El momento “Prop 187” del partido Republicano

“La Propuesta 187 y Pete Wilson ganaron en las elecciones de 1994, pero si hay una lección de ese momento es que cuando los políticos usan una retórica peligrosa y promueven políticas antiinmigrantes, al final ellos pierden”.
Opinión
Líder pro derechos civiles y miembro de la junta de ‘People For the American Way’
2016-07-01T09:18:52-04:00

Videos en blanco y negro de gente cruzando la frontera salen en las pantallas de nuestros televisores, pintando a los inmigrantes como intrusos peligrosos. Y me pregunto, ¿estoy viendo un anuncio de Donald Trump, o estoy en California en 1994 mirando el anuncio infame del gobernador Pete Wilson sobre el plan para negarles servicios a las personas indocumentadas? Es difícil encontrar las diferencias. Donald Trump está tomando una página del libro de estrategias antiinmigrantes de Pete Wilson, hasta las mismas imágenes de video. Recordando que hace un año Donald Trump lanzó su campaña, la lucha sobre la Proposición 187 —una medida en contra de los inmigrantes por la que Wilson hizo campaña en los 1990s— actúa como una advertencia sobre lo que necesitamos hacer para mantener a Donald Trump fuera de la Casa Blanca y combatir los ataques viciosos del GOP en contra de los inmigrantes.

La historia de la Prop 187 ahora es muy conocida: un candidato republicano utilizó el miedo para ganar su campaña de reelección. El gobernador Pete Wilson hizo campaña y ganó la reelección con una medida electoral horrorosa que negaba servicios básicos como la educación y el acceso a la salud a los inmigrantes sin papeles. Aunque la medida fue aprobada, al final fue anulada en los tribunales. Sin embargo, el apoyo del Partido Republicano para impulsar la medida antiinmigrante provocó una transformación del paisaje político en California. El registro en el partido Republicano cayó dramáticamente, al mismo tiempo que la participación política de la creciente población latina aumentó. Los inmigrantes se hicieron ciudadanos y votaron en cantidades sin precedentes en contra del partido republicano.

El GOP de California se había marcado como antiinmigrante y antilatino, y nunca se recuperó. Desde los años 1950 hasta principios de la década de 1990, California había sido un bastión republicano, apoyando al candidato presidencial republicano en cada elección, menos una. Después de este cambio, California se convirtió en un sólido estado azul y lo sigue siendo hasta hoy día. Los investigadores lo llaman el “ efecto de la 187”.

En el ámbito nacional, los republicanos no han aprendido la lección. Con Trump de chofer, el partido republicano nacional parece estar acelerando hacia su propio momento “Prop 187” Mientras que Pete Wilson quería bloquear a los indocumentados de tener acceso a los servicios sociales, Trump quiere ir aún más lejos: él quiere desplegar una “ fuerza de deportación” para echar a millones de personas del país, separando a los padres de sus niños y desarraigando a muchas comunidades. La campaña de Wilson calificó a los inmigrantes como intrusos; Trump dice que los inmigrantes mexicanos son criminales, narcotraficantes y violadores. Y como el GOP alejó a los votantes latinos en California en los años 1990, la horrible retórica de Trump y sus propuestas políticas están alienando a los votantes latinos de todo el país.

Pero es importante recordar que el “efecto de la 187” no ocurrió de la nada. En ese momento, los organizadores a través de todo el estado de California trabajaron para abordar a los votantes atinos. Innumerables personas hicieron el trabajo duro de la movilización política: tocando las puertas, haciendo llamadas, y asegurándo que las personas salieran a votar. Este es el trabajo que tenemos que hacer hoy: educar a los votantes sobre lo que está en juego. Mientras que la hostilidad de Donald Trump en contra de las comunidades de inmigrantes, mujeres y personas de diferentes religiones significa que hay razones suficientes para oponerse a él, tenemos que asegurarnos de que nuestra oposición resuene fuerte y claramente el día de las elecciones.

Desafortunadamente, la Propuesta 187 y Pete Wilson ganaron en las elecciones de 1994, pero si hay una lección de ese momento es que cuando los políticos usan una retórica peligrosa y promueven políticas antiinmigrantes, al final ellos pierden. Pero esto no es un resultado inevitable: ellos pierden porque nosotros nos organizamos y votamos contra ellos. Cuando nos presentamos en las urnas y votamos contra la intolerancia, nosotros decidimos las elecciones y cambiamos la política. Si participamos en números altos este año, podemos asegurar que los que atacan a nuestras comunidades nunca se convertirán en líderes de nuestro país.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad