null: nullpx

Cómo votaron realmente los latinos: ¿Quién sabe?

¿Por qué las cifras sobre el voto hispano variaron tanto entre los diferentes encuestadores? Resulta que no se ponen de acuerdo en cómo definir a un votante latino.
18 Nov 2016 – 6:08 PM EST

En el dramático período luego de las elecciones de la semana pasada, muchos líderes latinos y estrategas demócratas quedaron atónitos cuando los grandes medios revelaron que menos hispanos votaron por Hillary Clinton en estas elecciones que los que votaron por Obama en 2012.

¿Cómo podría suceder algo así, teniendo en cuenta la retórica anti-inmigrante y divisiva de Donald Trump?, se preguntaron.

Algunos, como el profesor Matt Barreto, cuestionaron los datos usados por los grandes medios como CNN, The Associated Press y Univision, que se desprendían de una encuesta a boca de urna completada por la empresa Edison Research.

"¿Es esta realmente la comunidad hispana?", preguntó Barreto, cuya empresa de sondeos Latino Decisions trabajó para la campaña de Clinton y condujo su propia encuesta de voto hispano.

Según la encuesta de Latino Decisions, a Clinton le fue mucho mejor entre los hispanos que lo que mostraba la encuesta de Edison Research, por lo que Barreto cuestionó la metodología de Edison: "Esa encuesta de salida es solo otra encuesta, y no es especialmente buena", dijo Barreto. "Es solo una de muchas encuestas. Sin embargo la consideran la Biblia".

Por su parte, el co-fundador de Edison Research, Joe Lenski, defendió la encuesta de salida en una entrevista con Univision Noticias y acusó a Latino Decisions de una "jihad", agregando que Barreto tenía una agenda partidista para "hacer lucir bien a Hillary Clinton".

Añadió: "Latino Decisions ... es un grupo de defensa y obviamente está en desacuerdo con cualquier hallazgo que no coincida con sus hallazgos".

Entonces, ¿a qué se debe esta guerra verbal sobre las cifras de las encuestas?

Univision Noticias analizó los datos y descubrió que el problema entre los encuestadores plantea preguntas difíciles sobre el tamaño y la identidad étnica de la creciente comunidad latina de la nación.

Los encuestadores no pueden siquiera ponerse de acuerdo sobre quién se considera un votante latino. Luego están los problemas relacionados con la geografía y la demografía de la muestra de votantes seleccionados para ser entrevistados, incluyendo su nivel de educación, riqueza y cuándo llegaron a Estados Unidos.

La controversia surgió en parte por la amplia variación en los resultados de votación que obtuvieron los encuestadores.

La encuesta de Edison Research - conocida como la National Election Pool - fue encargada por las grandes compañías de medios de comunicación; en ella Clinton ganó el voto latino por la friolera de 36 puntos: 65% a 29%.

Suena impresionante, ¿verdad? Sin embargo, en 2012 el presidente Barack Obama venció a su oponente republicano Mitt Romney por 44 puntos: 71% a 27%, según la encuesta de salida de ese año, también realizada por Edison.


Edison entrevistó a 25,000 personas en todo el país. De ellos, 2,000 eran hispanos. Las entrevistas fueron 60% en recintos y 40% por teléfono

La encuesta rival realizada por Latino Decisions, por otro lado, reveló que los votantes hispanos apoyaron a Clinton por un margen mucho mayor, de 60 puntos (79% a 18%), una cifra nueve puntos por encima del margen de 52 puntos que obtuvo Obama en 2012 sobre Romney (75% a 23%).

Estas cifras convencen más a algunos politólogos que las de Edison.

"Tengo dudas sobre la encuesta de salida (de Edison de 2016)", dijo Alan Abramovich, profesor de ciencias políticas de la Universidad Emory en Georgia. "Simplemente no tiene sentido que a Trump le haya ido mejor con los latinos que a Romney, quien no se la pasó insultándolos durante toda la campaña".

"Los números desafían el sentido común", agregó Frank Sharry, director de America's Voice, un grupo de derechos de los migrantes en Washington DC. "El análisis demuestra que los latinos se presentaron a las urnas en cifras récord y Trump obtuvo menos votos que Romney a nivel nacional", añadió, señalando que Romney fue mucho más respetuoso con los latinos.

De los más de 27 millones de latinos que estaban registrados para votar en noviembre, solo la mitad — unas 13 millones de personas — en realidad votaron, un ligero aumento en comparación con 2012. La ventaja de Clinton con los latinos fue superada por el amplio margen de blancos no hispanos y con menor nivel de educación en varios estados clave (Florida, Pennsylvania, Ohio, Wisconsin y Michigan) que apoyaron a Trump.

Sin lugar a dudas, la mayoría de los encuestadores estaban ofreciendo mea culpas el día después de las elecciones, pues solo con algunas raras excepciones todos predijeron una victoria de Clinton. Con la reputación hecha trizas, las empresas encuestadoras están ocupadas examinando donde falló su metodología.

Pero para los latinos, lo que está en juego es mucho más que la reputación y la metodología de las dos empresas encuestadoras. Los grupos de derechos de migrantes recalcan que una evaluación precisa del voto latino en 2016 es crucial para determinar el poder electoral de los hispanos a raíz de la victoria de Trump.

"Si se mantiene la narrativa de que los latinos defraudaron en un momento de máximo peligro para la comunidad, no solo es erróneo, sino peligroso", dijo Sharry, de America's Voice. "Los republicanos se sentirán envalentonados para atacarlos y los demócratas tendrán menos posibilidades de defenderlos".

"Necesitamos saber la verdad", dijo el congresista Xavier Becerra, presidente del Caucus Congresional Demócrata, a Univision Noticias.

Becerra asegura que hay una preocupación creciente por "la extensa tergiversación por parte de los grandes medios” del voto latino en estas elecciones, por lo que pedirá a Edison Research que someta sus datos y su metodología.


Otros dicen que los latinos demócratas están llorando sobre la leche derramada. "Están tratando de promover esta narrativa de que hay un bloque monolítico de votantes latinos. Eso no es así", dijo Alfonso Aguilar, un abogado de inmigración republicano en Washington y presidente de la Asociación Latina de Principios Conservadores. "Esto es ridículo. Lo hicieron bien. Hillary ganó el voto latino", agregó, señalando que él no votó por Trump.

Los críticos de la encuesta de salida de Edison argumentan que su metodología no capturó una representación precisa de votantes hispanos, ya que no tomó en cuenta los distritos electorales con alta densidad de latinos de bajos ingresos donde los hispanos favorecieron fuertemente a Clinton. En cambio, prefieren la encuesta de Latino Decisions.


Latino Decisions enfocó sus esfuerzos en entrevistar a latinos, con una muestra de 5,600 personas, todas entrevistadas por teléfono


Pero, ¿quién tiene la razón?

Es difícil decirlo, pues las dos empresas utilizan metodologías diferentes. Además, las cifras finales de las elecciones aún no se han emitido y ambas compañías todavía están procesando datos de los distritos electorales. Tendremos una mejor idea dentro de seis meses cuando la Oficina del Censo de Estados Unidos publique su propia encuesta electoral que recopila datos sobre participación, edad, raza y origen.

Edison encuestó a 25,000 personas en todo el país: 60% en distritos electorales y 40% por teléfono. De ellas, 2,000 eran hispanas, según Lenski. El número de encuestados varía de estado a estado, yendo desde 1,466 en Nueva York hasta 4,000 en Florida.

La encuesta de Latino Decisions en vísperas de las elecciones se enfocó casi exclusivamente en los votantes latinos, con una muestra de 5,600 encuestados, todos entrevistados por teléfono.

Parte de la confusión se deriva de la definición utilizada por Latino Decisions y Edison Research para identificar a los votantes latinos en sus cuestionarios. Latino Decisions dijo que les pide a todos los encuestados que se identifiquen a sí mismos mediante una sencilla pregunta sobre si son blancos, hispanos, afroestadounidenses o asiáticos.

Edison Research dijo que hizo lo mismo, pero más adelante añadió una pregunta sobre la ascendencia: "¿Es usted de ascendencia hispana o latina?"


Edison encontró que un 8% de los entrevistados escogió "hispano" como su raza y 3% se identificó como descendiente de latinos/hispanos

Edison descubrió que el 3% de todos los encuestados no escogió hispano en la pregunta sobre la raza, pero sí en la pregunta sobre la ascendencia hispana/latina, incluyendo un 2% de los blancos, 4% de los negros, el 1% de los asiáticos y el 15% de los "otros", probablemente los que se identifican a sí mismos como multiraciales.

Lenski dijo que Edison considera que este método de dos preguntas ayuda a capturar más ciudadanos hispanos asimilados, quienes viven en los suburbios, no hablan español y se ven menos afectados por las cuestiones de inmigración pues tienen una larga historia familiar en el país, quizás hasta varias generaciones atrás.

Los resultados de las dos preguntas son reveladores. Aquellos que se auto-identificaron como hispanos en la primera pregunta votaron 70% a 25% por Clinton. Pero ese margen se redujo dramáticamente entre aquellos que dijeron que eran de ascendencia hispana en la segunda pregunta: 50% a 43% por Clinton. Cuando se fusionaron ambas, el apoyo a Clinton bajó de 70% a 65% y el apoyo a Trump aumentó de 25% a 29%.


El apoyo de Clinton entre los descendientes de hispanos disminuyó cuando se juntaron ambas cifras

Lenski dijo que el método de Edison refleja un nuevo estándar para la medición de la raza y la etnia introducido por la Oficina del Censo de Estados Unidos en 2010.

Los críticos dicen que Edison está abarcando demasiado.

"Esta es la primera vez que escucho eso", dijo Barreto. "Va en contra de la ciencia social. Casi todo el mundo utiliza la primera definición de lo que se considera a sí mismo".

Algunos encuestadores coinciden.

"Nunca se hace esa pregunta (de los ancestros). Sencillamente no hacemos eso", dijo Eduardo Gamarra, un politólogo de la Universidad Internacional de la Florida, quien también dirigió una operación de sondeo electoral enfocada en los hispanos, New Latino Voice, en asociación con una empresa de publicidad móvil, Adsmovil. "En las encuestas siempre les pedimos a las personas que se identifiquen a sí mismas".

El director de Investigaciones Hispanas en el Centro de Investigaciones Pew, Mark Hugo López, señaló que el método de Edison planteó cuestiones legítimas y de larga data sobre la identidad hispana.

"Hablamos de divisiones raciales en Estados Unidos, pero no es tan sencillo como podría parecer", dijo.

En cuanto a la encuesta de salida, dijo: "Algunas personas pueden responder 'blanco' a la pregunta sobre la raza y luego 'hispano' en la etnia. Parece que Edison está intentando tener una medida de la etnia tan amplia como sea posible. ¿Es demasiado amplia? Eso no lo sé." (En el censo de 2010, más de la mitad de la población hispana se identificó como blanca).

Las cuestiones de ascendencia generalmente se consideran de forma independiente del sondeo del voto latino, dijo López.

El director de investigaciones agregó que las propias encuestas de Pew hacen una pregunta simple: "¿Es usted hispano o latino?" Una pregunta de seguimiento pregunta dónde nació la persona y si es un ciudadano.

"No lo hacemos al estilo de Ancestry.com. Hay posibilidades de que existan personas de origen hispano que no se consideren a sí mismas hispanas. Eso se lo dejamos a ellas", dijo.

La Oficina del Censo de Estados Unidos hace varias preguntas acerca de la raza y la etnia, aunque utiliza un método diferente al de Edison, ya que no considera los hispanos o latinos como una raza.


En su lugar, en su censo decenal, primero pregunta sobre el "origen" hispano, con una lista de los países a elegir. Una segunda pregunta se enfoca en la raza, con una lista que incluye blanca, negra, asiática y china, pero no hispana o latina.

El censo decenal no pregunta específicamente acerca de la ascendencia de una persona.

Una encuesta socioeconómica anual más detallada realizada por la Oficina del Censo - la encuesta sobre la comunidad estadounidense - sí hace esa pregunta: "¿Cuál es su ascendencia u origen étnico?"

Se le envía a un pequeño porcentaje de la población en forma rotativa durante toda la década.

Las normas de la Oficina del Censo, establecidas por la Oficina de Administración y Presupuesto en la Casa Blanca, reconoce que la raza es un tema confuso que se superpone entre los europeos y los hispanos blancos, así como entre los negros y los hispanos.

"Reconocemos que la raza y la etnia no son valores cuantificables", dijo la Oficina del Censo en un informe de 2013. "En lugar de ello, la identidad es una mezcla compleja de la familia y el entorno social, construcciones históricas o socio-políticas, experiencias personales, contexto, y muchos otros factores inconmensurables".

Latino Decisions dice que lo que les concierne, incluso más que la cuestión de la identidad latina, es la selección de distritos electorales por parte de Edison. "Ellos eligen los distritos y los agrupan. No se pusieron una venda en los ojos y escogieron al azar. Cuando se hace eso, no se está permitiendo que las cosas sucedan al azar", dijo Barreto. "Si ese distrito electoral es un caso atípico y no representativo del público en general, se termina replicando un error, y aumentándolo".

Lenski dijo que la encuesta nacional se realizó en 350 localidades agrupadas de todo el país, con encuestas adicionales en 28 estados. En total, Edison envió encuestadores a 933 lugares del país. Sin embargo, declinó especificar qué distritos habían sido seleccionados.

"No queremos que esas listas se publiquen y alienten a personas ajenas, ya sea de las campañas o de otros grupos, a enviar gente a los lugares de nuestra encuesta de salida para tratar de influir en el resultado de la encuesta", dijo Lenski. La compañía también quería proteger la privacidad de los encuestados cuyos datos se guardan en un archivo.

Esa falta de transparencia preocupa a algunos críticos que temen que las encuestas de salida pueden haberse centrado demasiado en vecindarios culturalmente mixtos en un esfuerzo por capturar una sección transversal de la población nacional general. Esos distritos tienden a ser de mayoría más blanca, más rica y mejor educada que el resto, dijo Barreto. Los distritos de vecindarios más pobres y con alta densidad de minorías probablemente fueron ignorados, dijo.

"A diferencia de las encuestas de salida, (los encuestadores de Latino Decisions) tenemos una distribución en todas las geografías posibles", explicó, señalando además la crítica de Edison de su propia encuesta de salida de 2004.

"Con una muestra nacional de 250 distritos se puede hacer una buena estimación de todas las características generales del electorado, pero (esa metodología) no está diseñada para producir estimaciones muy fiables de las características de los grupos demográficos pequeños y agrupados geográficamente. Estos grupos tienen efectos de diseño mucho mayores y, por lo tanto, mayores errores de muestra", escribió la compañía.

Barreto citó datos del Censo de Estados Unidos que mostraban que el 48% de los latinos viven en vecindarios de mayoría hispana, y expresó dudas de que la muestra de la encuesta de salida de Edison llegara a igualar eso.

Edison le dijo a Univision que el 40% de los votantes hispanos en la encuesta de salida dijeron que tenían un título universitario. Aunque esa cifra era mucho más alta que el promedio nacional - 30% - "no hubo diferencia significativa en nuestra encuesta en cuanto a cómo los universitarios hispanos dicen haber votado en comparación con los hispanos que no han asistido a la universidad", dijo Lenski.

Barreto también puso en duda que Edison hubiera realizado en español una cantidad suficiente de entrevistas, señalando que el 30% de los votantes hispanos en Estados Unidos prefiere el español.


Eso podría afectar la precisión de la encuesta de salida pues los hispanos que hablan inglés son más proclives a votar por los republicanos.

Edison le dijo a Univision que, dependiendo del estado, entre el 4% y el 14% de sus entrevistas de encuestas de salida de hispanos se realizaron en español.

"Ofrecemos las entrevistas en español por teléfono y ofrecemos cuestionarios en inglés y español en todos los centros de votación con más de un 20% de población hispana, según el Censo de Estados Unidos", dice Lenski.

Los entrevistadores reciben capacitación que incluye un manual para leer, un video de capacitación en línea de 15 minutos y deben hacer un examen. Todos los entrevistadores también participan en un ensayo telefónico la semana antes de las elecciones, donde practican el procedimiento de notificación de resultados. "Los supervisores monitorean las ubicaciones para garantizar que los entrevistadores estén siguiendo correctamente los procedimientos", dijo.

Con respecto a los interlocutores españoles, Gamarra dice que no se trata de cuántos de ellos hablan español, sino de si esa opción está disponible para todos los encuestados. "A cada uno de los votantes latinos se le debe ofrecer esa opción", dijo, de lo contrario algunos no seguirán adelante.

También es importante que la persona que llame tenga un acento español neutro pues los dialectos regionales también pueden provocar que disminuyan los índices de respuesta. Los encuestados cubanos que llegaron al país más recientemente son más recelosos del gobierno y también tienen un menor índice de respuesta, agregó Gamarra, quien nació en Bolivia y ha estudiado los problemas de idioma de los centros de llamadas.

"En cuanto se inserta el elemento humano, se introducen las posibilidades de errores humanos", agregó.

Edison dijo que la encuesta de salida tuvo un índice de respuesta del 44% el día de la elección, lo cual Lenski dijo "era superior a casi cualquier otra metodología de estudio".

Aun así, reconoció que el 56% de los votantes que se negaron a participar puede haber diferido del 44% que aceptó llenar la encuesta.

Latino Decisions dijo que utiliza "un enfoque amplio y realista", utilizando los datos étnicos del archivo de votantes. Los encuestadores examinan los apellidos de los encuestados. "Alrededor del 80% de nuestros encuestados tienen un apellido español, y alrededor del 20% no. Esto coincide exactamente con las estimaciones del censo", dijo Barreto.

Los expertos dicen que el debate entre las Latino Decisions y Edison ilustra que hay más que hacer para llegar con precisión a los votantes latinos. "No somos muy buenos en encuestar a los latinos," dijo Trevor Tompson, director del Centro de Investigación de Asuntos Públicos de la Associated Press-NORC en la Universidad de Chicago, quien trabajó en las encuestas de salida con Edison.

"Los latinos son una confluencia de muchos grupos que la encuestas actuales no son buenos para alcanzar", agregó, señalando la dificultad del lenguaje, así como los latinos son un grupo demográfico más joven y móvil. "La industria necesita ser más sensible y adaptar sus métodos para llegar a una población cada vez más diversa", agregó.

La Asociación Americana de Investigación de la Opinión Pública, la mayor asociación profesional de encuestadores en el país, ya ha convocado a un panel de expertos para examinar los resultados de 2016.

Lenksi reconoce que la encuesta de Edison es sólo una encuesta, por lo que sus resultados pueden no ser precisos. Pero tampoco confía en los números de Latino Decisions.

Lenksi sugiere que el resultado real puede estar en algún lugar entre las dos encuestas, dado el margen de error de +/- 4 %.

"Podría existir una superposición con el extremo inferior de su encuesta y el extremo superior de la nuestra", dijo, refiriéndose al apoyo latino a Clinton. "Una encuesta de salida es una encuesta como cualquier otra y tiene márgenes de error de muestreo. Esto no es sencillo. Hay muchas maneras diferentes de verlo".

(Los datos de la encuesta de salida se archivarán en el Centro Roper para la Investigación de la Opinión Pública y están disponibles para revisión por parte de cualquier suscriptor del Centro Roper, entre los que se incluyen la mayoría de las instituciones académicas del país. Todas las encuestas de salida desde 1972 están disponibles allí. Los datos de la encuesta de salida de 2016 serán archivados en un plazo de 6 a 12 meses).

RELACIONADOS:PolíticaElecciones 2016Latinos

Más contenido de tu interés