null: nullpx
Coronavirus

"Trabajamos sin la protección adecuada": el personal médico de España, el más afectado por el covid-19

13.6% de los diagnosticados con la enfermedad en España son personal sanitario y los contagios siguen en aumento. Los doctores, las enfermeras y los auxiliares médicos españoles han denunciado la falta de insumos por redes sociales desde el estallido de la pandemia.
25 Mar 2020 – 01:00 PM EDT

MADRID, España.- Los doctores, las enfermeras y los auxiliares médicos españoles son el grupo profesional sanitario más afectado en el mundo por la pandemia de covid-19: del total de diagnosticados con la enfermedad en España, 13.6% es personal sanitario. Y a un ritmo de contagio vertiginoso, la situación tiende a empeorar.

Los 3,910 miembros de personal sanitario español diagnosticados con coronavirus hasta el lunes pasaron a ser 5,400 solo 24 horas después. Todos fueron retirados a tratamiento tras intensas jornadas de atención a los contagiados con el virus, que en España alcanzan este miércoles los 47,610 casos y los 3,434 fallecimientos, 738 decesos más que el día anterior.

En Italia, donde los contagios superan los 69,000 casos, los profesionales de la salud afectados suman 4,724 personas, constituyendo el 8% de los contagiados. Y en China, donde los casos de coronavirus superan los 8,800, solo 4% lo conforma su personal de atención médica.

¿Cómo se explica que estén cayendo enfermos los profesionales de uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo? En septiembre de 2019 la Organización Mundial de la Salud felicitaba a España por estar en su ranking mundial de diez países con los mejores sistemas de salud pública. España se regodeaba de estar en el séptimo puesto, la sociedad y los políticos mostraban gran confianza en el sistema que, seis meses después, ha sido puesto a prueba de la forma más cruda posible con la pandemia de covid-19.


Desde hace más de una semana, incluso antes de que el gobierno español decretara el estado de alarma, suspendiera actividades académicas y comerciales y restringiera la circulación de personas, médicos y enfermeras de localidades como Madrid —hoy epicentro de la epidemia en España— empezaron a denunciar carencias en el inventario del equipamiento básico de protección: mascarillas, guantes, batas desechables y viseras plásticas o lentes de protección.

La situación llegó a ser tan acuciante en la capital española que el sindicato de trabajadores médicos de la Comunidad de Madrid introdujo una demanda ante un Juzgado social exigiendo la entrega inmediata de material sanitario para la protección mínima del personal que atiende a los pacientes de coronavirus. El juzgado respondió a primera hora de este miércoles aceptando la demanda y ordenando que en las próximas 24 horas se entregue a los establecimientos clínicos dotación suficiente de batas, mascarillas, lentes de protección y contenedores para los residuos.

El propio director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias sanitarias de España, Fernando Simón, reconoció la falta equipamiento para el personal sanitario este miércoles y rescató los esfuerzos del gobierno para conseguir los materiales. “Los recursos de protección no son fáciles de conseguir. Hay una lucha internacional muy importante por conseguir los recursos existentes. España está haciendo un esfuerzo ingente para conseguir los recursos”, señaló durante una rueda de prensa.

“Sí que es cierto que algunos hospitales donde ha habido un acceso muy límite y eso genera malestar. Pero mis compañeros también están dejándose la piel en conseguir los recursos necesarios”, agregó Simón.

Desde estas primeras denuncias, las autoridades del gobierno de España han asegurado que la presión de demanda sobre el equipamiento básico del personal médico y sanitario les ha dificultado la compra, una explicación comprensible pero que no todos encuentran razonable ante la evidente falta de inventario y preparación para epidemias.


Las denuncias de los médicos en redes

En las últimas 24 horas varios médicos españoles han dado un paso al frente para denunciar la situación, con resultados agridulces. La jefa de cirugía plástica y reparadora del hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo (norte de España) fue despedida por publicar en Facebook la falta de protección al personal sanitario de su zona de trabajo.

Y en Twitter se hizo viral este video del Hospital de Málaga, al sur del país:

Al menos una docena de médicos y enfermeras denuncian a través de tuits la falta de equipos y piden ayuda:

“Estamos trabajando sin las medidas de protección adecuadas (…) cada turno nos niegan y escasean mascarillas de filtración adecuada (…) no tenemos las pantallas de protección facial idóneas para acercarnos a este tipo de pacientes aislados (…) principalmente necesitamos mascarillas con filtro y batas sanitarias de un solo uso”, son algunos de los mensajes que envían con calma y seriedad estos profesionales españoles.

Ante el retiro forzado de personal médico contagiado y la necesidad de más manos para atender la crisis, las autoridades de la Comunidad de Madrid autorizaron la contratación de 4,900 nuevos médicos entre concursantes a puestos públicos que no fueron seleccionados antes, personal jubilación y estudiantes del último año de medicina.


Donaciones internacionales y privadas

Entre cada vez más testimonios de personal sanitario que fluyen en la prensa local sobre uso prolongado de mascarillas, lavado de batas que deberían ser desechables y la necesidad de uso de doble guantes, el gobierno español a través del Ministerio de Defensa hizo una solicitud a sus pares de la Organización del Tratado del Atántico Norte (OTAN) de al menos 1.5 millones de mascarillas, 120,000 pares de guantes, 5,000 protectores faciales (viseras plásticas) y 150,000 trajes de protección. Para la atención de los pacientes también pidió la entrega de 500,000 kits para detección rápida del coronavirus, mil termómetros infrarrojos y 450,000 respiradores artificiales.

Además de esta respuesta, España espera también la ayuda de la Unión Europea, cuya comisión de política central se debate entre la discusión de los retos económicos que vendrán después de la pandemia y cómo ayudar a los países miembros más afectados. Sobre esto último, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, aseguró a la televisión nacional española que “todo lo que ha solicitado España lo va a tener gracias a la compra conjunta de la Unión Europea (…) Hace falta gafas, mascarillas, guantes y va a llegar a su debido momento a través de esta acción europea conjunta”.


Mientras corre esta espera, China ha respondido concretamente al llamado de ayuda español con una donación de 834 kits de diagnóstico, 50,000 mascarillas, 10,000 batas, 10,000 lentes de protección, 10,000 pares de guantes y también de cubrezapatos, recibidas el domingo. Hace exactamente un mes, el 24 de febrero, la Unión Europea enviaba a China un último paquete de donación de material y equipos médicos a China equivalentes a 55 millones de euros.

España, además, acaba de comprar a China 432 millones de euros en material sanitario: mascarillas, test rápidos, respiradores y guantes.

Algunas de las empresas más grandes de España, como la gigante Inditex, la banca Santander y la empresa de energía Iberdrola se preparan para anunciar la recolección de 150 millones de euros para la compra de este tipo de equipamiento sanitario. De estos recursos, 25 millones serían destinados a la compra de respiradores, equipo médico esencial para la atención de los pacientes con insuficiencia respiratoria aguda y neumonía grave, dos de las complicaciones más severas que puede llegar a producir el covid-19.

El temor de que se agote la existencia de respiradores artificiales también está al acecho en España, donde corre la alarma de que ante su eventual escasez los equipos disponibles sean asignados a pacientes con mayor posibilidad de sobrevivencia.

Imágenes de la pandemia: estas fotografías describen la crudeza de una crisis global inédita

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.