null: nullpx
Lincoln

Detroit 2016: Lincoln Continental 2017. El histórico modelo regresa después de 15 años de ausencia

En el nuevo buque insignia de Lincoln, el diablo está en los detalles
12 Ene 2016 – 10:46 AM EST

El esperado regreso del Lincoln Continental finalmente se hizo realidad este martes en el Auto Show de Detroit 2016, y a primera vista parece que valió la pena esperar.

Sin prisas pero con una impresionante disciplina, Lincoln ha estado haciendo esfuerzos importantes para salir de la devastación causada por décadas de abandono por parte de su casa matriz y así recuperar la rentabilidad y poder dejar en el pasado la narrativa asociada a ese episodio.

Una nueva identidad corporativa convirtió a la antigua división Lincoln de Ford, que en 1997 era el primer fabricante de autos de lujo en los Estados Unidos, en la Lincoln Motor Company dotada de sus propios cuadros ejecutivos y su propio estudio de diseño, encabezado por el diseñador inglés David Woodhouse. Hasta ahora la Lincoln Motor Company ha creado tres autos totalmente nuevos; el sedán MKZ en 2013 y las crossovers MKC en 2014 y MKX en 2015, los cuales entregaron un aumento de ventas del 7.1% para la marca en 2015.


Pero como nadie es profeta en su tierra los esfuerzos de Lincoln han sido recibidos con una dosis importante de escepticismo, la cual es atizada por un par de vehículos concebidos en los malos días que aún permanecen en su alienación. Es por eso que la llegada del nuevo Lincoln Continental, cuyo nombre evoca una riqueza histórica por la cual muchos fabricantes de lujo darían su mano derecha, tiene una importancia fundamental para la marca. Una vez que salga a la venta en otoño de este año, los salones de exhibición de Lincoln tendrán finalmente más autos de la nueva escuela que de los de la vieja.


Bajo el capó del nuevo Continental debuta un nuevo motor V6 doble turbo de 3.0 litros que produce 400 caballos de fuerza y 400 lb-pie de torque y según Lincoln va a ser un motor excepcionalmente silencioso. Los otros motores disponibles serán un V6 doble turbo de 2.7 litros y un V6 de aspiración normal con 3.7 litros de desplazamiento. El Continental está construido sobre una plataforma de tracción delantera diseñada exclusivamente para él, basada en la arquitectura global CD4 utilizada en los Lincoln MKX y MKX, con disponibilidad de un sistema de tracción total con vectrorizado dinámico de torque que transfiere el par necesario a la rueda trasera adecuada durante la conducción en las curvas, corrigiendo los errores de los conductores menos expertos.


El nuevo auto cuenta con Lincoln Drive Control, un sistema que proporciona un menú de modos de conducción - confort, normal y sport – que ajustan la dirección, la cual puede ser adaptable, y la suspensión para reflejar el modo seleccionado. Siguiendo en el área tecnológica, el nuevo Continental cuenta con sistemas de seguridad activa como la asistencia de pre-colisión con detección de peatones; un sistema de cámaras y sensores detecta el momento en que se puede producir una colisión potencial y aplica automáticamente los frenos, llevando al vehículo a una parada completa en caso de ser necesario.


Tecnologías como el control de crucero adaptable, que es capaz de frenar al auto completamente y de encargarse de frenar y acelerar en las tediosas situaciones de tráfico cerrado, demuestran aplicaciones prácticas de capacidades de conducción semi-autónoma, al igual que el asistente de estacionado o el asistente de mantenimiento de canal.


Nunca fue más cierto el dicho de que el diablo está en los detalles como en el caso del nuevo Continental. Si bien su diseño evoca los grandes sedanes americanos del pasado, y deja a un lado las tendencias que buscan lograr apariencias imbuidas en aerodinamismo y modernidad, el Continental está lleno de pequeños y grandes detalles que definen su personalidad. Uno de los casos más evidentes son las manillas de las puertas, casi invisibles al formar parte de la platina que corre por la cintura del auto así como los interesantes faros LED con elementos que replican el logotipo de Lincoln o el gigantesco techo solar panorámico, similar el que está disponible para el MKZ. A quienes les haya gustado el Lincoln Continental Concept presentado en el Auto Show de Nueva York en el 2015, también les gustará el Lincoln Continental 2017, son prácticamente idénticos.


La cabina no es menos elegante y llena de detalles y de materiales de primera clase, donde el control activo de ruido, similar al sistema de cancelación de ruido Bosé y vidrios laminados acústicos se encargan de proporcionar el silencio que se espera en un auto de lujo y la capacidad de disfrutar del sistema de audio REVEL que según Lincoln fue diseñado para trabajar en conjunto con el diseño interior.


Sin embargo, son los asientos delanteros, a los que Lincoln se refiere como ‘asientos de posición perfecta’, los que realmente se roban en show dentro del Continental. Con un diseño que pareciera inspirado en la famosa silla Eames de mediados del siglo XX, los asientos del Continental tienen la capacidad de adaptarse a 30 posiciones. El diseño permite que el asiento se adapte a la forma y el peso del pasajero, el cual podrá disfrutar de masajes, calefacción y refrigeración. En las versión de nivel Black Label, los asientos cuentan además con perforaciones en hermosos patrones que replican el logotipo de la marca. Branding ante todo.

A Lincoln le queda por recorrer aún una buena parte de su camino a la redención total, pero si este Continental resulta ser un auto tan buen como la primera impresión que ha causado indica, probablemente llegue antes de lo que muchos observadores creen. Esperen nuestras pruebas de manejo hacia el final del verano.


Más contenido de tu interés