null: nullpx
Drogas y Adicciones

La DEA busca contratista que queme marihuana decomisada y llueven personas que se ofrecen a hacerlo (hasta gratis)

La Administración para el Control de Drogas abrió una licitación que fue anunciada en medios de manera "engañosa" y ahora no paran de recibir inusuales solicitudes de empleo, pues los reportes de prensa no especificaron que solo le confiarán esta responsabilidad a una empresa con licencia para destruir narcóticos y que cumpla con regulaciones ambientales.
1 Abr 2019 – 6:28 PM EDT

La oficina en Houston de la Administración para el Control de Drogas (DEA) ha recibido en los últimos días varias llamadas de personas interesadas en la oferta laboral para destruir varias toneladas de marihuana y otras drogas de las que la agencia se tiene que deshacer porque ya no las necesita como evidencia para procesos judiciales.

El interés de las personas equivocadas ha sido tal que la agencia federal ha tenido que salir a aclarar de qué se trata realmente lo que buscan, pues algunos en las redes sociales hasta ofrecen su servicio sin recibir un centavo a cambio, le pregutan a las autoridades que dónde está toda esa hierba o le proponen que la venda en los estados donde se ha legalizado su consumo.

Las inusuales solicitudes de empleo y los comentarios sarcásticos en Internet son el resultado de varios encabezados "engañosos" en artículos de prensa que no especificaron que lo que la DEA está buscando es un contratista "bien establecido", con licencia para quemar grandes cantidades de narcóticos y que cumpla con los lineamientos de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), según el vocero de la agencia en esa ciudad, Sammy Parks.

"Se hicieron titulares de artículos engañosos. Esto no puede ser realizado por ningún ciudadano", explicó Parks en una entrevista con Univision Noticias. "Se trata de un proceso para buscar un contratista que pueda quemar o deshacerse de la evidencia, algo que para nosotros es difícil hacer".

Uno de esos encabezados que despertaron la curiosidad de tantos lo redactó el canal local de CBS y dice: "El Tío Sam quiere que le ayudes a quemar un montón de hierba".

En realidad, la empresa que se adjudique este contrato debe tener la capacidad para quemar al menos 1,000 libras de marihuana por hora, en una jornada de ocho horas diarias, según se indica como uno de los requisitos de la licitación.

Se especifica que dicha compañía debe poder aceptar ladrillos o pacas bien comprimidas en paquetes que pesan hasta 200 libras cada uno.

"La instalación donde se encuentre el incinerador debe tener una cerca perimetral. La altura de la barda debe garantizar que el público no pueda ver el proceso de incineración", indica el documento.

Esa empresa también tendrá la responsabilidad de destruir enormes decomisos de metanfetamina, cocaína, heroína, fármacos, pastillas falsificadas, entre otros narcóticos que la DEA ha confiscado en el sureste de Texas, una zona donde operan tres de los carteles más fuertes de México.

La DEA se encargará de monitorear ese proceso a través de cámaras de circuito cerrado y le exigirá al contratista pruebas anuales de consumo de drogas realizadas a todos sus empleados.

Parks indicó que este proceso "muy sofisticado" de licitación se realiza cada dos años. El vocero mencionó que desconoce cuánto le pagarán a la compañía por este trabajo y, citando "razones de seguridad", se negó a especificar la cantidad de droga que debe ser destruida.

"La oficina de la DEA en Houston está muy ocupada. Decomisamos varias veces cada mes, casi a diario", señala. "Confiscamos en colaboración con agentes fronterizos en Galveston, Laredo, Corpus Christi, San Antonio, Austin, Waco y Beaumont. Tenemos un gran volumen de narcóticos que en un momento deben ser destruidos", agregó el portavoz.

Por cuestiones de privacidad, el agente tampoco puede revelar qué dijeron las personas que llamaron a la DEA solicitando este empleo.

Los "interesados" en las redes sociales

En un tuit que la agencia publicó el viernes citando dicha confusión, algunos comentaron –posiblemente en broma– que están interesados en quemar ellos mismos la marihuana o dieron sugerencias sobre cómo deshacerse de la hierba ahorrando dinero del erario público.

"Estoy dispuesto a deshacerme de ella (la marihuana). Mi incinerador es de un uso más ‘personal’ pero confíen en que me haré cargo. ¿Mencioné que mis servicios son gratuitos?", escribió un usuario de Twitter, quien finalizó el sarcasmo diciendo que su objetivo es ahorrar dinero de los contribuyentes.

Otra persona reclamó con ironía que "rechazar a los ciudadanos que ofrecen ayuda no es un buen trabajo de relaciones públicas", mientras que alguien cuestionó el plan de "gastar" destruyendo la hierba cuando existe la opción de venderla en estados donde su consumo es legal.

"¿Me podrían comprar una casa de cannabis para vivir en Houston para que pueda quemar la marihuana por ustedes? Soy hábil, controlaré esos pequeños brotes (de marihuana) como un experto en fuegos", escribió otra persona.

El contrato que ofrece la DEA pide que el trabajo se haga antes del 30 de septiembre. La dependencia explicó que proporcionará agentes armados y guardias privados durante la incineración de la hierba.

La mayoría de la droga incautada en el sureste de Texas pertenecía al cartel del Golfo, aunque también les han quitado narcóticos a los carteles de Los Zetas y Jalisco Nueva Generación (CJNG), dijo Parks.

"Varias de nuestras investigaciones están enfocadas en asociados del cartel del Golfo; sin embargo, también encontramos conexiones con otros carteles", mencionó el portavoz.

Hace cuatro años, las autoridades descubrieron un enorme sembradío con 109,000 plantas de cannabis en el condado Lipscomb, uno de los más grandes encontrados en Texas. En 2014 detectaron más de 100,000 plantas de marihuana en 29 parcelas cerca de Houston.


Tras los pasos de la marihuana del narco en Los Ángeles

Loading
Cargando galería


Publicidad