La Organización Trump es desalojada por la policía del hotel que administraba en Panamá

La mañana del lunes un grupo de policías entró al Hotel Trump International en Panamá luego de semanas de tensiones por el control de la propiedad.
5 Mar 2018 – 12:56 PM EST

CIUDAD DE PANAMÁ, Panamá .- Al cabo de 12 días de una pelea por negocios, las autoridades de Panamá resolvieron el problema de la administración del Hotel Trump Ocean Club de Ciudad de Panamá sacando de la propiedad a los representantes de la empresa del presidente de EEUU.

Los miembros de la Organización Trump que se negaban a dejar las oficinas fueron sacados del hotel luego de que un juez ingresara a la propiedad con una escolta policial armada, en otro golpe a la larga lista de fracasos inmobiliarios en América Latina del presidente Donald Trump.

"Esta es una disputa puramente comercial que simplemente se salió de control", dijo Orestes Fintiklis, el propietario mayoritario del lujoso condominio de 70 pisos que domina el horizonte de la costa del Pacífico de la ciudad de Panamá. "Hoy esta disputa ha sido resuelta por los jueces y las autoridades de este país. Hoy, Panamá nos ha hecho sentir orgullosos ", agregó.

Fintiklis, fundador del fondo de capital privado Ithaca Capital, con sede en Miami, celebró su aparente victoria tocando una popular canción popular griega, 'Accordeon', sobre la lucha contra el fascismo en el piano del lobby del hotel.

La victoria judicial del lunes parece poner la propiedad completamente bajo el control de Ithaca Capital, que posee 202 de las 369 habitaciones, además del centro de conferencias y restaurantes del complejo.

Hoteles Trump reconoció que ya no está a cargo de la instalación, aunque insiste en que el acuerdo para gerenciarla permanece intacto. Asegura que una tercera parte ha sido nombrada para “mantener el estatus quo” mientras se resuelve el proceso de arbitraje.

“Hoteles Trump mantiene plena confianza en que no solo prevalecerá sino recuperará los daños, los costos y las cuotas de abogados, incluyendo aquellos daños, costos y tarifas de abogados que surjan por los eventos de hoy”, dice el texto.

Fintiklis e Ithaca Capital están demandando a Trump en una corte de arbitraje en Nueva York por $ 15 millones alegando la "horrible" mala administración del hotel. Trump ha contrademandado por $ 150 millones.

Hoteles Trump es una división de la Organización Trump, la empresa con la que se manejan todos los negocios del presidente Trump, quien tras llegar a la presidencia se negó a deshacerse de sus bienes corporativos y puso el manejo de sus asuntos en manos de sus hijos.

La disputa se desató después de que la asociación de propietarios del hotel decidiera rescindir el contrato de administración con Trump, preocupados por una disminución de la ocupación y los ingresos, que achacaron al mal manejo de la administración por parte de los representantes de la Organización Trump.

La batalla 'final'

Este lunes la batalla llegó a un repentino clímax cuando la jueza Miriam Cheng de Aguilar ingresó al hotel con una docena de policías armados, algunos con chalecos antibalas, acompañada por abogados de los propietarios y un cerrajero.

Los guardias de seguridad de la Organización Trump bloquearon el acceso a las oficinas del hotel en el vestíbulo del piso 15 durante varios minutos, hasta que la jueza llamó a la puerta exigiendo que la dejaran ingresar. Tras algunos empujones y forcejeos, eventualmente se dejó entrar a la magistrada.


Poco después, el equipo de seguridad de Trump desapareció y varios empleados del hotel fueron vistos dejando las instalaciones. Los abogados de los propietarios dicen que 10 empleados fueron despedidos por resistirse al aviso de terminación presentado por Ithaca Capital.

Fintiklis y su equipo legal más tarde fueron vistos ingresando0 a las oficinas del hotel sin oposición. Se escuchó una orden para cambiar las cerraduras.

No estaba claro el lunes si la empresa de Trump planeaba apelar la orden del juez, que se produjo siete años después de que se abrió la instalación con gran fanfarria con un corte de cinta a la que asistieron Trump, tres de sus hijos y el presidente de Panamá.

Por lo pronto, la tarde del lunes las reservaciones para la instalación ya no estaban disponibles en el sitio web de los Hoteles Trump. “Nos disculpamos. No hay habitaciones disponibles para las fechas requeridas”, se lee al intentar reservar una habitación.

La saga ha creado una situación sin precedentes: una compañía de propiedad del presidente de Estados Unidos enfrentando una investigación por parte de funcionarios de un gobierno extranjero. Después de asumir su cargo, Trump se negó a deshacerse de la propiedad de su multimillonario imperio de bienes raíces, dando lugar a lo que muchos expertos consideran un posible conflicto de intereses entre la Organización Trump y el cargo de presidente.

El proyecto de hotel y condominio de 400 millones de dólares fue desarrollado por un grupo de inversionistas, entre los cuales figuran algunos con presuntos vínculos con el lavado de dinero y el tráfico de drogas.

Trump prestó su nombre para el proyecto, lo que le representó alrededor de 45 millones de dólares, según documentos judiciales. La Organización Trump no ha sido acusada de lavado de dinero, pero han surgido serios cuestionamientos sobre el proceso de revisión de antecedentes de sus socios que sigue la compañía.

El futuro del nombre

En un comunicado la semana pasada, Hoteles Trump acusó a Fintiklis de usar tácticas “de estilo mafiosas” para tomar el control del hotel. Además, acusó al inversionista y su equipo legal de una “toma corporativa ilegal” y de “intentar repetidamente ingresar a la fuerza a las oficinas de Hoteles Trump”.

En documentos presentados ante la corte, Fintiklis argumentó que la Organización Trump no tenía derecho de impedir su acceso a las oficinas del hotel ya que el contrato de administración había sido terminado. La Organización Trump “sigue recortando gastos de gestión mientras nuestro hotel es llevado al suelo”, escribió en una carta del 7 de febrero a la asociación de propietarios del hotel, en la que comparó a la empresa del presidente con una “sanguijuela que drena nuestra última gota de sangre”.

Desde que Trump asumió su cargo, su nombre ha sido removido de hoteles en Toronto y en el SoHo de Nueva York, aunque en esos casos se trató de compras a las que la Organización Trump no se opuso.

El nombre Trump también fue sacado de torres residenciales en Nueva York luego de que cientos de residentes de esos edificios firmaron una petición al respecto.

Este lunes, Un par de horas después de cumplido el desalojo, el cartel ubicado en la entrada del Trump Ocean Club de Ciudad de Panamá corrió la misma suerte. Un albañil usando un cincel y un martillo un albañil arrancó las letras doradas ‘T-R-U-M-P’ usando un cincel y un martillo. Solo quedó en el letrero 'Ocean Club Internacional: Hotel y Torre', aunque todavía puede verse la silueta de donde estaba el apellido presidencial.

En fotos: 20 edificios alrededor del mundo con el apellido Trump en su fachada

Loading
Cargando galería


Más información en breve