publicidad
Un cartel de Justin Trudeau en una calle de Montreal, Canadá, en la campaña electoral de 2015.

El principal recaudador de fondos de Justin Trudeau está vinculado a maniobras fiscales offshore

El principal recaudador de fondos de Justin Trudeau está vinculado a maniobras fiscales offshore

Los lazos con paraísos fiscales del hombre del dinero del Partido Liberal y la familia del primer ministro canadiense proporcionan un discordante contraste con la campaña de Trudeau por la equidad impositiva.

Un cartel de Justin Trudeau en una calle de Montreal, Canadá, en la camp...
Un cartel de Justin Trudeau en una calle de Montreal, Canadá, en la campaña electoral de 2015.

Read this story in English

Como candidato y como primer ministro de Canadá, Justin Trudeau ha convertido la equidad económica y fiscal en una pieza central de su mensaje político. "Podemos permitirnos hacer más por las personas que lo necesitan haciendo menos por las personas que no lo necesitan", dijo mientras se postulaba para el cargo.

Trudeau había comenzado su campaña por un nuevo tipo de política canadiense recurriendo a un amigo cercano para que le ayudara a recaudar los fondos necesarios: Stephen R. Bronfman.

Como experto en finanzas y vástago de una de las familias más famosas de Canadá, Bronfman transformó rápidamente el Partido Liberal de Trudeau de un moribundo mendigo político a un monstruo financiero, que casi duplicó las donaciones en dos años. Como un gesto de agradecimiento, envió a sus donantes miles de pares de guantes con el rojo del Partido Liberal.

"Justin es muy, muy vendible", dijo una vez Bronfman, de 53 años, a los periodistas. "Tiene un gran nombre, y la gente quiere saber quién es".

Como principal recaudador de fondos del Partido Liberal, Bronfman tomó el puesto de su padrino, Leo Kolber, autoproclamado en broma 'consigliere' de la familia Bronfman y por muchos años pilar del establecimiento Liberal. Kolber dirigió muchas de las empresas de los Bronfman durante décadas y se hizo rico en el proceso.

publicidad

Pero mientras el mensaje de Trudeau sobre los impuestos a los ricos resuena entre sus admiradores de todo el mundo, un tesoro de documentos secretos sugiere que la compañía de inversión privada de Bronfman, Claridge, ayudó silenciosamente, durante un cuarto de siglo, a mover millones de dólares offshore a entidades de la familia Kolber que han evitado pagar impuestos en Canadá, Estados Unidos e Israel, a través de un fideicomiso familiar, empresas de fachada y movimientos contables cuestionados por expertos.

Algunos de esos movimientos pueden haber entrado en conflicto con las normas vigentes, según algunos expertos, y se dieron mientras abogados que representaban a Bronfman, a Kolber y a otros clientes con intereses offshore lideraban una campaña de cabildeo que evitó con éxito las medidas enérgicas contra los fideicomisos offshore que habían buscado durante largo tiempo los funcionarios fiscales canadienses.

Un abogado que representa a los Bronfman y a los Kolber dijo al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y a la Canadian Broadcasting Corp. que "ninguna de las transacciones o entidades en cuestión se efectuaron o establecieron para evadir o incluso evitar impuestos" y que "siempre estuvieron en plena conformidad con todas las leyes y requisitos aplicables".

Cualquier "sugerencia de documentación falsa, fraude, conducta 'disfrazada', evasión de impuestos o conducta similar es falsa y una distorsión de los hechos", dijo.

Qué es y cómo se hizo Paradise Papers Univision

Las revelaciones se encuentran en archivos internos de la firma de abogados offshore Appleby, con sede en Bermuda, que se filtraron a Süddeutsche Zeitung y se compartieron con ICIJ y más de 90 organizaciones de medios en 67 países. Muchos de los documentos relacionados con los préstamos de Bronfman a los fideicomisos de Kolber pertenecían a una compañía fiduciaria en las Islas Caimán llamada Ansbacher que Appleby adquirió en 2006.

En conjunto, los documentos ofrecen una idea de cómo hay poderosos intereses que trabajan para proteger el sistema financiero offshore en su propio beneficio.

Relacionado
PROMOICIJ Overview1
Una nueva filtración expone los vínculos del entorno de Trump con Rusia y cómo el 1% más rico maneja su fortuna

Jugadores de poder en Canadá

Stephen Bronfman es nieto del legendario patriarca Samuel Bronfman, un inmigrante ruso que montó un negocio canadiense de venta de licor que encontró la forma de llegar a Estados Unidos durante la Prohibición y dio origen a la multimillonaria fortuna de Seagram, heredada por sus hijos Edgar y Charles cuando murió en 1971. La familia Bronfman compró o construyó el gigante de bienes raíces Cadillac Fairview Corp., los estudios Universal de Hollywood y el emblemático edificio Seagram de Manhattan, además de tener grandes participaciones en MGM y DuPont. Charles Bronfman es el padre de Stephen.

La Fundación Familiar Samuel y Saidye Bronfman, establecida en la década de 1950, fue una de las entidades filantrópicas más grandes de Canadá, y el apellido de la familia aparece en edificios de la Universidad McGill en Montreal y en un ala del Museo de Israel, en Jerusalén. Un biógrafo familiar escribió en 2016 que "en virtud de su enorme riqueza, la familia Bronfman era el equivalente a la realeza canadiense".

publicidad

Cuando joven Stephen Bronfman, un fanático del béisbol y amante de la música rock, quería ser esquiador profesional en lugar de empresario. En última instancia, heredó de su padre el control de la empresa de inversión familiar, Claridge Inc., y realizó inversiones en bienes raíces, restaurantes y negocios de entretenimiento. Continuando con la tradición familiar, es un gran filántropo que ha donado millones de dólares a organizaciones benéficas judías, educativas y medioambientales. Después de recaudar casi dos millones de dólares para la exitosa candidatura de Trudeau a la dirección del Partido Liberal en 2013, el ahora primer ministro lo eligió como el principal recaudador de fondos del partido para la victoriosa campaña federal de 2015.

Leo Kolber, nacido en circunstancias modestas, comenzó su carrera en la década de 1950, encontrando pequeños negocios de bienes raíces para Samuel Bronfman, y para 1957 dirigía la firma de inversión privada de los Bronfman. "Fuimos afortunados de tener la influencia de un tipo como Leo, que tuvo que contar sus centavos y ganarse la vida", escribió Edgar Bronfman en su autobiografía. Un biógrafo familiar escribió que "Sam [Bronfman] lo trató [a Kolber] como a un hijo, mientras que Leo lo adoraba como a un padre".

Cuando Stephen Bronfman nació en 1964, Kolber fue nombrado padrino. Kolber ayudó a construir Cadillac Fairview y en la década de 1960 dirigió el desarrollo del emblemático Toronto-Dominion Center. En su autobiografía de 2006, "Leo: A Life", Kolber escribió: "He sido un hombre de cierta influencia y he disfrutado de cada momento".

publicidad

En 1983, Pierre Trudeau, el padre de Justin, que entonces estaba terminando su mandato como uno de los primeros ministros de Canadá con más años de servicio, designó a Kolber para el Senado de Canadá. "¿Con qué frecuencia debo ir?", Preguntó Kolber. "Solo aparece de vez en cuando", respondió Pierre Trudeau. "No es gran cosa".

Al año siguiente, el sucesor liberal de Trudeau, John Turner, nombró a Kolber como recaudador principal de fondos del partido. Kolber voló por Canadá en el jet de los Bronfman, recaudando millones para el partido y adoptando finalmente otro divertido apodo: 'The Bagman'.

Stephen Bronfman ayudó a organizar en 2016 una recaudación de fondos para Trudeau con boletos de 1,500 dólares por persona. Se celebró en la casa de Leo Kolber.


Con los años, las finanzas de la familia Kolber se entrelazaron con las de los Bronfman. Cuando Charles Bronfman estableció una sucursal de la firma de inversión Claridge en Israel a principios de la década de 1990, el hijo de Kolber, Jonathan, se mudó allí para administrarlo a cambio del 15% del negocio, según documentos de Ansbacher.

Un interés en los impuestos

A pesar de su aproximación aparentemente casual al Senado, Kolber tomó posiciones firmes a lo largo de los años en nombre de los intereses financieros. Presionó durante años, por ejemplo, para facilitar las fusiones bancarias y ascendió a la presidencia del Comité Bancario del Senado. Y jugó un papel importante en algunas medidas para reducir los impuestos a las ganancias de capital en Canadá.

publicidad

Durante los años en que fue una figura política influyente, Kolber, junto con su hijo Jonathan, movieron activos offshore, con ayuda de los Bronfman. Según los registros filtrados de Ansbacher, Leo Kolber estableció Kolber Trust en 1991 en las Islas Caimán para manejar esos fondos, nombrando a Jonathan Kolber y su " legítimo problema" como beneficiarios del fideicomiso. Millones de dólares en préstamos de los Bronfman ayudaron a financiar el Kolber Trust en sus primeros meses, según los registros. El primero, un préstamo de 9.8 millones de dólares de Charles Bronfman en mayo de 1991, contenía una disposición inusual: "El Préstamo devengará intereses a la tasa que se determine entre las partes de tiempo en tiempo".

A mediados de la década de 1990, el Kolber Trust tenía 38.5 millones de dólares en activos, según documentos de Ansbacher, y sus actividades se entrelazaron con los Bronfman a través de asesores financieros, abogados y préstamos, la mayoría de los fideicomisos de los Bronfman al fideicomiso de los Kolber.

En 1996, el entonces Auditor General de Canadá, L. Denis Desautels, puso el tema de la equidad tributaria en la agenda pública cuando publicó un informe de gran éxito que detallaba un fallo inusual de 1991 de la Agencia Tributaria de Canadá que había permitido a una familia adinerada, que el informe no identifica, sacar 2,000 millones de dólares canadienses del país sin pagar impuestos.

publicidad

El informe concluyó que "las transacciones pueden haber esquivado la intención de la ley" y que el fallo había privado al tesoro de cientos de millones de dólares. También reveló que altos funcionarios habían desautorizado a los empleados de la agencia que se opusieron a la decisión.

Desautels nunca reveló la identidad de la familia, pero los informes de prensa sí lo hicieron: Charles Bronfman y sus hijos, Stephen y Ellen.

En una entrevista reciente con los socios de ICIJ, CBC y Radio-Canada, Desautel dijo que también estaba preocupado en esa época porque los representantes legales de la familia tenían acceso especial a los funcionarios del gobierno. Pero rehusó nombrar a la familia.

Con la presión pública en favor de una reforma impositiva, el Departamento de Finanzas de Canadá introdujo en 1999 medidas para cerrar los fideicomisos offshore "abusivos" –vehículos utilizados por los acaudalados canadienses para evitar el pago de impuestos en Canadá–. Los funcionarios escribieron que las reglas que limitan los fideicomisos eran fáciles de eludir y que varios paraísos fiscales estaban ayudando a las familias adineradas a ocultar ingresos que normalmente estarían sujetos a impuestos canadienses.

Pero bajo la presión de abogados y cabilderos, el gobierno liberal retiró abruptamente sus propuestas en noviembre de ese año.

publicidad

"Creo que el gobierno fue muy hábil al mostrar preocupación por el tema, pero al final no hizo nada", recordó Judy Wasylycia-Leis, exmiembro del Parlamento que formó parte del Comité de Finanzas de la Cámara de los Comunes. "Los grandes financistas de este país, las familias adineradas, las corporaciones que se beneficiaron de estos paraísos fiscales, simplemente mantuvieron la presión sobre el gobierno, y muchas veces fueron el gobierno".

Los registros de la Oficina del Comisionado de Cabildeo de Canadá muestran que los abogados que representan a los fideicomisos Bronfman realizaron labores de cabildeo con los funcionarios gubernamentales en torno a los esfuerzos legislativos para gravar los ingresos de los fideicomisos offshore o de otra manera tomar medidas enérgicas contra su uso para evitar pagar impuestos. En 2005, por ejemplo, Michael Vineberg de Davies Ward Phillips & Vineberg, la firma de abogados que representa a los fideicomisos Kolber y Bronfman, se registró para cabildear en nombre de los fideicomisos de Bronfman.

Los documentos muestran que, a lo largo de los años, Appleby tomó nota de los esfuerzos de cabildeo en Canadá para detener la campaña oficial. "Varios grupos están presionando al gobierno canadiense en un esfuerzo por eliminar esta propuesta, pero en este momento no hay garantía de que esto sea exitoso", dijo un director gerente de Appleby en un correo electrónico interno en 2008. "Por lo tanto, necesitamos identificar casos potencialmente afectados y tomar medidas para modificar los términos de los fideicomisos cuando sea posible".

publicidad

En 2008, Davies Ward Phillips & Vineberg fue alabado en un boletín de comercio por haber desempeñado un papel fundamental en el esfuerzo por detener, en el Senado de Canadá, la legislación de fideicomisos offshore que había aprobado la Cámara de los Comunes. "Este nivel de análisis de un organismo [el Senado] que tradicionalmente le pone su sello a la legislación no tiene precedentes", escribió un abogado fiscal canadiense en ese momento, y agregó que "la antorcha ha sido llevada" por abogados de Davies Ward.

La ley de Canadá que reprime los fideicomisos offshore no se promulgó hasta 2013.

El Trust de Kolber

Los registros revelan acuerdos inusuales a lo largo de los años entre los fideicomisos Kolber y Bronfman. Muestran, por ejemplo, que algunos de los préstamos de Bronfman a Kolber se hicieron sin intereses.

Las agencias tributarias, incluido el Servicio de Rentas Internas y la Agencia Tributaria de Canadá, ven los préstamos sin intereses entre partes relacionadas como posibles señales de alerta por la posible presencia de esquemas de evasión de impuestos que disfrazan las ganancias imponibles o regalos como préstamos.

Reuven Avi-Yonah, profesor de derecho en la Universidad de Michigan que dirige su programa de impuestos internacionales, dijo que las leyes fiscales generalmente impiden esas transacciones: "No se pueden obtener préstamos sin intereses entre partes relacionadas".

publicidad

En 2004, los Bronfman y los Kolber tuvieron un problema con un préstamo sin intereses de 4.1 millones de dólares. Documentos muestran que los trusts Bronfman radicados en Estados Unidos debían gravar un interés y así lo hicieron.

Ese mismo año, Jonathan Kolber recibió un correo electrónico de su asesor de inversiones, Don Chazan, quien dijo que, aunque los fideicomisos de los Bronfman estaban obligados por la ley estadounidense a cobrar intereses, Claridge tenía la "intención de llenarte plenamente de alguna manera" (“intention to ‘make you whole’ somehow”).

Chazan escribió que "tal vez, se le pedirá que le facture a Claridge una tarifa por los servicios prestados, igual al interés que Claridge le ha cobrado [a Kolber Trust] por estos préstamos".

En un correo electrónico de 2005, Chazan le escribió a Kolber: "Como se suponía que nunca se debían pagar intereses por esta deuda en sustancia (solo en forma), [el fideicomiso Kolber] debe ser compensados por los fideicomisos Bronfman por estos desembolsos en efectivo". Jonathan Kolber envió por fax una copia del correo electrónico a su abogado en Israel y lo marcó como "¡CONFIDENCIAL!".

Los abogados de Kolber y de Bronfman dijeron que los préstamos recibidos por el Fideicomiso de Kolber "estaban en condiciones de igualdad" y que "los préstamos sin intereses de una persona de Estados Unidos no violan las leyes de Estados Unidos. En cambio, en determinadas circunstancias, existe un concepto de interés atribuido". "El interés atribuido, también conocido como interés imputado, es un interés que se trata a efectos impositivos como si se hubiera pagado, aunque no lo haya sido.

publicidad

"Con respecto a los correos electrónicos del Sr. Chazan, no se enviaron facturas ni se pagó nada", dijeron los abogados.

"Un enlace menos formal"

Los documentos también muestran que a los representantes de Kolber les precoupa a dejar un rastro de papel de las conexiones entre el fideicomiso y sus operaciones en Canadá. La Agencia de Ingresos de Canadá dice que la verdadera ubicación de una empresa o de un fideicomiso –donde sea que esté incorporada–, es donde se basa su "mente y gestión". Si las autoridades fiscales de Canadá descubren que un fideicomiso offshore en realidad se manejó desde Canadá, puede ser responsable de los impuestos que se remontan a su fundación.

Una nota interna de 2006 en los archivos de Ansbacher sobre una conversación reciente que sus abogados habían tenido con Chazan señaló que una factura de 81,750 dólares por sus servicios podría vincular la administración del fideicomiso a Canadá. El trabajo de Chazan "debería tratarse como gastos personales y no como gastos de los fideicomisos", escribió un contador en Ansbacher. "Esto da como resultado un vínculo menos formal entre los fideicomisos y las entidades fuera de Cayman (en el caso del Fideicomiso Kolber)". Ansbacher más tarde presentó los 81,500 dólares pagados a Chazan como un "reembolso del préstamo" a Jonathan Kolber.

publicidad

En una entrevista con el CBC varias semanas atrás, se le preguntó a Jonathan Kolber quién había dirigido el Fideicomiso Kolber. Kolber respondió, Chazan "era el consejero". Él es el tipo que tomó las decisiones ". Chazan tiene su base en Montreal.

Sin embargo, en respuesta a las preguntas de ICIJ, los abogados de Kolber y Bronfman dijeron: "El administrador que gestiona y administra los fideicomisos y toma todas las decisiones de inversión y de otro tipo siempre ha sido residente de las Islas Caimán o empresas fiduciarias competentes y con experiencia en gestión y la administración de fideicomisos", agregando que " los servicios del sr. Chazan se prestaban principalmente en las Islas Caimán. Él ciertamente nunca fue el director del Trust".

"El señor Chazan emitió facturas a Jonathan Kolber, en lugar de Kolber Trust, ya que Jonathan Kolber, no el Kolber Trust, lo contrató para confirmar que todas las transacciones financieras del Kolber Trust se habían registrado correctamente", agregaron los abogados. El Fiduciario tenía su propio departamento de contabilidad ... Incluso en el caso de que el Sr. Chazan hubiera prestado servicios contables al Fideicomiso, y hubiera prestado dichos servicios en Canadá, ninguno de los cuales era el caso, la administración central y el control del Fideicomiso, todavía no habría estado en Canadá".

publicidad

Chazan se negó a entrar en detalles sobre el asunto, diciendo que no estaba autorizado para discutirlo.

En 2007, la Fundación Kolber tuvo otro problema. Lynne Kolber Halliday, la hermana de Jonathan, también era una beneficiaria, pero debido a que era ciudadana estadounidense, sus distribuciones de fideicomiso dispararon los impuestos en este país

"Eliminar a los beneficiarios estadounidenses del fideicomiso fue la mejor manera de lidiar con la planificación patrimonial de las partes involucradas", escribió Appleby. El nombre de Halliday fue retirado de la confianza. Más tarde, Appleby creó un segundo fideicomiso para que la familia se ocupe de "las cuestiones impositivas que surjan o puedan surgir en" Kolber Trust.

Halliday "sería atendido de otra manera que no sea a través del fideicomiso", escribió Appleby, agregando que "Jonathan hará los arreglos para hacerle obsequios a ella en lugar del fideicomiso que le hace las distribuciones actuales". "Esto parece un intento de eludir lo que normalmente sería su obligación tributaria sobre las distribuciones directas del fideicomiso", dijo Grayson McCouch, profesor de Derecho fiduciario de la Universidad de Florida.

"Jonathan Kolber era (y sigue siendo) un exitoso hombre de negocios israelí y deseaba ayudar a su hermana", dijeron los abogados de Kolber y Bronfman. "Los obsequios personales son un modo habitual de asistencia financiera. La recepción de obsequios no es imponible en Estados Unidos. Jonathan Kolber hizo regalos a su hermana, que es artista y escritora ".

publicidad

En una carta posterior, los abogados dijeron que después de 2006, "Jonathan Kolber no hizo ningún regalo a Lynne Kolber Halliday y no se le hicieron distribuciones desde Kolber Trust".

En 2014, los documentos de Appleby muestran un cambio en las tácticas de los fideicomisos de Kolber. "Estamos teniendo discusiones serias sobre el futuro de los fideicomisos a la luz de los recientes cambios impositivos en Israel", escribió Jonathan Kolber a Chazan. Los abogados de Kolber propusieron un acuerdo con la Autoridad Tributaria de Israel para el año siguiente. Se llegó a un acuerdo, dijo Jonathan Kolber en la entrevista con el CBC. El monto del acuerdo no se puedo saber.

Stephen Bronfman y Leo Kolber no quisieron hacer comentarios. Lynne Halliday no respondió a las solicitudes de comentarios.

Un abogado de Jonathan Kolber y Stephen Bronfman dijo en un comunicado que los fideicomisos de Kolber no estaban "sujetos a impuestos canadienses" y que "siempre estaban en total conformidad con todas las leyes y requisitos aplicables". Agregó que cuando Kolber se mudó a Israel en 1991, "se recomendó a los nuevos residentes que migran a Israel establecer fideicomisos para mantener activos debido a la volatilidad en Medio Oriente y las incertidumbres políticas, económicas y de otro tipo".

Justin Trudeau
Desde el gobierno, Justin Trudeau ha hecho un discurso crítico con quienes intentan evitar impuestos en Canadá.

Trudeau sobre el offshore

Desde que Trudeau se convirtió en primer ministro en 2015, su campaña populista en favor de la equidad tributaria ha tenido sus altibajos. Días después de que ICIJ y sus socios publicaran el proyecto Panama Papers, la investigación del año pasado sobre el sistema financiero global, Trudeau hizo notar que su presupuesto había agregado más de 310 millones de dólares en fondos para la Agencia Tributaria de Canadá para reforzar la lucha de Canadá contra los movimientos para evitar impuestos.

"Lo que hemos visto con el lanzamiento de los Papeles de Panamá es que hay ciertas personas muy adineradas que han logrado encontrar soluciones que evitan que tengan que pagar su parte justa de los impuestos", dijo a los periodistas.

publicidad

Dos meses más tarde, un comité liderado por los liberales en el Parlamento descartó una investigación no relacionada sobre lo que la Agencia Tributaria de Canadá llamó una "farsa" de impuestos extraterritoriales por parte del gigante contable KPMG que ayudó a los canadienses adinerados a evitar impuestos mediante el uso de empresas ficticias en la Isla de Man. '

Los abogados de KPMG habían argumentado que los testigos de la empresa no debían declarar en el Parlamento porque el asunto estaba sujeto a un procedimiento judicial en curso, y el comité estuvo de acuerdo. Ese mismo mes, Trudeau nombró a un ejecutivo de KPMG para ser el tesorero de su partido, lo que provocó acusaciones de conflicto de intereses de un líder de la oposición y un organismo de control ético. El caso está pendiente.

Un fiesta de cóctel

En una reunión de gala en Alemania este año, Trudeau abordó la reacción negativa global contra los ricos. "Es hora de pagar un salario digno. De pagar sus impuestos ", dijo. "Y cuando los gobiernos sirven intereses especiales en lugar de los intereses de los ciudadanos que los eligieron, las personas pierden la fe".

En septiembre de 2016, Stephen Bronfman ayudó a organizar una recaudación de fondos con boletos de 1,500 dólares para Trudeau en Westmount, un suburbio de habla inglesa de Montreal y que es uno de los enclaves más ricos de Canadá.

publicidad

Un recaudador de fondosl liberal atrajo a posibles donantes a la fiesta de cóctel al enviarles un correo electrónico sobre la oportunidad de "formar relaciones y abrir diálogos con nuestro gobierno". Presentada más tarde por la prensa como una fiesta de "acceso por dinero", se celebró en la casa de Leo Kolber.

Relacionado
preview
Cómo casi 400 periodistas en el mundo hicieron Paradise Papers
En fotos: 20 datos para entender la nueva superfiltración de Paradise Papers
publicidad