null: nullpx

Se graduó en Harvard y ahora tiene una beca para Oxford, pero su estatus migratorio amenaza su brillante carrera

Es el primer dreamer en ganar la prestigiosa beca Rhodes de la universidad británica, aunque si decide continuar sus estudios en Inglaterra este joven se arriesga a no poder volver a EEUU.
4 Ene 2019 – 5:21 PM EST

Se graduó de la Universidad de Harvard. Se convirtió en el primer dreamer en ganar la prestigiosa beca Rhodes que le permitiría estudiar en la renombrada Universidad de Oxford, en Reino Unido. Pero lejos de ser una inmensa alegría por tamaños logros, para Jin Park todo es incertidumbre.

Park tiene 22 años y vive en la ciudad de Nueva York. El joven es un beneficiario del programa DACA, que lanzó el expresidente Barack Obama para proteger de la deportación y darles permisos de trabajo a cerca de 700,000 jóvenes que llegaron a EEUU como indocumentados siendo menores de edad.

El joven está en una encrucijada: si acepta la beca Rhodes puede continuar con su carrera catedrática recorriendo un trazado brillante en Oxford, pero también corre el riesgo de que no se le permita reingresar a EEUU por su estatus migratorio.

¿Por qué?

Desde la creación en 2012 del programa DACA o Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, los dreamers tenían que pedir permisos para viajes al extranjero que se otorgaban de forma limitada. Bajo el gobierno de Obama, los advanced parole, como se llaman tales permisos, se otorgaban fácilmente a los soñadores que buscaban ir a estudiar o trabajar fuera de EEUU.

Pero eso cambió con la administración del presidente Donald Trump que en septiembre de 2017 anunció el fin del programa y pronto anuló esa opción de pedir permiso para viajar al extranjero para los protegidos por DACA, explica el abogado experto de inmigración Ezequiel Hernández.

Hernández detalla a Univision Noticias que DACA nunca fue un programa que otorgara estatus migratorio alguno, sino que ha sido simplemente un beneficio. "Mientras ellos se quedan en EEUU no tienen problemas", dice.

En ese punto, no es 'culpa' de Trump que los soñadores no puedan salir del país, sino la lógica misma del programa ya que no otorga estatus legal a los beneficiarios. Pero estaba la figura del permiso de viaje que, según expertos, era accesible y sencillo para los dreamers. Y aunque el parole no les garantizaba 100% el reingreso al país, "eso (el permiso de viaje), con Obama no era un problema", señala Hernández.

Pero eso cambió con Trump y los dreamers ya no pueden pedir ese permiso de viaje.


Pero Park y los defensores de los derechos de los dreamers sostienen que viajar al extranjero debe permitirse porque los tribunales federales han ratificado la legalidad del programa.

"El gobierno debe hacer cumplir la ley para permitir que Jin realice su trabajo académico", dijo una portavoz de Define American, una organización de defensa de inmigrantes que apoya a Park.

La administración Trump está trenzada en una lucha en las cortes para declarar inconstitucional a DACA, argumento que varios jueces ya han desestimado.

Park, un inmigrante

El joven llegó a EEUU desde Corea del Sur cuando tenía 7 años junto a sus padres. Park asegura que, sin importar lo que pase, el siente que su hogar "es en Queens, Nueva York".

Sobre su familia, dijo: "Mi papá trabaja como cocinero en un restaurante y mi mamá trabajó en salones de belleza toda su vida. Entonces, ver a mis padres hacer eso combinado con que también veo que a mis padres se les niega el acceso a la atención médica, el seguro médico, esas experiencias han informado el hecho de que si usted es una persona indocumentada en EEUU, usted realmente no tiene una oportunidad completa".

Estudió en Harvard biología molecular y celular con una especialidad en etnicidad, migración y derechos. La beca Rhodes le permitiría continuar en Oxford, Inglaterra.

"He propuesto dos maestrías para mis estudios en Oxford: uno en estudios de migración, el otro en ciencias de la salud y epidemiología mundial. (...) Quiero hacer esos dos títulos y regresar, y espero trabajar en el contexto del departamento de salud pública (e) implementar políticas para mejorar y trabajar en la salud de los inmigrantes", dijo en 2017.

Park dijo a NPR meses atrás que esta beca significaba mucho para él.

El estudiante de biología celular y molecular también se ha postulado a la escuela de medicina, pero no descarta trabajar en gobierno donde cree que puede tener un impacto en la política de inmigración "sin importar quién esté en la Casa Blanca".


El joven dice que la alegría de su logro de la beca Rhodes ha dado paso a la incertidumbre. Desde el programa de Rhodes están ofreciendo ayuda a Park, pero es "una cuestión de derecho estadounidense", dijo Elliot Gerson, secretario estadounidense de la organización británica, a AP.

Park podría rechazar la beca pero ha decidido aún. El joven ha sido un defensor de los dreamers desde que estaba en la escuela secundaria.

En 2015, fundó Higher Dreams, una organización sin fines de lucro que ayuda a los estudiantes sin estatus migratorio permanente a navegar por el proceso de solicitud de ingreso a la universidad.

Con el respaldo de Harvard, Park solicitó en 2017 la beca Rhodes, que cubre todos los gastos durante al menos dos años de estudio en la prestigiosa Oxford.

Park primero fue rechazado, pero luego hizo una nueva aplicación y fue aceptado tras cambios de políticas en la organización Rhodes con lo que buscaban ampliar la elegibilidad al programa.

Gracias a ellos, en los últimos años, los residentes permanentes legales de EEUU y territorios asociados como Puerto Rico, también se les ha permitido postularse.

La política migratoria de 'tolerancia cero' de Trump en 15 fotos

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés