null: nullpx
Amazonia

Por qué es tan grave que Bolsonaro rechace la ayuda que ofreció el G7 para apagar los incendios en el Amazonas

Para las organizaciones que protegen el pulmón del mundo, los 22 millones de dólares prometidos eran muy poco, pero algo era algo. Ahora no hay nada. Y eso, dicen ellos, es una catástrofe global nunca antes vista.
27 Ago 2019 – 6:04 PM EDT

📸 Destrucción en el Amazonas: las dramáticas imágenes tras el paso de las llamas que están arrasando el pulmón del mundo

Loading
Cargando galería

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, rechazó la ayuda financiera que había prometido el G7 este lunes para ayudar a apagar los incendios que arrasan parte de la selva amazónica. Para las organizaciones no gubernamentales que protegen el pulmón del mundo, aunque los 20 millones de dólares prometidos eran muy poco, algo era algo. Ahora no hay nada. Y eso, dicen ellos, es una catástrofe global sin precedentes.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, anfitrión de la cumbre del G7, dijo este lunes que el grupo había acordado un paquete de 22 millones de dólares disponible de inmediato para Brasil y otros países de la región. La mayor parte se iba a destinar a pagar los aviones contra incendios.

Bolsonaro sin embargo rehusó la ayuda. Dijo que la aceptaría solo si Macron se disculpa con él por "llamarlo mentiroso". Dijo también que discutir los temas en la Amazonía "sin la participación de los países de la región es una reminiscencia de una mentalidad colonial" y que "todo está bajo control".

Los expertos en la Amazonía que están en el terreno no están de acuerdo.

"Necesitamos ver más cooperación internacional, estos países no pueden lidiar con esto solos", le dijo a Univision Noticias Christian Poirier, director de programas de Amazon Watch, organización no gubernamental sin ánimo de lucro que protege la Amazonía desde hace dos décadas.

"Son bosques tan amplios y complejos", con su propio clima y con mecanismos que regulan el clima del planeta entero. De la salud de la Amazonía depende que el problema urgente del cambio climático no caiga en un espiral sin retorno, advierten los expertos.

Poirier dijo que esta es "la peor catástrofe ecológica del siglo" porque muchas de las especies que habitaban en las áreas quemadas "no se puede traer de vuelta... Podríamos estar atestiguando la extinción de un sinnúmero de especies, porque están concentradas en lugares muy densos", son especies que no existen en ningún otro lugar del mundo. Constantemente se están descubriendo especies nuevas en la Amazonía, explica, por lo que podría haber especies en la áreas quemadas que ya nunca conoceremos.

Bolsonaro, un peligro para el Amazonas

Lo más preocupante de la situación, dice Poirier, es la "completa negación de Bolsonaro para la cooperación".

Según el presidente brasileño, estos países que quieren ayudar "tienen otras intenciones", explica Poirier, "y sin embargo Bolsonaro ha invitado a las compañías mineras a saquear y destruir la Amazonía". Para Poirier, los paralelos entre Bolsonaro y el presidente de Estados Unidos Donald Trump son innegables y aterradores, por su "retórica tóxica" con la que culpan a otros de lo que son culpables ellos, dice.

La sequía, la deforestación y la ganadería se consideran las principales causas de los incendios. Desde que comenzó su candidatura y luego su gobierno el año pasado, Bolsonaro ha expresado públicamente su apoyo por la industria ganadera, por encima del ambiente. Los incendios han aumentado un 85% desde el año pasado. A la fecha, hay unos 80,000 ardiendo en el Amazonas.

La semana pasada el presidente brasileño acusó sin evidencia a las organizaciones no gubernamentales que protegen el ambiente de haber causado los incendios para culparlo a él. Luego dijo en un comunicado televisado que enviará 3,000 efectivos del ejército para combatir el fuego, pero no dio detalles. En las imágenes aéreas que han reportado varios medios, entre ellos CNN, no es visible la presencia gubernamental en el terreno.


Ya es difícil de por sí que la comunidad internacional se una frente a un problema, dijo Poirier, pero es todavía más difícil en esta situación porque "Bolsonaro rechaza la idea misma de que el mundo tiene un lugar que jugar: eso es un bloqueo muy importante", aclaró.

Hace dos semanas ya, Amazon Fund, un fondo establecido previamente, financiado por Noruega y Alemania para la conservación del Amazonas, congeló sus pagos luego de que Bolsonaro dijera que iba a usar ese dinero para otros propósito. Estos países europeos comunicaron que volverían a dar dinero si el presidente se retracta.

¿Qué tanto hubieran ayudado 20 millones?

"Muy poco", dijo Poirier, "es una cantidad mínima de dinero que viene de los líderes más ricos del mundo, considerando la monstrosidad del problema".

Poirier dijo que espera que la comunidad internacional pueda dar más recursos, pero que sospecha que la cantidad fue tan mínima por la respuesta negativa tan extrema de Bolsonaro.

Que el G7 se haya puesto de acuerdo en ayudar "es un primer paso importante, un mensaje al mundo sobre el deber que tiene Brasil de apagar estos incendios", dijo Poirier. Pero no es suficiente.

Carolina Gil, directora del programa en Colombia de la organización Amazon Conservation Team, o Equipo de Conservación de la Amazonía, le dijo a Univision Noticias vía email que "cualquier acción en favor de la Amazonía es importante, sin embargo lo fundamental es la consistencia en las políticas para el Bioma Amazónico".

Gil aclaró que estas políticas deben "estar orientadas a la protección de sus bosques", de sus aguas, de la biodiversidad (es decir, los animales y plantas y otros seres vivos) y "al fortalecimiento de las comunidades locales que en ella habitan", como los cientos de tribus indígenas que "tienen una relación respetuosa con el bioma".


Para tener algo de perspectiva de cuánto son 20 millones de dólares, EEUU gasta 250 millones en un solo día en las guerras en Afganistán e Irak, gasta 623,000 millones al año en defensa para la OTAN, según las cifras oficiales de la OTAN.

En la industria privada, por ejemplo, Netflix pagó 100 millones por los derechos de transmitir la serie Friends.

¿Qué se necesitaría para mitigar el problema?

Primero hay que reconocer que el mundo entero tiene que unirse para combatir esta tragedia, dijo Poirier. Cientos de profesionales que combaten incendios de todo el mundo se han comunicado con Amazon Watch, dijo la organización, ofreciendo su ayuda y experticia. Pero es difícil ponerla en práctica cuando el gobierno mismo se opone a esos esfuerzos.

"Ademas de enviar dinero a un gobierno beligerante", dijo Poirier, se debe enviar profesionales que tengan el know-how de cómo operar los equipos, profesionales de primeros auxilios y recursos para mantenenerlos a todos ellos, entre otros.

Y más allá de las consecuencias inmediatas del fuego, "las corporaciones estadounidenses y europeas deben asumir la responsabilidad de su complicidad en esta tragedia al alentar y financiar la deforestación en Brasil", dijo Amazon Watch en un comunicado. "Debemos mantener la presión sobre el gobierno brasileño para garantizar la protección de la Amazonía y sus pueblos nativos, que están en la primera línea de defensa de la selva tropical, y mirar hacia adentro para hacer nuestra parte en la protección de nuestras selvas tropicales y el planeta para las generaciones venideras".


Fotos satelitales de los incendios en el Amazonas: la tragedia medioambiental vista desde el espacio

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:AmazoniaIncendiosDeforestación
Publicidad