null: nullpx

El Congreso da el visto bueno final a la reforma que reduce más impuestos a las corporaciones en la historia de EEUU

La propuesta de ley reducirá los impuestos de manera significativa a las corporaciones y los ricos. También agregará 1.5 billones de dólares al déficit fiscal. Se espera que sea firmada por el presidente.
19 Dic 2017 – 02:26 PM EST

La Cámara de Representantes aprobó este miércoles por segunda vez la ley de reforma fiscal, último paso antes de que el presidente Donald Trump la firme. El Senado ya había aprobado en la madrugada este proyecto que en el corto plazo significa -según Trump-, el mayor recorte de impuestos de la historia, aunque en el largo plazo tendrá un impacto positivo solo para el 1% de los que más ganan.

La medida es realemente el mayor recorte de impuestos a corporaciones de las últimas décadas, sin embargo muchos expertos indican que no es la mayor rebaja general de taxes de la historia de Estados Unidos para las clases medias, que además verán subir sus impuestos en menos de una década.

Con 51 votos a favor y 48 en contra, la Cámara Alta –de mayoría republicana– aprobó el texto. Finalmente, contó con el respaldo de todos los legisladores republicanos presentes, pese a que algunos habían mostrado públicamente su disconformidad con el proyecto de ley y amenazaban con no votarlo, mientras que la oposición demócrata se opuso en bloque.

La reforma, que el martes fue aprobada en la Cámara de Representantes –el segundo voto, que fue debido a cambios realizados en el Senado–, reduce drásticamente el impuesto que pagan las corporaciones de 35% a 21% y baja la tasa impositiva de aquellos que tienen mayores ingresos de 39.6% a 37%.

Los senadores demócratas hicieron modificar tres artículos menores que violan, según ellos, las reglas de procedimiento senatorial, especialmente un artículo del senador conservador Ted Cruz que habría autorizado a los padres que escolaricen a sus hijos en sus domicilios a aprovecharse de ventajas fiscales reservadas a la enseñanza superior.

Las dos cámaras del Congreso deben adoptar textos idénticos, por lo cual con las modificaciones el proyecto del Senado volvió este miércoles a la Cámara de Representantes, aunque esta nueva revisión no cambió el resultado de la votación ya realizada: salió adelante sin problemas con 224 votos a favor y 201 en contra.


Nada más conocerse el resultado de la votación final de hoy, el presidente tuiteó que "¡estamos dando un recorte de impuestos histórico para los estadounidenses!". Y en una alocución en la Casa Blanca, acompañado por algunos de los republicanos del Congreso y el vicepresidente Mike Pence, aseguró que con este texto el país "no perderá más compañías" y que al menos cuatro billones de dólares "regresarán a este país". "Estamos haciendo a Estados Unidos grandioso de nuevo", señaló el mandatario.

Ahora, al texto ya solo le queda ser firmado por Trump este miércoles.

"¿Qué importa? Estamos muy contentos de poder votar dos veces la baja de impuestos", ironizó el legislador republicano Kevin Brady en declaraciones a la cadena Fox News, cuando se supo que la Cámara debía volver a votar.

Durante las votaciones hubo protestas en ambas cámaras en contra de la refoma. Al grito de "¡Maten esa ley, no a nosotros!" interrumpieron en la sesión del Senado al aprobarla.

Victoria para Trump

La iniciativa, que no obtuvo ningún voto demócrata, será la primera gran victoria legislativa del mandatario, tras el fracaso para derogar el Affordable Care Act, conocido como Obamacare.

El proyecto contó el martes en la Cámara Baja con 227 votos a favor y 203 en contra (todos los demócratas y 12 republicanos).

"Sabemos que en este país no estamos alcanzando nuestro potencial. Y sabemos que una de las mejores cosas que podemos hacer para alcanzarlo es aprobar este proyecto reforma fiscal", dijo Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes, antes del voto. Ryan llegó a calificar el voto como un "punto de inflexión".

El presidente Trump publicó un mensaje en Twitter en el que mostró su satisfacción por lo que considera será la "mayor" reforma fiscal en la historia de EEUU y adelantó que si se aprobaba de nuevo en la Cámara de Representantes habría una rueda de prensa este miércoles a las 13:00.


Horas antes felicitó a los congresistas republicanos que votaron a favor en la Cámara de Representantes. "Felicidades a Paul Ryan, Kevin McCarthy, Kevin Brady, Steve Scalise, Cathy McMorris Rodgers y a todos los grandiosos republicanos de la Cámara que han votado a favor de recortar tus impuestos".

El proyecto, denominado "Tax Cut and Jobs Act", es la iniciativa legal que más reduce impuestos a las corporaciones en toda la historia de EEUU y a la totalidad de los estadonidenses, aunque estos recortes vencen en ocho años, una de las principales críticas de la oposición demócrata que asegura que tras una década serán los más ricos lo que se beneficiarán.

El texto incluye asimismo dos grandes reivindicaciones de los conservadores: la anulación de la multa impuesta por el Obamacare a quienes no cuenten con seguro de salud y la apertura de tierras protegidas de Alaska a la extracción de petróleo.

Además, suma 1.5 billones de dólares al déficit fiscal y 20 billones de dólares a la deuda nacional en los próximos 10 años.

Los promotores de la reforma apelan al 'efecto cascada', que sugiere que si las grandes corporaciones tienen más dinero para invertir y gastar, eso redundará en más crecimiento, empleos y aumentos de sueldos. Sin embargo, la historia reciente de EEUU demuestra que no necesariamente ha sido así, especialmente después de los recortes de la era Reagan y durante George W. Bush.

Una encuesta publicada este martes por CNN y SSRS indica que el 55% de los estadounidenses se opone a la ley, mientras que 33% la aprueba.

En detalle, los estadounidenses recibirán en promedio 1,600 dólares más en 2018, aunque los más beneficiados serán los más ricos. El Tax Policy Center, que analizó el proyecto de ley en su última versión, dijo que los contribuyentes que ganan 733,000 dólares anuales o más recibirán un recorte de impuestos de 50,000 dólares anuales o 3.4% menos. Los que están en la clase media que ganan entre $49,000 y $86,000 pagarán 900 dólares menos que en el actual sistema de deducciones, es decir 1.6% menos.

Los estadounidenses con menos ingresos recibirán apenas 0.4% de recortes.

Aunque el proyecto de ley fue modificado en varias oportunidades, el impacto al fisco sigue siendo importante. La reducción de impuestos será permanente para las empresas, pero sólo durará hasta 2025 para los hogares, a falta de un acuerdo a más largo plazo. Así, el aumento del poder de compra de las familias se erosionará progresivamente en la próxima década, hasta desaparecer para la mitad de ellas en 2027, según un informe del Tax Policy Center.

"La mayoría de los contribuyentes tendrá recortes en un principio, con los mayores beneficios a aquellos que más ingresos tienen. Después de 2025, cuando casi la totalidad de los recortes establecidos en el proyecto de ley expirarán, solo las personas con altos ingresos tendrán un beneficio significativo", aseguró Howard Gleckman, miembro del Tax Policy Center.

Regalo de Navidad

Sarah Sanders, portavoz de la Casa Blanca, celebró el voto de la Cámara de Representantes del martes durante la rueda de prensa diaria y afirmó que el presidente Trump está más cerca de poder ofrecer "la reducción de impuestos para Navidad".

Para los demócratas, la ley es un regalo de Navidad... pero para los más ricos y las empresas.

"Recuerden este día", dijo Nancy Pelosi, líder de la bancada demócrata en la Cámara Baja, que considera a la reforma como "un robo puro y duro a la clase media".

"El Partido Republicano ha traicionado a las familias trabajadoras. Este engaño fiscal se lleva miles de millones de la clase media y se los entrega a los donantes de los republicanos y a las corporaciones adineradas", indicó Tom Pérez, presidente del Comité Nacional Demócrata en un comunicado.

"Y no solo eso, como si no fuera suficiente arruinar a la clase media no es suficiente para satisfacer la avaricia republicana, el proyecto que han apoyado va a eliminar también el cuidado de la salud de millones de estadounidenses", añadió.

Trump dice una cosa y sus subordinados la contraria: así contradice al presidente su propio equipo

Loading
Cargando galería
Publicidad
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.