null: nullpx
El Vaticano

El Papa emite nuevas normas para combatir la corrupción en la jerarquía del Vaticano

Francisco emitió un decreto que fija nuevas exigencias para asumir un cargo en el manejo de la administración de la Santa Sede, reservado principalmente para cardenales. La nueva ley prohíbe recibir regalos cuyo valor superen los $48 y los candidatos deberán demostrar periódicamente que no están siendo investigados por fraude fuera del Vaticano.
29 Abr 2021 – 12:59 PM EDT
Comparte
Francisco durante un discurso en Malmo, Suecia, en 2016. Crédito: Michael Campanella/Getty Images

Con la finalidad de transparentar el manejo de las finanzas de la Santa Sede, el papa Francisco emitió este jueves una serie de normas anticorrupción que obligarán a cardenales y administradores del Vaticano declarar periódicamente que solo invierten en fondos acordes con la doctrina cristiana, no están siendo investigados penalmente ni ocultando dineros en paraísos fiscales.

Citando un fragmento del Evangelio de Lucas, el pontífice escribió que “así como ser deshonesto en las cosas de poca importancia está relacionado con ser deshonesto en las cosas de importancia”, señaló que las nuevas normas forman parte del compromiso de “adherirse a la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción (Convención de Mérida)”.

Agregó que ante tal compromiso ha decidido “adecuarse a las mejores prácticas para prevenir y combatir la corrupción en sus diversas formas”.

Nuevas regulaciones

La Carta Apostólica firmada por Francisco que incluye el nuevo reglamento, dispone que los cardenales jefes de dicasterio que tengan funciones de administración jurisdiccional activa o de control y vigilancia, “deben firmar en el momento de la incorporación al cargo o a la función y cada dos años una declaración en la que atestiguan:


  • Que no han recibido condenas definitivas por delitos dolosos en el Estado de la Ciudad del Vaticano o en el extranjero; y
  • Que no se han beneficiado en relación con los mismos de indulto, amnistía, perdón y otras medidas similares o han sido absueltos de los mismos por prescripción.

La nueva ley también contiene una cláusula que prohíbe a cualquier empleado del Vaticano recibir obsequios relacionados con el trabajo de un valor superior a 40 euros ($48).

Problema de fondo

El Papa también advirtió en el documento que “la corrupción, sin embargo, puede manifestarse de diferentes maneras y formas incluso en sectores distintos al de las contratas, y por ello las normas y mejores prácticas a nivel internacional prevén obligaciones particulares de transparencia para las personas que ocupan puestos clave en el sector público con el fin de prevenir y combatir, en todos los sectores, los conflictos de intereses, las prácticas clientelistas y la corrupción en general”.

La nueva ley añade que quienes asuman cargos dentro de la administración de la Curia no deberán estar sujetos a procedimientos penales pendientes o, “en la medida en que el declarante tenga conocimiento de ello, a investigaciones por delitos de:

Otras exigencias

El decreto papal incluye el juramento de que el contratado no posee por sí mismo ni a través de terceros inversiones en paraísos fiscales offshore. Y reitera que todas sus inversiones son acorde con la doctrina social de la Iglesia.

La lista de prohibiciones incluye:


  • Invertir en fábricas de armamentos;
  • Poseer, a través de terceros, dinero en efectivo o inversiones, incluidas las participaciones o intereses de cualquier tipo en empresas y negocios en países incluidos en la lista de jurisdicciones con alto riesgo de blanqueo de capitales o de financiación del terrorismo;
  • Poseer a sabiendas bienes inmuebles que procedan de actividades lícitas y no constituyen el producto o el beneficio de un delito;
  • Poseer, a través de terceros, dinero en efectivo o inversiones, incluidas acciones o participaciones de cualquier tipo en sociedades y empresas, en países incluidos en la lista de jurisdicciones no cooperativas a efectos fiscales identificadas según procedimiento de la Secretaría de Economía.

El Papa también anunció acciones de control y vigilancia, y revisión sobre la veracidad de las declaraciones presentadas por quienes se postulan a cargos para la administración del Vaticano.
La norma sobre los regalos es, quizá, la más significativa en la nueva ley, porque los cardenales y monseñores del Vaticano reciben habitualmente regalos en metálico para complementar sus salarios relativamente modestos, escribió The Associated Press.

Si el cardenal es un administrador vaticano, la nueva norma presumiblemente lo obligaría a renunciar a esa clase de obsequios, agrega. Y recordó las famosas donaciones hechas por el fundador de la Legión de Cristo, el mexicano Marcial Maciel, a cardenales influyentes para ocultar las abundantes pruebas de su adicción a las drogas y sus abusos sexuales.

Comparte

Más contenido de tu interés