Policía

Perú confirma los indicios de un 'escuadrón de la muerte' dentro de la Policía

El grupo actuó al margen de la ley en al menos seis operaciones en las que murieron 20 presuntos delincuentes. La Fiscalía estudia el informe elaborado por una comisión del Ministerio del Interior.
23 Ago 2016 – 2:56 AM EDT

Las autoridades peruanas encontraron "serios indicios" de la existencia de un grupo de agentes dentro de la Policía Nacional, que supuestamente simulaba enfrentamientos armados y mataba personas para recibir beneficios económicos y ascensos.

El grupo habría ejecutado de forma ilegal a 20 presuntos delincuentes, según el informe que presentó este lunes el viceministro de Orden Interno, Rubén Vargas, elaborado por una comisión creada en el Ministerio del Interior al salir a la luz las denuncias.

El diario La República destapó los presuntos asesinatos extrajudiciales el pasado 24 de julio, cuatro días antes del final del mandato del entonces presidente Ollanta Humala (2011-2016), que fue sustituido a finales de mes por el conservador Pedro Pablo Kuczynski.

"Existen serios indicios de la existencia de una agrupación irregular formada por oficiales y suboficiales de la PNP (Policía Nacional del Perú) que, para obtener ventajas personales, habría falseado información de inteligencia simulando enfrentamientos y abatiendo a personas por lo menos en seis casos", señaló Vargas.

Según indicó, el escuadrón estaba formado "por un oficial y por lo menos siete suboficiales que habrían intervenido indistintamente en cada uno de estos hechos", aunque no detalló el número de policías implicados, que según la prensa local ronda el centenar.

El viceministro explicó que el comando fue constituido como un "grupo especial de inteligencia contra el crimen organizado", dentro de la Dirección contra el Terrorismo y estaba a cargo de un coronel, que actualmente es general.

La investigación se basó en seis intervenciones policiales organizadas según la información de inteligencia deliberadamente alterada por los miembros del grupo especial, que incluía "descripción de hechos irreales o a la identificación de personas que no reunían las características o antecedentes criminales consignados", explicó Vargas.

Para no levantar sospechas, el grupo actuaba con otros cuerpos policiales, lo que podía llevar a confundir las investigaciones y les permitía mantenerse en la sombra sin ser identificados.

Entre los fallecidos había algunos delincuentes que no iban armados, otros ni siquiera tenían antecedentes penales.

La mayoría operaciones tuvieron lugar entre 2011 y 2016, durante el gobierno del presidente Ollanta Humala, aunque una se realizó en 2009, cuando gobernaba Alan García.

El ministro del Interior Carlos Basombrío subrayó que "se trata de un evento tan grave como focalizado” y enfatizó no hubo unidades de la Policía implicada en estas acciones.

El informe pasó a manos de la Fiscalía para que lo estudie y abra un proceso penal si corresponde.

Además el Ministerio del Interior divulgará los próximos días otro documento que establece las sanciones administrativas y disciplinarias a los implicados.

Lea también:

Más contenido de tu interés