null: nullpx

Gobierno de Trump formalizó el fin del Plan de Energía Limpia de Obama

El administrador de Scott Pruitt, confirmó este martes el fin de esta iniciativa para recortar las emisiones de las centrales de carbón. Con ella se buscaba reducir las emisiones de CO2 en alrededor de un tercio para 2030, en comparación con los niveles de 2005.
11 Oct 2017 – 1:26 AM EDT

El director de la agencia estadounidense de Protección Ambiental (EPA), Scott Pruitt, firmó este martes un cambio normativo que elimina el llamado Plan de Energía Limpia de Obama (CPP, por su sigla en inglés) con el cual EEUU pretendía reducir la contaminación de dióxido de carbono en alrededor de un tercio en 2030, en comparación con los niveles de 2005.

Estas medidas fueron adoptadas por el gobierno de Barack Obama para enfrentar el cambio climático. La eliminación de este Plan de Energía Limpia fue una promesa de campaña del presidente Donald Trump.

Pruitt firmó una Propuesta de Reforma de Reglas que elimina los efectos del Plan de Energía Limpia (PEL) y lo oficializó este martes en su perfil de Twitter.

El comunicado de EPA dice que: "La Administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha estimado que la derogación del Plan de Energía Limpia podría ahorrar 33,000 millones de dólares hasta 2030" y que "con el fin del plan el Gobierno de Trump está respetando el papel de los estados y rehabilitando la transparencia respecto a la protección del medioambiente".

Con la firma de Pruitt, la Propuesta de Reforma de Reglas será publicada en el Federal Register (el Diario Oficial estadounidense) y tendrá que esperar por un plazo de 60 días por comentarios públicos, aunque la nueva normativa claramente será implementada.

La derogatoria de este Plan ya la había adelantado la semana pasada Bloomberg News y posteriormente el The Washington Post. Según ambos medios de comunicación, en una propuesta de 43 páginas se mencionaba, entre otras cosas, que la derogación se solicitaría oficialmente este martes aduciendo que “la administración anterior excedió su autoridad legal” al imponerla.

Según había trascendido, el documento filtrado no muestra un plan alternativo de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) para regular las emisiones de dióxido de carbono. Indica, más bien, que buscará en la opinión pública la mejor manera de reducir las emisiones de las centrales eléctricas de gas natural y carbón, reporta The Washington Post.


Según el profesor Asociado de la Escuela de Estudios Globales Frederick S Pardee de la Universidad de Boston Henrik Selin la nueva propuesta ejecutiva está interesada en aumentar el apoyo para la extracción y el uso de carbón y otros combustibles fósiles y “cambiaría la manera en la que las preocupaciones por el cambio climático se incorporan a las acciones por parte de las agencias federales (incluyendo tomar en consideración el costo social del carbón)”.

Aunque la Corte Suprema de EEUU ya ha dictaminado que EPA está obligada a regular las emisiones de efecto invernadero, la propuesta de Obama de regularlas a través de su Plan de Energía Limpia no ha estado exenta de polémica desde sus inicios.

El Plan de Energía Limpia fue diseñado para contener las emisiones de dióxido de carbono de las plantas de energía a carbón existentes, así como promover la producción de energía renovable y una mayor eficiencia energética.

Así, el gobierno de Obama también estableció estándares de emisiones para las plantas de energía nuevas. Estas medidas fueron emitidas en respuesta a la negativa por parte del Congreso de EEUU de aprobar cualquier legislación independiente sobre el cambio climático.

Anunciado en agosto de 2015, el Plan de Energía Limpia fue inmediatamente desafiado en cortes por un grupo de 29 estados y agencias de estados con el apoyo de varias empresas y organizaciones industriales, incluyendo a Oklahoma, donde el hoy líder de la EPA, Scott Pruitt, era fiscal general.

Desde entonces representantes de las industrias petroleras y productoras de energía habían expresado que esas regulaciones los fuerzan a cerrar sus operaciones y hasta a subsidiar esencialmente las industrias de energía limpia competidoras. Los opositores argumentaban que EPA había sobrepasado su autoridad regulatoria con las nuevas leyes y por eso deberían ser derogadas.

La Corte Suprema, en una decisión sin precedentes tomada en febrero de 2016, ordenó a EPA detener temporalmente la implementación del Plan de Energía Limpia hasta que una corte menor hubiera hecho un fallo contra la autoridad de EPA para establecer dichos estándares. Se llevaron a cabo audiencias orales en la Corte de Circuito en D.C. en septiembre de 2016, pero la decisión todavía está pendiente.

Esta decisión se suma a otras como el anuncio de la retirada de EEUU del Acuerdo de París y la propuesta de recorte de presupuesto que pueda afectar la investigación de la ciencia que mide cambio climático.


Publicidad