null: nullpx
Inmigración Infantil

Con solo 13 años cruzó la frontera cargando un bebé de 7 meses: la pandemia no frena la migración infantil

Estos niños eran parte de un grupo de menores que fueron cruzados en balsa por el Río Grande y a los que un coyote indicó que siguieran su camino hacia Estados Unidos, informó la Patrulla Fronteriza.
1 Nov 2020 – 02:18 PM EST
Comparte
Cargando Video...

La Patrulla Fronteriza encontró el fin de semana a un niño hondureño de 13 años que llevaba en brazos a su hermano menor, un bebé de solo 7 meses de edad, mientras trataban de cruzar hacia Estados Unidos con otros menores no acompañados, informó la agencia.

El hecho ocurrió la noche del sábado en una zona cerca de Hidalgo, en Texas, donde agentes fronterizos detuvieron a un grupo de 17 personas. La mayoría eran menores que viajaban solos. Un coyote los cruzó en balsa por el Río Grande y les indicó que siguieran su camino hacia EEUU, reportó la dependencia.

“Los agentes entrevistaron a un hondureño de 13 años que llevaba al bebé en brazos y se enteraron de que su madre los había abandonado tres semanas antes de su entrada a Estados Unidos”, describe un comunicado de la Patrulla Fronteriza. “Los agentes verificaron su relación luego de que el adolescente les entregara dos actas de nacimiento”, agrega la dependencia.

En los últimos años, muchos padres centroamericanos han optado por enviar a sus hijos solos a Estados Unidos al considerar que —protegidos por las leyes migratorias— tienen más posibilidades de cruzar con éxito la frontera, solicitar asilo y esperar la respuesta de sus casos dentro el país.

Se desconoce si los menores fueron enviados a un albergue gestionado por la Oficina de Reasentamiento de Refugiados o si fueron deportados de forma acelerada. Esta última medida ha sido tomada por el gobierno desde marzo tras la declaración de una emergencia sanitaria y el cierre de la frontera. Ha sido fuertemente criticada por las organizaciones de derechos humanos porque se viola el debido proceso migratorio al no permitirles ni siquiera solicitar asilo.

Desde ese 20 de marzo, la Patrulla Fronteriza ha expulsado a 147,601 personas, incluyendo más de 8,500 niños que viajaban solos.

“Ningún padre debe poner a sus hijos a merced de los criminales”, expresó en un tuit Brian Hastings, jefe de la Patrulla Fronteriza en el sector Rio Grande (Texas).


Las estadísticas de la Patrulla Fronteriza indican que entre el 1 de octubre de 2019 y el pasado 30 de septiembre detuvieron a más de 30,500 menores no acompañados, y que septiembre fue el período con mayor actividad: arrestaron a 3,756 niños solos, una cifra incluso mayor que la de los meses previos a la contingencia por el covid-19.

“Incluso con la propagación del coronavirus, los traficantes de personas continúan estos descarados métodos sin tomar en cuenta las vidas que ponen en peligro ni la salud de los ciudadanos de nuestro gran país”, señala la Patrulla Fronteriza sobre el caso de los niños hondureños rescatados el sábado.


Al gobierno de Trump le tocó lidiar con el mayor arribo de menores no acompañados en la historia de este país: poco más de 76,000 durante el año fiscal 2019, sobrepasando el récord de 68,541 que fueron detenidos en 2014, en la crisis humanitaria que se generó durante la administración de Barack Obama.

DHS anticipa un repunte en las detenciones en la frontera

Un informe reciente del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) prevé un período complicado para la Patrulla Fronteriza una vez que pase lo peor del coronavirus. Teme que los típicos factores —la criminalidad, el desempleo y la “represión gubernamental”— abonen a los flujos migratorios hacia el norte, incluyendo al de menores no acompañados.

“El DHS anticipa que el número de detenciones en la frontera aumentará significativamente después de la pandemia, con la posibilidad de otro incremento por la llegada a la frontera de aquellos a quienes se les impidió previamente ingresar a Estados Unidos y las malas condiciones económicas en todo el mundo, que alimentan la migración”, advierte el reporte.

Dicha agencia teme que un posible éxodo masivo en 2021 agote —como ocurrió en 2019— los recursos de la Patrulla Fronteriza y se genere “una crisis humanitaria y de seguridad fronteriza que paralice el sistema de inmigración”.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés