null: nullpx
Empresas

600,000 turistas quedan varados en varios países tras quiebra de la operadora británica Thomas Cook

La centenaria compañía de viajes se declaró este lunes en bancarrota y causó la cancelación de 600,000 reservaciones y vuelos a escala global. Reino Unido emprenderá la "mayor repatriación de su historia" desde la Segunda Guerra Mundial para lo que ha contratado a decenas de vuelos charter para traer de regreso y sin costos adicionales a 150,000 turistas británicos afectados.
23 Sep 2019 – 01:24 AM EDT

La compañía británica de viajes y turismo Thomas Cook se declaró este lunes en quiebra tras el fracaso de negociaciones para reflotarla, dejando varados en varios países a cerca de 600,000 viajeros que habían contratado sus servicios.

El gobierno de Reino Unido anunció la que sería la mayor repatriación en su historia en tiempos de paz para regresar a 150,000 viajeros británicos. El proceso comenzará este mismo lunes lunes y las autoridades advirtieron que los retrasos son inevitables.

La empresa "ha cesado sus operaciones con efecto inmediato", según indicó en un comunicado la Autoridad de Aviación Civil (CAA). "Todas las reservas del Grupo Thomas Cook, que incluyen los vuelos y las vacaciones, han sido canceladas", añadió.

Todos los pasajeros actualmente en el exterior y que tenían reservas para retornar al Reino Unido en las próximas dos semanas, "serán traídos a casa en fecha tan próxima a sus reservas como sea posible", señaló la nota del gobierno.

El caos generado por la bancarrota de la compañía de viajes Thomas Cook (fotos)

Loading
Cargando galería

La CAA agregó que "ha asegurado una flota de aviones de todo el mundo para traer a los pasajeros de vuelta al Reino Unido", al contratar "docenas de aviones chárter".

Los pasajeros no pagarán costos adicionales, pero la CAA dijo que algunos pasajeros que se encuentran en "un pequeño número de destinos" podrían tener que tomar vuelos comerciales alternativos a los del programa implementado por la Autoridad de Aviación Civil.

El ministro de Transporte británico, Grant Shapps, dijo que el Ejecutivo también cubrirá los costes de alojamiento de los clientes que disfrutaban de paquetes vacacionales.

"Pero la tarea es enorme, se trata de la mayor operación de repatriación en la historia británica (desde la II Guerra Mundial)", apuntó Shapps, que alertó asimismo de que habrá "problemas y retrasos".

El plan de urgencia bautizado "Operación Matterhorn", en referencia al nombre de una campaña de bombardeos estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial, tendrá un costo estimado de 124.7 millones de dólares (100 millones de libras), según indicó el gobierno británico.

Los aviones movilizados por la Autoridad Británica de Aviación Civil (CAA) empezaron a despegar desde Palma de Mallorca (España). Hay asimismo numerosos turistas británicos en Cuba, Turquía, Grecia y Túnez. También se utilizarán aviones prestados por otras aerolíneas.

El primer ministro británico, Boris Johnson, dijo que se trataba de "una situación muy difícil y, obviamente, se piensa mucho en los clientes de Thomas Cook, los veraneantes que ahora pueden tener dificultades para llegar a casa, haremos todo lo que esté en nuestras manos para que vuelvan a casa".

Johnson puso en duda la capacidad de la gerencia de la empresa: "Uno se siente impulsado a reflexionar sobre si los directores de estas compañías están debidamente incentivados para resolver estos asuntos".


Negociación fallida y el fantasma del Brexit

Con 178 años de historia, la célebre compañía entró en suspensión de pagos tras haber fracasado las negociaciones de emergencia con su principal accionista y acreedores a fin de encontrar un rescate.

La compañía, que opera en 16 países, cuenta con 105 aviones y posee 200 hoteles y complejos hoteleros con su marca, dejará cesantes a 22,000 personas (9,000 en el Reino Unido).

La empresa no ha podido asegurar los 250 millones de dólares (200 millones de libras) que necesitaba como fondos extra para poder garantizar su supervivencia tras una jornada completa de reuniones cruciales mantenidas en Londres.

Thomas Cook presentó un plan de reestructuración en el que el conglomerado chino Fosun tomaría el control de sus actividades de operador turístico, al tiempo que los acreedores (entre otros, los bancos RBS, Barclays y Lloyds) asumirían las de su compañía aérea.

Pero los 1,120 millones de dólares (900 millones de libras) prometidos por las partes no eran suficientes y por eso la compañía necesitaba otros 250 millones de dólares (200 millones de libras) para salir a flote.

Peter Fankhauser, el director ejecutivo de Thomas Cook, se disculpó el lunes por la liquidación de la compañía. En una declaración citada por Reuters, Fankhauser dijo que aunque se había llegado a un acuerdo en gran medida, "el hecho de que en los últimos días de las negociaciones se solicitara un servicio adicional planteaba un problema que, en última instancia, resultó ser insuperable".

"Es una cuestión de profundo pesar para mí y para el resto de la junta que no hayamos tenido éxito. Me gustaría pedir disculpas a nuestros millones de clientes y a los miles de empleados, proveedores y socios que nos han apoyado durante muchos años", añadió el ejecutivo de la compañía.

El sindicato TSSA, que representa a los trabajadores de Thomas Cook, había solicitado el sábado a la ministra de Empresa e Industria, Andrea Leadsom, una "reunión urgente" y le pidió que esté "preparada para ayudar a Thomas Cook con un verdadero apoyo financiero".

"Hay que salvar a la compañía sea como sea. Ningún gobierno británico serio permitiría la pérdida de tantos puestos de trabajo", había señalado el secretario general del TSSA, Manuel Cortes.

Hace varios meses, Thomas Cook había culpado a una desaceleración en las reservas debido a la incertidumbre de Brexit por contribuir a su aplastante carga de la deuda.

Mira también:


Estos son los 25 barrios más 'cool' del mundo: hay uno de LA, NYC, Austin y dos en México, ¿está el tuyo?

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:EmpresasReino UnidoViajesBrexitBancarrota

Más contenido de tu interés