null: nullpx
Pobreza

La nueva fórmula para medir la pobreza en México impide su análisis y genera sospechas

La ley mexicana refiere que los datos deben ser comparables, de otra forma no se pueden utilizar para medir y valorar la condición económica de la poblaciòn.
27 Jul 2016 – 9:40 PM EDT

Los organismos que evalúan la pobreza en México -Coneval e Inegi- se han plantado y no darán a conocer sus conclusiones.

El Coneval debía hacerlo este viernes pero se negó, pues el último reporte del Inegi tiene datos que no son comparables, debido a los nuevos parámetros que modificó para medir la pobreza, acción que realizó sin notificar previamente a nadie.

El Inegi informó el 15 de junio que cambió la metodología para medir con cuánto sobrevive cada hogar pobre del país y esa modificación provocó que los ingresos mensuales aumentaron 33.6% en 2015. Es decir, que la pobreza, según las estadísticas, disminuyó.

El Inegi reconoció en un comunicado que los datos que reveló no se pueden comparar con años anteriores, pero se justificó diciendo que los cambios los hizo porque: "los informantes tienden a declarar menos de lo que realmente perciben. Esa problemática se confirma en estudios que, a partir de comparaciones internacionales, muestran que en México la diferencia entre los ingresos reportados por las encuestas de ingresos de los hogares y su contrapartida en Cuentas Nacionales presenta una brecha particularmente grande".

Esto confrontó a ambas instituciones y generó críticas por supuestamente querer ‘maquillar’ los datos para favorecer la administración que encabeza Enrique Peña Nieto, así lo denunció Fernando Herrera Ávila, senador del Partido Acción Nacional (PAN), quien dijo en entrevista radiofónica que con los cambios, "el gobierno quiere combatir la pobreza desde el escritorio".

El escándalo fue tal que los titulares de ambos organismos tuvieron que comparecer el martes ante el Congreso de la Unión, donde el Coneval sostuvo que en 25 años los ingresos de las familias mexicanas no han mejorado.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) concluyeron no pesentar la Medición de Pobreza 2015, con el fin de no perder credibilidad.

Además acordaron que en agosto trabajarán de manera conjunta para realizar la mediación del próximo año.

El analista en política social, Alberto Serdán, dijo a Univision Noticias que los resultados del Inegi tienen inconsistencias, pues la encuesta puede no estar reflejando la realidad de los mexicanos en situación de pobreza.

El experto calificó de irresponsable el cambio de parámetros, porque los datos no son comparables con años anteriores, por tanto “no sirve ni para analizar, ni para que se puedan tomar decisiones, como programas sociales”.

“Los cambios son muy drásticos en los resultados. Lo normal es que haya variaciones mínimas año con año; siempre es así cada vez que sale una encuesta de pobreza. Las variaciones no superan el 1%, pero con los nuevos datos del Inegi hay una variación de 33% en los lugares más pobres, y en lugares con mayores ingresos hay una mejora de 7%. No sabemos cómo fue que llegaron a esos resultados, porque usaron los mismos cuestionarios del ejercicio de 2014 y el mismo manual del entrevistador, no han especificado en qué consistieron los cambios, por eso consideramos que es una irresponsabilidad”, detalló Serdán.

En la década de los noventa y en plena crisis económica en México, existió un debate similar –donde también hubo acusaciones por querer ‘maquillar’ las cifras-, pero iniciado el nuevo milenio los funcionarios y académicos realizaron debates para llegar a un acuerdo. Y lo lograron. Sin embargo, en 2015 el Inegi cambió las variables sin consultar a nadie, ni al Coneval, organismo que por ley es el encargado de definir y evaluar la pobreza.

La legislación mexicana para el desarrollo social indica que el Coneval también será el encargado de analizar los resultados del Inegi; sin embargo, estos nuevos números no pueden ser comparados con años pasados, por tanto no son útiles.

“Los datos del Inegi no cumple con el criterio para ser comparados a lo largo del tiempo, porque la medición de la pobreza debe ser comparable, así lo dice la ley, pero esos datos son inservibles”, detalló el analista Serdán, quien al ser cuestionado si la encuesta del Inegi está fuera de la ley, respondió que sí.

“El levantamiento del Inegi está fuera de la ley, el diseño de las encuestas y la forma de medir la pobreza, porque no hay evidencia que haya tenido una reunión con el Coneval para una consulta de los cambios”, explicó.

Los reportes de pobreza sirven para la toma de decisiones en materia de desarrollo social y economía. Serdán explicó que cuando no se cuenta con datos precisos se puede errar, por ejemplo, quitando la asistencia social a zonas donde sí se requiere la ayuda.

Publicidad