null: nullpx
Medio Ambiente

En peligro con Bolsonaro: la Amazonía, el cambio climático y el futuro del planeta entero

El mensaje que ha enviado Bolsonaro es claro: el paisaje de Brasil, biológicamente diverso y ecológicamente crucial, se abrirá para el desarrollo y la extracción. La selva tropical más grande del mundo es parte integral de la mitigación del cambio climático, por lo que reducir la deforestación es un problema mundial urgente.
4 Nov 2018 – 2:35 PM EST

Es una ironía cruel que el mismo día en que el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático hizo un llamado a la acción histórico y urgente, Jair Bolsonaro triunfó en la primera ronda de las elecciones presidenciales de Brasil. Ahora que el líder del Partido Social Liberal de extrema derecha es el presidente electo del país, su ascenso ha planteado preguntas dolorosas y divisorias, tanto en Brasil como en el resto del mundo.

Bolsonaro ha hablado abiertamente de la necesidad de un golpe militar y tiene un historial de puntos de vista racistas, misóginos y homofóbicos. A menudo se lo compara con Donald Trump en EEUU, y esos paralelismos también se pueden ver en la doctrina económica proteccionista que Bolsonaro ha adoptado en esta elección, por ejemplo, una promesa de poner fin al comercio de bananos con Ecuador para proteger a los productores brasileños.

El éxito electoral de esta figura divisoria deja a Brasil en un punto de inflexión crucial. Ya se han hecho muchos análisis de lo que esto podría significar para la política brasileña, pero ¿qué podría significar para el medio ambiente?

Tchau, París?


A pesar de que la campaña de Bolsonaro se basa tanto en su personalidad como en sus políticas, es posible encontrar algunas promesas relevantes, y no son buenas noticias.

Para empezar, Bolsonaro ha dicho que, de ser elegido, retiraría a Brasil del Acuerdo de París de 2015 sobre el cambio climático, argumentando que el calentamiento global no es más que "fábulas de efecto invernadero".


En última instancia, su poder para revertir la decisión es limitado, sin embargo. Esto se debe a que el acuerdo de París fue aprobado a través del congreso brasileño, que actualmente está dividido entre 30 partidos, y Bolsonaro enfrentaría la difícil tarea de convencer a una amplia congregación de conservadores.

Aunque Bolsonaro puede ser incapaz de retirarse del marco de París, su elección aún sería una amenaza directa para el régimen de protección ambiental en Brasil.

¿Ruralistas por Bolsonaro?


El ascenso de Bolsonaro es un síntoma de un cambio político más amplio en el que se alinean las opiniones ambientales de la extrema derecha y las de facciones políticas poderosas en Brasil.

Aunque nunca se vincularon directamente, las políticas ambientales de Bolsonaro probablemente serían bienvenidas por los llamados "ruralistas", una poderosa alianza de agronegocios y grandes terratenientes dentro del Senado del país y la Cámara de Diputados. La facción ruralista apoyó anteriormente al presidente saliente Michel Temer y es famosa por su agenda ambiental retrograda, que busca deforestar aún más el Amazonas para dar paso a las granjas de ganado, las plantaciones de soja y la industria minera.


Bolsonaro ha pedido el cierre tanto de la agencia ambiental de Brasil (IBAMA), que supervisa la deforestación y la degradación ambiental, como del Instituto Chico Mendes, que emite multas a quienes incumplen esas leyes. Esto eliminaría cualquier forma de supervisión o rendición de cuentas en torno a la deforestación.

Bolsonaro también ha amenazado con eliminar las protecciones legislativas otorgadas a las reservas ambientales y las comunidades indígenas. Argumentó que lo que él describe como una "industria de demarcación de tierras indígenas" debe ser restringido y revertido, permitiendo que las granjas y la industria invadan las tierras previamente protegidas.

Al querer eliminar estas entidades protectoras de la ecuación, el mensaje que está enviando Bolsonaro es claro: vastas franjas del paisaje biológicamente diverso y ecológicamente importante de Brasil se abrirán para el desarrollo y la extracción. Con la industria brasileña de la soya aprovechando la actual guerra comercial entre los Estados Unidos y China, es muy probable que las promesas de esta expansión potencial sean bien recibidas.

En el periodo previo a esta elección, se publicaron cifras que mostraban que la tasa de deforestación en la Amazonia brasileña sigue aumentando. En agosto de 2018, se despejaron 210 m² (545 km²) de bosque, tres veces más que el área deforestada en agosto anterior. La selva tropical más grande del mundo es parte integral de la mitigación del cambio climático, por lo que reducir la deforestación es un problema mundial urgente. Brasil, sin embargo, va en dirección opuesta.

Mientras que el gobierno anterior de Temer hizo retroceder las protecciones ambientales, el gobierno de Bolsonaro probablemente adoptará una estrategia anti-ambiental descarada. A la luz del reciente informe del IPCC, hay más en juego que nunca.

*Ed Atkins es profesor becado en la Facultad de Ciencias Geográficas de la Universidad de Bristol



En fotos: Así impacta una hidroeléctrica en el Amazonas

Loading
Cargando galería

The Conversation

Publicidad