null: nullpx

Anulan la deportación de un refugiado que se resguardó 730 días en una iglesia

Un refugiado en Albuquerque, Nuevo México, ha estado temiendo que su tiempo en el país haya terminado, a pesar de que pasó años ayudando al ejército de Estados Unidos durante la Guerra de Irak. Este miércoles las autoridades de inmigración le ordenaron que se presentara en sus oficinas para escuchar su apelación y asegurar su estatus migratorio.
27 Jun 2019 – 12:40 AM EDT

Un refugiado de Irak que pasó los últimos dos años resguardado en una iglesia de Albuquerque para evitar la deportación anunció este miércoles, junto a su equipo legal y a la Coalición de Fe para la Justicia de los Inmigrantes de Nuevo México, que la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA) le permitió abandonar el 'santuario' para que un tribunal de inmigración escuché su apelación y asegurar su estatus migratorio.

Hace exactamente dos años y siete días, Kadhim Albumohammed, de 66 años, buscó refugio en el sótano de la iglesia después de que en julio de 2017 los agentes de inmigración comenzaron a "acosarlo", por lo que decidió quedarse ahí en lugar de ser deportado a Irak, donde temía por su vida.

Albumohammed pasó años ayudando al ejército de Estados Unidos durante la guerra de Irak, y debido a eso afirma que era víctima potencial de persecución, tortura o algo peor, de haberlo enviado de vuelta a su país de origen.

Activistas y miembros de la comunidad realizaron una protesta pacífica frente a la oficina de ICE el día de su cita, lo que provocó que, además de entrar en el 'santuario', el iraquí se uniera a una demanda colectiva que interpuso la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU). Esta demanda ganó un recurso judicial gracias al cual se detuvo la deportación de más de 100 iraquíes en 2017.


Existen alrededor de 1,400 ciudadanos iraquíes en Estados Unidos que podrían ser enviados de vuelta a su país en cualquier momento, bajo las nuevas políticas de la Administración Trump, sin importar cuánto tiempo hayan vivido en EEUU.

Durante dos años, la Coalición de Fe para la Justicia de los Inmigrantes de Nuevo México coordinó el acompañamiento del refugiado las 24 horas de cada día. Durante ese tiempo, cientos de miembros de la comunidad tomaron turnos de 4 ó 12 horas semanalmente para dar testimonio de una hipotética detención de ICE.

Con 25 años de vivir en EEUU, Albumohammed asegura que Estados Unidos es su hogar. "Tengo hijos, una esposa, este es mi país, ya sabes. Esa es la razón por la que lucho por esto, por que este es mi país".

A pesar de la noticia, Albumohammed aún se siente asustado por dejar la iglesia. "No era fácil vivir solo en estas habitaciones, este pequeño patio, preguntándose si había alguna esperanza". "Nada puede hacerte más feliz que la libertad", dijo.

Los días en el sotano de una iglesia

El inmigrante de Irak vivió 730 días en el sótano de la iglesia, por lo que se perdió muchos eventos importantes en la vida de sus hijos, incluida la graduación de para pertenecer a la Marina estadounidense de su vástago Austin. También estuvo ausente a la graduación de secundaria de su hija Courtney, a la boda de su hijo Alí y al funeral de su hijo Jafar.

Su abogado explicó que la apelación finalmente fue exitosa debido a cambios en las condiciones en Irak, donde las cosas han cambiado lo suficiente como para que Albumohammed pudiera calificar para el asilo nuevamente.

Con la reciente decisión de la Junta de Apelaciones de Inmigración, su orden de deportación ha sido eliminada y puede volver a solicitar la residencia permanente a través de un hijo y de su esposa que son ciudadanos estadounidenses.

"En estos últimos años he tenido que crecer mucho, hago las cosas por mi cuenta y ahora no me siento tan sola porque recuperé a mi papá", expresó Courtney, hija de Albumohammed.

Mira también:


En fotos: el hacinamiento e insalubridad que sufren los inmigrantes indocumentados en un centro de CBP en El Paso

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:InmigraciónVeteranosIrakNuevo México

Más contenido de tu interés