null: nullpx
Nissan

La Nissan Murano trata de reinventar la rueda, otra vez

La pionera de las populares crossover es hoy ejemplo de progreso en diseño
18 Mar 2016 – 6:51 PM EDT

La Nissan Murano tiene la distinción de ser el vehículo que inició la fiebre de las CUVs en los Estados Unidos. Cuando fue presentada por primera vez a finales del año 2002 como modelo 2003, la minivan que en los 80 había destronado a la station wagon como vehículo familiar por excelencia, sufría su propio problema de imagen por lo que gran parte de su público había migrado a las super cool todoterrenos de 4 puertas, listas y dispuestas a llevar a la familia al fin del mundo. Aunque en realidad el 98% de ellas nunca vio una vía sin asfalto, la inestabilidad inherente de un vehículo de cuerpo sobre bastidor con un alto centro de gravedad viajando a alta velocidad en autopistas con manos inexpertas en el volante, no tardó en causar estragos en las vías públicas, como la debacle de las Ford Explorer a final de los años 90 puso de manifiesto. Esto hizo al público reconsidera rápidamente la conveniencia de usar todoterrenos para el transporte diario.


Nissan merece toneladas de crédito por haber sabido anticipar la enorme vuelta que daría el mercado. Diseñada en los Estados Unidos con el mercado Americano en mente, la primera generación de la Nissan Murano era una camioneta mediana con cuerpo unitario basado la misma arquitectura que el Nissan Altima de la época; es decir un vehículo con el aspecto de SUV pero basada en la mecánica de un auto de pasajeros y por ende mucho más estable y fácil de manejar. El concepto fue tan novedosos que hubo que inventarle un nuevo nombre y fue así como de mano de Nissan nació la Crossover Utility Vehicle o CUV. Hoy no existe un sólo fabricante que no utilice esa fórmula.

Hoy en su tercera generación la popular Nissan Murano, trata nuevamente de reinventar la rueda pero esta vez en términos de diseño y por lo que pudimos ver Nissan parece hacer logrado mezclar una formula ganadora otra vez.

DISEÑO

Nadie puede acusar a la Nissan Murano de ser una camioneta con aspecto ‘derivativo’ (la palabra que hoy se usa para no decir ‘burda copia’) ya que no se parece a nada que hayamos visto antes. Nissan supo trasladar las claves de diseño de su espectacular auto concepto Nissan Resonance del 2013 a la Nissan Murano de producción salvaguardando completamente su impacto visual y aspecto futurista.


Emocional y escultural son los dos adjetivos que Nissan usa para describir el diseño de la nueva Murano y no encontramos razón alguna para disentir. Las líneas de carácter en conjunción con los volúmenes que nacen de los guardafangos crean un atractivo y atrayente drama visual que concluye hermosamente por en el pillar trasero negro que crea la ilusión de un “ Techo Flotante”, un experimento visual que falló catastróficamente en el Jaguar XJ pero que en la Murano funciona de maravilla y que Nissan luego traslado al Maxima y probablemente veamos en futuros productos Nissan.


Las luces delanteras y traseras en forma de boomerang añaden más magnetismo mientras que la parilla V-Motion comunica una mezcla de belleza y agresividad que afirma la noción de que la nueva Murano no es una camioneta convencional.

CABINA

El interior de la Nissan Murano es digno de su impactante armadura aunque de una manera bastante más convencional. El tema general de la cabina es moderno y funcional, con cambios más evolutivos que revolucionarios. Los controles de fácil lectura y la consola central ergonómica y práctica, representan un enorme paso hacia delante respecto a su versión previa al igual que los materiales y acabados, que sin llegar a los niveles de Infiniti comunican calidad y prestigio. El numero de botones y perillas fue reducido de 25 a 10 y no nos hizo falta ni uno sólo de los 15 que desaparecieron. La pantalla central puede albergar a el sistema de navegación y las aplicaciones móviles del sistema NissanConnect, Radio Satelital, Radio HD y un sistema de sonido Bose con 11 cornetas.


Los geniales asientos ‘Cero Gravedad’ regresan para el deleite de los pasajeros delanteros en viajes largos así como para los ocupantes de los extremos del banco trasero. Los mismos pueden ser equipados con refrigeración y calefacción para los puestos delanteros y con calefacción para los traseros. La Murano nivel Platinum que probamos contaba con hermosos acabados en cuero y madera.

La Murano no fue pensada para familias, o por lo menos no para familias grandes que requieren de una tercera fila de asientos –para eso están las Nissan Rogue y Pathfinder. Más bien fue concebida para el adulto contemporáneo sin hijos o con el nido vacío que le gusta viajar con comodidad y con compañía, pero no muy numerosa, por lo que el espacio en ambas filas de asientos es vasto y las amenidades en la fila trasera son abundantes.

TREN MOTRIZ

Bajo el capó de la Nissan Murano se encuentra una versión del confiable V6 de 3.5 litros de Nissan produciendo en esta crossover 260 caballos de fuerza y 240 lbs.-pie de torque. El V6 está acoplado a la transmisión transejes continua variable Xtronic que Nissan ha masajeado durante años logrando una versión imitación creíble de una transmisión con engranajes reales. Según la EPA esta combinación de motor y transmisión logra 21 mpg en la ciudad y 28 en autopista tanto para las Murano equipadas con tracción delantera como para las equipadas con tracción total.


MANEJO

Si tuviésemos que describir la experiencia de manejo de la nueva Nissan Murano con una sola palabra esta sería: ‘suntuosa’. La ejemplar posición de manejo en la excelente butaca cero gravedad del conductor es sólo el primer contacto con una máquina donde el balance parece haber sido la consigna durante todo el proceso de su creación. La suspensión independiente en las 4 ruedas mantiene al vehículo estable y sin sobresaltos en maniobras fuertes, siendo un modelo de eficiencia tragándose los chichones y huecos en la vía. La dirección con asistencia electrónica es algo inconexa y podría usar un poco más de comunicación con la vía, pero es rápida y cumple con sus tareas sin drama no tropiezos. Los frenos no dieron de que hablar, lo que salvo en los autos deportivos, es siempre algo positivo.


El V6 3.5 litros podría y debería ofrecer más potencia, especialmente bajo el capot de un vehículo del tamaño de la Murano. Nadie comprará una Murano para competir en el Nürburgring, pero la necesidad de más potencia estuvo presente permanentemente. Hay que hacer mención de la transmisión continua variable que a pesar de la falta de engranajes convencionales ha aprendido a mantener los radios de una manera intuitiva, natural y eficiente, tanto que a veces nos hace olvidar su tecnología. Hoy nadie hace una mejor CVT que Nissan.

4 cámaras y 3 sensores de radar son el alma de una cantidad de tecnologías de seguridad activa entre las que se encuentras el sistema de advertencia de punto ciego, sistema de advertencia de colisión frontal, sistema de frenado frontal y por supuesto en control de crucero inteligente que puede detener el auto totalmente en caso de hacer falta.


El precio del modelo básico Nissan Murano S comienza en $29.560 e incluye dispositivos como acceso inteligente, ruedas de aleación de 18 pulgadas, control climático con dos zonas y conectividad Bluetooth y en el otro extremo el Nissan Murano Platinum con ruedas de 20 pulgadas de aleación de aluminio y acabado mecanizado, faros LED, asientos de cuero con controles de clima en la fila delantera comienza en $39.000. El precio del modelo Platinum AWD que probamos con tracción total y Paquete Tecnológico, que incluye techo panorámico, control de crucero inteligente, sistema de advertencia de colisión frontal y sistema de frenado automático, es de $43.745.

RELACIONADOS:NissanCrossoversCamionetasSUV

Más contenido de tu interés