Política de Educación

Institutos educativos con fines de lucro corren el peligro de perder la acreditación

Funcionarios del Departamento de Educación creen que el ente encargado de acreditarlos ha ignorado irregularidades en algunas instituciones que han dejado a sus estudiantes sin títulos profesionales o con títulos sin valor.
15 Jun 2016 – 11:08 AM EDT

Funcionarios del Departamento de Educación recomendaron cerrar el ente acreditador de las instituciones educativas con fines de lucro por considerar que se ha hecho de la vista larga ante las irregularidades en que han incurrido algunos colegios, anunció un portavoz gubernamental este miércoles.

El Consejo Acreditador de Colegios y Escuelas Independientes (ACICS) supervisa a unas 900 instituciones de educación con fines de lucro y decide si pueden recibir fondos federales para operar.

Sin embargo, varios fiscales generales en el país han acusado a la identidad de ignorar irregularidades en algunos institutos para adultos que le han costado caro a sus estudiantes y los han dejado sin títulos profesionales o con títulos sin valor alguno.

El caso más notorio y reciente es el de Corinthian Colleges, una de las principales empresas educativas con fines de lucro del país, acreditada por ACICS, que cerró en 2015 por acusaciones de fraude y dejó sin clases a unos 70 mil estudiantes en más de 100 institutos.

Corinthian y sus institutos, Heald, Everest y WyoTech fueron acusados de cobrarles colegiaturas exorbitantes a sus estudiantes, de haberles pedido mentir para obtener más ayuda económica del gobierno federal y de falsificar estadísticas de empleo de sus egresados en un intento por atraer a más estudiantes.

"Como parte de nuestro proceso de revisión de acreditadores, funcionarios del Departamento (de Educación) recomendaron que ACICS no sea reconocido más...como una agencia que acreditadora de escuelas que les permita ser elegibles para ayuda federal", anunció en un blog el director de Comunicaciones del Departamento de Educación, Matt Lehrich.

El portavoz explicó que la acreditación "es una señal importante para estudiantes, familias y el Departamento sobre si una escuela ofrece educación de calidad. Un acreditador tiene la responsabilidad bajo la ley federal de asegurarse de que tales institutos se merecen ese sello".

Según Lehrich, la recomendación de no reconocer más a ACICS inicia un proceso de 18 meses como mínimo, que debe culminar con una decisión final tras escuchar a varias partes y considerar la apelación de ACICS.

Si ACICS perdiera el reconocimiento del Departamento, las instituciones sin fines de lucro tienen año y medio para buscar otro ente acreditador antes de que se le retiren los fondos federales para ayuda estudiantil, su principal fuente de ingresos.

A partir de entonces, si una persona decide seguir estudiando en un instituto no acreditado deberá pagar los estudios con su propio dinero.

Las personas matriculadas en instituciones con fines de lucro no tienen de qué preocuparse por el momento y deben seguir estudiando en lo que continúa el proceso, dijo Lehrich. Si tuviesen más dudas, agregó, deben asesorarse con el instutito educativo.

Una institución educativa con fines de lucro es operada por una empresa privada y ofrece carreras cortas o técnicas a sus estudiantes. El sector, sin embargo, goza de una mala reputación por el alto precio de las colegiaturas, sus agresivas técnicas de reclutamiento y por el pobre desempeño de sus egresados.

Las universidades y colegios comunitarios del país operan tradicionalmente sin fines de lucro.

Por lo menos 17 institutos certificados por ACICS han sido investigados por las autoridades estatales o federales, según un análisis del Center for American Progress, un centro de investigación de política pública. Durante los últimos tres años esos institutos recibieron un total de $5,700 millones de dólares en fondos federales, agregó el centro.

Además de Corinthian, el ITT Technical Institute también enfrenta acusaciones de fraude y ambas instituciones fueron acreditadas por ACICS en 2014, aunque el Departamento de Protección Financiera del Consumidor las investigaba desde 2013.

ACICS incluso destacó a dos institutos de Corinthian en su "lista de honor" de 2014.

La semana pasada ACICS anunció una serie de cambios en su proceso de acreditación y prometió no certificar ningún instituto nuevo hasta que su trabajo mejore. Además, reconoció que tiene problemas y debe arreglarlos.

"La junta de directores de ACICS está decidida a restaurar la confianza en el proceso de acreditación, reforzar la supervision de las instituciones miembros de ACICS y asegurarse de que los estudiantes reciben una educación de calidad que los lleve por la senda del empleo", dijo Anthony Bieda, jefe interino del ente.

La organización prometió "mayor precisión" en los datos que los institutos reclaman sobre el empleo de sus egresados, que algunas entidades han exagerado.

Una junta ética también revisará potenciales conflictos de interés entre la junta directiva de ACICS, que tiene una fuerte presencia de ejecutivos de las instituciones con fines de lucro.

Lea también:

Publicidad