entre el entorno de Donald Trump y Rusia, una pesquisa que hasta ahora quedaba bajo la supervisión de Comey.

En una comparecencia de prensa, Chuck Schumer criticó la medida tomada por Trump y la calificó de "gran error". En su intervención, resaltó que el FBI estaba investigando -tal como confirmó Comey ante el Congreso- las conexiones entre Moscú y la campaña de Trump durante las pasadas elecciones para influenciar en el resultado electoral.

"¿Estas investigaciones estaban demasiado cerca de casa para el presidente? ", preguntó Schumer. El demócrata rechazó las razones dadas por Trump y el Departamento de Justicia para justificar el despido de Comey -que lo acusaron de haber manejado mal la investigación de los correos de Hillary Clinton- y apuntó la necesidad de que las investigaciones de la agencia continúen bajo una supervisión independiente.

"La única manera en que los estadounidenses pueden tener fe en esta investigación es con el nombramiento de un investigador especial independiente que no tenga miedo", recalcó.

Para Schumer, el cese de Comey "no es una coincidencia" por lo que pidió que "la investigación (del 'Rusiagate') tiene que ser llevada lo más lejos posible de esta Casa Blanca y tan lejos como sea posible de alguien que el presidente Trump haya nombrado". Si no es así, "cada estadounidense sospechará con razón que la decisión de despedir a Comey forma parte de una tapadera", añadió.

Las palabras de Schumer fueron secundadas inmediatamente por sus compañeros, entre ellos el senador Patrick Leahy, el demócrata que más tiempo lleva en la Cámara. Leahy criticó la decisión de Trump afirmando que se hizo en "mitad de una de las investigaciones sobre seguridad nacional más importantes de la historia de nuestro país, una que implica a funcionarios de la campaña de Trump y su administración".

Por su parte, Adam Schiff, el demócrata de mayor rango en el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes afirmó que el cese "plantea profundas preguntas acerca de si la Casa Blanca está interfiriendo descaradamente en una cuestión penal".

"Tomar esta decisión sin abordar el profundo conflicto de intereses del presidente y el fiscal general nos remite a una decisión tomada de manera capciosa por el presidente Nixon", continuó.

Otra voz que se sumó a la petición de una figura independiente fue el demócrata Mark Warner, vicepresidente del Comité de Inteligencia del Senado, quien señaló que es necesaria para poder reconstruir la "confianza".

Republicanos preocupados

Pero los demócratas no fueron los únicos que no vieron con buenos ojos el despido de Comey. Con menos ímpetu, pero sí con preocupación, reaccionaron algunos miembros del Partido Republicano. Es el caso de Richard Burr, el senador que dirige la investigación sobre Rusia en el Senado.

En un comunicado, Burr afirmó que se siente "preocupado por el momento y el razonamiento para el despido de Comey". El senador John McCain también mostró su "decepción", mientras que Bob Corker, que forma parte del comité de Relaciones Exteriores dejó claras sus preocupaciones.

Más allá fue Justin Amas, un miembro del Freedom Caucus de la Cámara, quien en un mensaje en Twitter anunció que ya está trabajando para que se cree de una comisión independiente que investigue la interferencia de Rusia en las elecciones estadodunidenses.


Una ventaja de una comisión independiente es que los miembros no serían necesariamente miembros del Congreso, lo que garantizaría un mayor aislamiento político. Además, sus miembros serían elegidos equitativamente por los dos grandes partidos, y por tanto la Comisión no sería un reflejo de la composición del Congreso donde los republicanos son mayoría.

Pero no solo le llovieron críticas al presidente este martes. Kellyanne Conway, consejera de Trump, salió en defensa de la decisión de terminar con la carrera de Comey al frente del FBI afirmando que no se trata de una tapadera, tal como denunció Schumer.

En una tensa entrevista con el periodista Anderson Cooper en CNN, Conway resaltó que el despido "no tiene nada que ver con Rusia" y señaló que "el presidente no está bajo investigación".

Los 10 momentos que llevaron a la abrupta salida de James Comey del FBI

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:PolíticaDonald TrumpFBI

Más contenido de tu interés