null: nullpx
Política de Educación

Gobierno federal no reconocerá más al ente acreditador de las instituciones educativas con fines de lucro

Unos 600,000 estudiantes asisten a los 900 institutos acreditados por ACICS y la decisión amenaza con dejarlos sin ayuda económica para estudiar.
22 Sep 2016 – 7:04 PM EDT

El Departamento de Educación no reconocerá más al ente acreditador de las instituciones educativas con fines de lucro por considerar que se ha hecho de la vista larga ante las irregularidades en que han incurrido algunos colegios, en una decisión que amenaza la estabilidad de varios institutos y la ayuda financiera que reciben cientos de miles de estudiantes en el país.

El Consejo Acreditador de Colegios y Escuelas Independientes (ACICS), que supervisa a unas 900 instituciones de educación con fines de lucro y decide si pueden recibir fondos federales para operar, anunció que apelará la decisión ante el secretario de Educación, John B. King Jr., quien tendrá la última palabra en el tema.


Un total de 600,00 estudiantes asisten a los institutos acreditados por ACICS.

En una carta enviada a ACICS la jefa de personal de King, Emma Vadehra, expresó que el historial de la entidad "no inspira confianza en que pueda lidiar con todos los problemas efectivamente".

Agregó que el Departamento ha hallado problemas fundamentales con las funciones de ACICS como ente acreditador.

Vadehra tomó su decidión tras recomendaciones de su equipo y de grupos que evaluaron el trabajo de ACICS.

Si el Secretario decide retirarle el reconocimiento a ACICS, las instituciones con fines de lucro acreditadas por la organización tendrán año y medio para buscar otro ente acreditador antes de que se le retiren los fondos federales para ayuda estudiantil, su principal fuente de ingresos.

A partir de entonces, si una persona decide seguir estudiando en un instituto no acreditado deberá pagar los estudios con su propio dinero.


Una institución educativa con fines de lucro es operada por una empresa privada y ofrece carreras cortas o técnicas a sus estudiantes. El sector, sin embargo, goza de una mala reputación por el alto precio de las colegiaturas, sus agresivas técnicas de reclutamiento y por el pobre desempeño de sus egresados.

Las universidades y colegios comunitarios del país operan tradicionalmente sin fines de lucro.

La integridad de ACICS ha sido cuestionada por varios fiscales generales del país que la han acusado de ignorar irregularidades en algunos institutos para adultos que le han costado caro a sus estudiantes y los han dejado sin títulos profesionales o con títulos sin valor alguno.

Por lo menos 17 institutos certificados por ACICS han sido investigados por las autoridades estatales o federales, según un análisis del Center for American Progress, un centro de investigación de política pública. Durante los últimos tres años esos institutos recibieron un total de $5,700 millones de dólares en fondos federales, agregó el centro.

Entre los institutos acreditados por ACICS estaba ITT Technical Institute, cuyo cierre y bancarrota este mes por irregularidades en el manejo de fondos federales dejó sin clases a 35,000 estudiantes en todo el país y sin empleo a 8,000 personas, y Corinthian Colleges, que cerró en 2015 por acusaciones de fraude y dejó sin clases a unos 70 mil estudiantes en más de 100 institutos.

ACICS incluso destacó a dos institutos de Corinthian en su "lista de honor" de 2014.


En un comunicado en su página web, el presidente interino de ACICS, Roger Williams, expresó que la entidad seguirá esforzándose en "renovar y fortalecer sus políticas y prácticas necesarias para demostrar la voluntad que tiene esta agencia de cumplir por completo con el reconocimiento del Departamento de Educación".

Por su parte, Ben Miller, director de Educación Postsecundaria del Center for American Progress, aplaudió la decisión del Departamento de Educación y dijo que marcaba "un hito en la protección de los estudiantes y los contribuyentes".

"ACICS ha abusado de la confianza del público con su largo historial de supervisión de pacotilla -que ha provocado el despilfarro de miles de millones de dólares de los contribuyentes- y no se le puede seguir permitiendo que acceda a dólares federales", afirmó Miller.


El funcionario agregó que a ACICS no debería apelar la decisión, sino trabajar con el Departamento de Educación para "asegurar una transición fluida y ordenada a otras agencias acreditadoras".

La decisión del Departamento podría desestabilizar a decenas de instituciones educativas con fines de lucro, que tendrían que apurarse en encontrar otro ente que las acredite para seguir operando o perder su principal fuente de ingresos.

Algunas de las más grandes instituciones, como DeVry University y University of Phoenix, han reportado grandes bajas en su matrícula este año, de 23% y 22% respectivamente, y una de las razones se cree que es la estricta supervisión que mantiene el gobierno federal sobre las agresivas prácticas de reclutamiento y las promesas engañosas que abundan en este sector educativo, que han dejado a miles de estudiantes endeudados y con pocas posibilidades de empleo.


Publicidad