null: nullpx
Obamacare

Trump ante el fracaso de su propuesta de salud: "Dejemos que Obamacare explote"

El presidente no pudo ocultar su frustración por su derrota en el Congreso para hallar los votos necesarios para aprobar su reforma sanitaria. Mientras tanto, las organizaciones celebraban y catalogan lo ocurrido como "la mejor movida" de esta administración.
25 Mar 2017 – 9:22 PM EDT

Tras su derrota en el Congreso para aprobar su propuesta de salud para derogar Obamacare, el presidente Donald Trump aseguró que pasaría la página, que continuaría trabajando en otros temas como su reforma tributaria y que por ahora dejaría que el sistema de salud que heredó colapsara.

"Dejemos que Obamacare explote", dijo el mandatario desde el salón Oval al aceptar la derrota. "Obacamare está estallando y estallará todavía más, y no será algo agradable de ver".

Pero aunque Trump lo asegure, la evidencia lo contradice: los datos más recientes indican que más de 20 millones de personas que carecían de cobertura ahora tienen un seguro. Si este viernes se hubiera votado a favor de desmantelar el Affordable Care Act, unos 14 millones de personas hubiesen quedado en riesgo de perder su cobertura de salud para 2018, según lo estimó la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO).

Los republicanos han insistido por meses en que la reforma sanitaria de Obama está destinada al fracaso, pero cada vez se inscribe más gente joven (quienes suelen estar más sanos) y a pesar de que las primas estén subiendo —especialmente en estados que no expandieron Medicaid— eso no está afectando los costos de muchos consumidores gracias a los subsidios. El ACA no es perfecto, los expertos coinciden en que necesita ajustes, pero derogarlo y sustituirlo por el American Health Care Act ya no es una opción.


Esta semana Trump presionó a los republicanos para alcanzar los 215 votos necesarios para que la propuesta fuese aprobada. El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, entró y salió de la Casa Blanca en distintas ocasiones; el vicepresidente Mike Pence también buscó los votos entre los republicanos conservadores y se reunió con representantes del Freedom Caucus, quienes fueron los que más se opusieron a la propuesta de ley por considerarla más de lo mismo que criticaron en Obamacare.

"Estuvimos muy, muy cerca. Nos faltaron 10 o 15 votos", dijo sin esconder su frustración, aunque midió las palabras para referirse a los republicanos y prefirió culpar de su derrota a los demócratas. " Estoy decepcionado con esto, y también un poco sorprendido, para ser honesto (...) Aprendimos mucho sobre lealtad y sobre el proceso de cazar votos".


Que los republicanos en el Congreso no consiguieran el apoyo entre sus propios partidarios para aprobar el proyecto de ley de salud es un duro revés para Trump, que vendió insistentemente la idea de la derogación de Obamacare desde la campaña para complacer las peticiones de sus propios compañeros de partido.

"La democracia triunfó"

La organización de defensa de los derechos civiles ACLU celebró que el presidente Trump retirara su proyecto del Congreso: "La democracia triunfó", dijo en un comunicado su director político, Faiz Shakir, al considerar que la decisión ha sido "la mejor movida" de su gobierno. "Los estadounidenses hicieron escuchar su voz fuerte y claro y los políticos escucharon".

Al mismo tiempo, señaló que el activismo logró decir "no a esta agenda peligrosa", al rechazo de Planned Parenthood y de las coberturas para personas mayores o de bajos recursos, al veto al aborto y a los beneficios esenciales de cobertura en maternidad o para emergencias. "Está claro que millones de estadounidenses se abrazaron al progreso y no quieren volver atrás", aseguró Shakir.

Según el comunicado, la organización envió más de 200,000 correos a los representantes en la cámara pidiéndoles que rechazaran la derogación de Obamacare.


Jessica González Rojas, directora ejecutiva del National Latina Institute for Reproductive Health, que busca empoderar a mujeres latinas sobre sus derechos reproductivos, considera que la salida que tomó la propuesta es "un alivio". "El American Health Care Act (AHCA) es vergonzoso, con poca visión de futuro y es un intento desastroso de bloquearle a millones de personas, incluyendo a latinos, la atención en salud que necesitan".

Por su parte, desde el movimiento que apoya a pacientes con problemas mentales y con adicciones, el National Council for Behavioral Health, su presidenta Linda Rosenberg analiza lo ocurrido como "una victoria" para las organizaciones de derechos civiles. "Nos oponemos profundamente a cualquier propuesta que pueda dañar a la gente (...) Las enfermedades mentales y las adicciones no pueden verse como un tema de los partidos, son temas humanos".

En fotos: los mensajes de los estadounidenses en rechazo a Trumpcare

Loading
Cargando galería
Publicidad