null: nullpx
Mara Salvatrucha

"Me extorsionaron, mataron a mi hijo": el FBI abre línea telefónica para denunciar crímenes de la MS-13

En respuesta a la “violencia extrema” que ejercen los miembros de la mara salvatrucha en varias comunidades hispanas de Estados Unidos, el Buró Federal de Investigaciones creó un enlace directo para tomar los reportes de víctimas y testigos de esta pandilla.
3 Dic 2019 – 4:47 PM EST

LOS ÁNGELES, California.- Sylvia oculta su rostro y su voz ha sido distorsionada para proteger su identidad. Esta inmigrante centroamericana fue forzada a pagarle “una cuota” a la pandilla MS-13 en alguna ciudad de Estados Unidos y cuando se negó a seguir haciéndolo, asesinaron a su hijo. Ella está ahora bajo el resguardo del gobierno federal y sigue colaborando para encarcelar a los homicidas.

“Me extorsionaron por cuatro años, casi. Me dijeron que si yo no pagaba cada ocho días que me iban a lastimar a mi familia. Tanto, que yo hice… pues me quitaron a mi hijo, me mataron a mi hijo”, relata con pesar Sylvia en un video que este martes difundió el Buró Federal de Investigaciones (FBI).

La grabación es parte de una campaña del FBI, la Fiscalía de Maryland y otras dependencias federales para combatir las actividades criminales de la mara salvatrucha en EEUU. Este esfuerzo incluye la línea telefónica nacional 1-866-STP-MS13 o 1-866-787-6713 en la cual comenzaron a recibir denuncias contra la pandilla.


Las autoridades confían en que el testimonio de Sylvia alentará a víctimas y testigos que han callado por miedo a los actos sanguinarios de esta banda, que se fundó en Los Ángeles en la década de 1980. “Yo quiero decirles a las madres que no tengan miedo, que esto sí existe, es real. Existe el FBI, un detective para ayudar. Yo sé que sí existe”, insiste Sylvia en el breve video.

Agentes entrenados sobre el funcionamiento de la MS-13 y que hablan español atenderán los reportes. “Si tiene cualquier información sobre actividades de la MS-13 en la comunidad, sin importar la ubicación, llámeles. Usted tiene el compromiso del FBI y protegeremos su identidad. Seguiremos cada denuncia que recibamos”, dijo Jennifer Boone, agente especial de la oficina del FBI en Baltimore, en una conferencia realizada este martes en Washington DC para anunciar tales acciones.

Este esfuerzo se enfoca además en los padres de niños que barrios dominados por la Mara. "También le pedimos a los padres, familiares y amigos que hablen con sus hijos sobre el peligro de entrar a este violenta pandilla", expresó Boone. "La MS-13 trata de infundir miedo en nuestros vecindarios y escuelas, reclutando a nuevos miembros de edades tan cortas como 11 y 12 años", indicó.

Se calcula que hay más de 100,000 miembros de la MS-13 en al menos 40 estados de EEUU. En años recientes, los crímenes de la banda han sido particularmente violentos en la costa este, aunque hace unos meses se registró un brutal retorno a la escena criminal en el lugar donde nació, Los Ángeles.


Se cree que una de sus clicas en esta metrópoli está detrás de al menos siete asesinatos ocurridos en dos años. Varias víctimas fueron desmembradas a machetazos y sus restos arrojados a un cañón.

“Usan la violencia extrema para mandar un mensaje y tener control de sus comunidades. No solo matan a sus rivales, los decapitan y desmiembran para extender el miedo”, advirtió el fiscal federal de Maryland, Robert Hur, quien alertó que la Mara ha replicado las mismas tácticas violentas y el sistema de extorsiones que usa en El Salvador para financiar sus actividades delictivas.

“Entiendo que algunas víctimas y testigos conocen las actividades criminales de la pandilla y no le llaman a la Policía porque tienen miedo de lo que la MS-13 les puede hacer. Están preocupados de que si cooperan con las autoridades la pandilla sabrá quiénes son y se vengará”, señaló el fiscal, subrayando que estos casos se están manejando “con mucho cuidado” para proteger a los denunciantes.

Esta campaña se lanza un día después de que un miembro de la pandilla, Carlos Alas Brizuela, alias ‘Truco’ y ‘Stewie’, de 29 años, se declaró culpable en una corte federal de Maryland de un cargo de crimen organizado relacionado con su participación en dos asesinados, dos intentos de homicidio y un secuestro. Dos víctimas fueron atacadas con machetes y navajas.

Otra persona fue apuñalada fatalmente solo porque usaba unos tenis Nike Cortez. Ya le habían advertido que solo la MS-13 los podía portar. Después de ese crimen, Brizuela les dijo a los jefes de la clica que “había matado a un pandillero rival”, según la acusación.

Brizuela enfrenta una condena de entre 29 y 36 años de prisión. Un total de 29 personas han sido acusadas en este caso, de las cuales 13 ya se declararon culpables.


También son ellas: el rostro femenino (pero igual de violento) de la pandilla Mara Salvatrucha (fotos)

Loading
Cargando galería
Publicidad