null: nullpx
Obamacare

“Es la misma ley terrible”: las reacciones a la tercera versión del proyecto de salud republicano

Pacientes, hospitales y hasta algunos gobernadores republicanos consideran que, lejos de mejorar el acceso a los seguros, las modificaciones a la ley que busca sustituir Obamacare crearán más caos en el sistema de salud.
14 Jul 2017 – 3:26 PM EDT

Más de lo mismo. Así definen muchas organizaciones que defienden los derechos de los pacientes a la última versión presentada este jueves en el Senado para derogar el Affordable Care Act (ACA), en un intento por obtener los votos necesarios. Esta vez, se incluyó una enmienda del senador de Texas, Ted Cruz, que permite a las aseguradoras ofrecer planes sin todos los beneficios esenciales garantizados por el ACA, lo que podría generar grandes distorsiones en el mercado de salud.

Ya grupos de aseguradoras como Blue Cross Blue Shield habían advertido que estos planes más limitados aumentarían el precio de las primas, desestabilizarían el mercado individual y reducirían las protecciones a personas con condiciones preexistentes, según lo reportó Reuters. La ley también retoma algunos de los impuestos que el ACA impuso a los más ricos y ofrece mayores subsidios para ayudar a las personas a comprar seguros que la versión anterior. Pero uno de los aspectos más controversiales se mantiene intacto: los recortes a Medicaid (el gasto se reduciría en 35% para 2036).

“Es la misma terrible ley que arrebata la cobertura a millones de estadounidenses para aliviar la carga tributaria a las aseguradoras, farmacéuticas y los ricos. Esta nueva versión sigue siendo cruel e inmoral y tendrá el mismo impacto sobre la gente”, declaró Neera Tanden, presidenta del Center for American Progress.


Los recortes a Medicaid, programa que ayuda a personas mayores, discapacitadas, niños y mujeres de ingresos limitados, también afectarían la lucha contra la epidemia de los opioides, que ocasionó la muerte de 33,000 personas en EEUU en 2015, algo que preocupa a varios gobernadores republicanos. La nueva versión aporta 45,000 millones de dólares adicionales a este propósito, pero muchos residentes de sus estados se apoyan en Medicad para recibir tratamiento, explicaron varios gobernadores en una reunión sostenida esta semana en Rhode Island.

“No podemos reducir los gastos de Medicaid y a la vez tener éxito en luchar contra esta epidemia de adicción”, dijo a AP el demócrata Roy Cooper, gobernador de Carolina del Norte. El republicano Chris Sununu de New Hampshire, coincide: “Estamos revisando la nueva versión. La primera hizo severos cortes a Medicaid y otros programas que impactarían significativamente a nuestro estado. Tienen que buscar nuestra opinión. Somos los que implementamos estos programas quienes realmente entendemos el impacto”, dijo.


La nueva versión de la ley de salud del Senado llega justo al mismo tiempo en que un nuevo informe del CommonWealth Fund revela que Estados Unidos gasta más en salud que cualquier otro país desarrollado, pero esto no se traduce en la buena salud de la población, que presenta peores condiciones que las de otros países. Al ponderar varios indicadores, el país quedó de último de los 11 países estudiados. Inglaterra fue el mejor posicionado, seguido por Australia y Holanda.

Más reacciones

  • “En vez de pedir una simple actualización volvemos a pedirle al Senado que haga una mejora a la ley”. Rick Pollack, presidente de la American Hospital Association.
  • “Los profundos recortes a Medicaid que se preservan en esta versión del Senado menoscaban el acceso a la salud y apoyo a familias con bajos ingresos que lidian con el Alzhéimer, una enfermedad que puede costar entre 41mil y 56 mil años por año”. George Vradenburg, director de Us Against Alzheimer’s.
  • “Cuando el gobierno dice que dará a los gobernadores flexibilidad. Que van a cortar el programa hasta 20% en diez años, pero que tienes la flexibilidad, creo que es un atropello desde el punto de vista moral”. Kathleen Sebelius, ex directora de Health and Human Services, fue gobernadora de Kansas.
  • “Vivimos con miedo. No tenemos dinero para batallar mediante el lobby, por eso lo hacemos con nuestras sillas de ruedas en las calles”. Germán Parodi, miembro del grupo de ADAPT y presidente de la organización Disabled in Action of Pennsylvania.
  • “Con la enmienda Cruz, los senadores están promoviendo el caos en el sistema de salud al aislar a las personas con condiciones preexistentes y forzarlas a pagar costos astronómicos para obtener tratamiento”. Ron Wyden (demócrata por Oregon), miembro del Comité de Finanzas del Senado.
  • “Esta nueva versión permitiría a las compañías de seguros vender planes más sensibles (...) crearía un mercado de seguros segmentado y esencialmente regresaría a los pacientes con cáncer, sobrevivientes y cualquiera con una enfermedad seria a un bloque de alto riesgo donde los gastos de bolsillo para los pacientes podrían ser impagables y la cobertura potencialmente inadecuada”. Chris Hansen. American Cancer Society Cancer Action Network.
  • “Bajo esta enmienda las aseguradoras podrán cobrar primas más altas a personas en función de su estado de salud (...). Separar a los inscritos saludables de aquellos con condiciones preexistentes traerá inestabilidad en los mercados de salud. Esto es inaceptable para nuestros pacientes”. Comunicado conjunto de American Cancer Society Cancer Action Network, American Diabetes Association, American Heart Association, American Lung Association, Cystic Fibrosis Foundation, March of Dimes, Muscular Dystrophy Association, National Health Council, National Organization for Rare Disorders, WomenHeart: The National Coalition for Women with Heart Disease.
  • “La más reciente versión del Senado exacerbará las barreras para los pacientes con cáncer que ya había en la versión previa del Senado. Reinventa el antiguo sistema de segregar a los pacientes enfermos del resto de los consumidores, un sistema que con frecuencia falló en ofrecer primas costeables a los pacientes con cáncer”. Louis J de Gennaro, presidente de la Leukemia and Lymphoma Society.

En fotos: Las protestas contra el plan de salud republicano en las oficinas del Capitolio se vuelven costumbre

Loading
Cargando galería
Publicidad