null: nullpx
Mitsubishi

Mitsubishi falsificó los datos de consumo de algunos de sus modelos

El engaño erosiona un sistema de pruebas basado en la confianza de los organismos reguladores en los datos provistos por los fabricantes.
20 Abr 2016 – 08:50 AM EDT
Reacciona
Comparte
Los datos de consumo del Mitsubishi eK Space fueron falsificados por el fabricante. Crédito: Mitsubishi

Mitsubishi Motors admitió haber manipulado los resultados de las pruebas de eficiencia de consumo de alguno de sus vehículos. En una conferencia de prensa, la compañía informó haber falsificado los datos sobre el consumo de combustible de sus miniautos eK Wagon y eK Space, así como el de las versiones de esos vehículos que Mitsubishi fabrica para Nissan bajo los nombres de Dayz y Dayz Roox. Ninguno de essos modelos son vendidos en el mercado de los Estados Unidos.

Según los voceros de Mitsubishi el engaño fue descubierto por las pruebas independientes conducidas por NIssan, quien suspendió la venta de los modelos suplidos por Mitsubishi hasta que esta no aclare totalmente el alcance del fraude. Inicialmente se supo que los ingenieros de Mitsubishi adulteraron los resultados de las pruebas de consumo manipulando las cargas sobre las ruedas del modelo y falsificando los datos de resistencia al viento del vehículo así como los de la resistencia a la rodadura de las ruedas del mismo.

Bloomberg indica que Tetsuro Aikawa, presidente de Mitsubishi Motors, dijó este miércoles que el fraude fue intencional y pidió disculpas por el engaño que en primera instancia parece mostrar un consumo de combustible que es 5 al 10% mejor que el verdadero consumo que presentan los vehículos afectados.

Los Mitsubishi eK Wagon y eK Space y los Nissan Dayz y Dayz Roox son micro vans pertenecientes a la categoría autos kei, que incluyen camiones, vans y autos de pasajeros que por su economía de combustible excepcional son gravadas a una tasa más baja que la que afecta a los autos regulares. Mitsubishi podría tener que reembolsar al gobierno la diferencia entre las tasas en caso de que una vez que se establescan la verdaderas cifras de consumo, los vehículos afectados no sigan siendo clasificados como kei. Se estima que el fraude afecta a alrededor de 620,000 unidades vendidas en el transcurso de los últimos 3 años.

Aunque la escala de la decepción de Mitsubishi es de menor gravedad que la del escándalo de Volkswagen, pero al igual que este pone de manifiesto una preocupante tendencia que erosiona un sistema de pruebas que, en vista de la incapacidad de la gran mayoría de los gobiernos de conducir pruebas independientes, ha estado basado en la confianza de los organismos reguladores en los datos provistos por los fabricantes.

Las acciones de Mitsubishi se desplomaron un 15% el miercoles en la mañana, evaporando 1,200 millones de su valor de mercado.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:MitsubishiNissanMinivans