null: nullpx
Estados Unidos

Emisiones de gases de efecto invernadero en EEUU cayeron a su cifra más baja en tres décadas

El impacto económico de la pandemia ha hecho que se reduzcan notablemente las emisiones de gases de efecto invernadero en el país, según un estudio de BloombergNEF. Pero una pandemia, y toda la tragedia que ha generado, no puede ser lo que determine el éxito energético, sino políticas ecológicas e inteligentes, aseguran los autores.
19 Nov 2020 – 11:47 AM EST
Comparte
Cargando Video...

Los gases de efecto invernadero generados por la economía estadounidense este año caerán un 9.2%, su nivel más bajo en las últimas tres décadas, según un nuevo estudio de BloombergNEF, citado por el diario The Washington Post.

Según esta organización privada de investigaciones económicas, industriales, energéticas y de otras áreas, la pandemia de coronavirus ha asestado tal golpe a la economía estadounidense, que solo se generaron 5,900 millones de toneladas métricas de emisiones, cifras semajantes a las de 1983, hace más de tres décadas.

Gracias a esta inesperada y drástica reducción de emisiones, Estados Unidos avanza notablemente en el camino por cumplir los compromisos del acuerdo climático de París, firmado en 2015, y del cual EEUU se retiró por decisión de Trump.

Pero si se toman en cuenta los fuertes incendios forestales que castigaron a la costa oeste y las Montañas Rocosas este año, la cifra neta de emisiones se eleva a una reducción del 6.4%, en lugar de 9.2%, ya que durante estos eventos catastróficos se liberó una gran cantidad de dióxido de carbono y otros gases contaminantes del aire, reduciendo el notable avance en la caída de emisiones lograda este año de forma espontánea, debido a la pandemia del coronavirus.

"Si bien, por un lado, una caída del 9% en un año es enorme, todavía queda un largo camino por recorrer para abordar las preocupaciones climáticas. Y claramente, el tipo de interrupción que hemos experimentado este año es insostenible. Por lo tanto, afirmar lo obvio, la política inteligente y el cambio estructural son clave", advirtió en su cuenta de Twitter Tom Rowlands-Rees, jefe de investigación de BloombergNEF para América del Norte y uno de los autores del estudio, ante los elementales temores de que una vez finalice la pandemia y se recupere la economía el país vuelva a las cifras de, por ejemplo, el 2019, cuando las emisiones de gases de efecto invernadero experimentaron un pico.


Sin el impacto del coronavirus, las emisiones de gases de efecto invernadero de este año habrían sido de solo un 1% más bajas que en el año anterior, afirma el estudio. Las emisiones de estos gases derivadas de la actividad humana están elevando la temperatura del planeta y ocasionando profundos daños que podrían ser irreversibles si no se toman medidas drásticas a tiempo.

Cargando Video...
La contaminación: otro de los graves efectos de los incendios en el oeste de EEUU

El acuerdo de París

"Si EEUU reingresa al Acuerdo de París, entonces el 2020, sin darse cuenta, lo ha vuelto a encaminar para cumplir con sus compromisos originales. Pero incluso con la visión más optimista sobre la descarbonización del sector energético, es necesario cambiar más en otros sectores para alcanzar la meta de 2025", añadió Rowlands-Rees en Twitter.

El presidente electo Joe Biden prometió volver a entrar en el pacto en cuanto asuma la presidencia. Durante su campaña, Biden también hizo promesas para relanzar la agenda verde y se comprometió a establecer una meta de cero emisiones netas de carbono para 2050; pero según el estudio de BloombergNEF, Estados Unidos aún "necesitaría compromisos políticos más sólidos fuera del sector eléctrico para alcanzar el objetivo de 2025".

El Acuerdo de París busca mantener el incremento de la temperatura media global por debajo de los 2.0 ºC (3.6 F) y aumentar la capacidad de los países para hacer frente a los impactos del cambio climático, además de hacer que los flujos de financiación sean coherentes con una estrategia de bajas emisiones de gases de efecto invernadero.

Las emisiones de gases de efecto invernadero de EEUU han ido bajando en los últimos 12 años gracias a las transformaciones que está viviendo el sector energético, favoreciendo el gas por encima del carbón, y las energías renovables y eficientes. Hasta el inicio de la pandemia, sin embargo, el país estaba en camino de superar las emisiones descritas en el Plan de Energía Limpia creado en los últimos años de Obama y sustituido por otro mucho más permisivo impuesto por la administración Trump.

Soluciones inteligentes y ecológicas vs. pandemia

Los analistas de BloombergNEF dijeron que los efectos de este parón económico provocado por la pandemia del coronavirus persistirían hasta 2021, por lo que las emisiones el año que viene aún podrían ser un 5% más bajas que las de 2019.

Pero es obvio que el camino a seguir no puede pasar por la crisis sin precedentes que ha generado la pandemia del coronavirus, por la que han muerto ya un cuarto de millón de personas en Estados Unidos y más de un millón en todo el planeta.

Esta baja en las emisiones podría convertirse en una "nueva normalidad" si logramos aprender de nuestros errores y "las personas cambian los hábitos de conducción y el sector energético continúa cambiando hacia la energía renovable", expresó Thomas Rowlands-Rees.

"La cantidad de dolor que hemos tenido que atravesar para una caída relativamente modesta muestra que se necesita una política más inteligente y un pensamiento inteligente sobre las emisiones", dijo a su vez Ethan Zindler, director de BloombergNEF para las Américas, citado por el Post. "El énfasis no debe estar en cómo reducir la demanda, sino en cómo hacer que la oferta sea más ecológica", señaló.

Algo así, de hecho, ha ocurrido de cierta manera en el sector eléctrico, dice el estudio, en donde la caída de un 11% en las emisiones no se debe únicamente a una caída del consumo sino que es "un reflejo de las reducciones a largo plazo en la intensidad de las emisiones del sector eléctrico de EEUU", dijo Zindler.

La mayor caída en las emisiones este año, según el estudio, proviene del sector del transporte, en donde las emisiones cayeron un 14% por la fuerte caída en los viajes en avión, y también en automóviles.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés